Debate: ¿Tanto vende un nombre?

  • Fecha: Miércoles, 01 Octubre 2014
  • Visitas: 7578

book-1853348 640Unos de esos días en los que entras a Internet no recuerdas bien a qué y para cuando quieres darte cuenta llevas tres horas saltando de página en página, descubriendo cosas que te llaman la atención, me encontré con un artículo curioso, del que no logré hacerme una opinión a la primera. Y eso es raro, raro, raro.

Os pongo en situación. A diferencia de en España, en el mercado angloamericano en las editoriales existen dos figuras, el Editor y el Publisher. Éste último lleva entre otras cosas los estudios de mercado.

Corría el año 1994 y la señora Nora Roberts, que no necesita presentación, decide escribir Born in Fire, o "Nacida del Fuego", la primera de la trilogía de las Hermanas Concannon. Y el lumbreras del publisher del que os he hablado antes, ya que Nora cambia aquí de registro y no es suspense romántico sino contemporánea pura y dura, decide cambiarle el nombre y que publique bajo el seudónimo de Sarah Hardesty. Nora fue reticente, pero se dejó hacer, pues eran ellos los expertos editoriales, y ella, sencillamente, la escritora.

Resumen: un fracaso. La novela no se vendió. Vamos, que no se comieron un "torrao".

Curiosamente, años después fue publicada de nuevo, sin tocar ni una coma, pero cambiando el nombre de la portada por el de Nora Roberts, y ohhhh, milagrito milagrito, fue un exitazo de ventas.

Por descontado, el publisher fue despedido. Todo el equipo al completo, de hecho, se vio de patitas en la calle. En el mercado americano no juegan a canicas, precisamente, sino a rugby, que allí se mueven millones.

Como os he dicho, no tenía una opinión al respecto, y debía estar vaga la neurona que se dedica a opinar de estas cosas, así que lo dejé caer con unas amigas expertas, que lo saben todo. ¡Qué bueno es tener amigas así, que te hacen la mitad del trabajo!. Y resulta que, y por favor flipad pepinillos:
JR Ward ha reeditado sus libros de contemporánea, que escribió como Jessica Bird, y ha aumentado sus ventas significativamente. Y como ella, Lara Adrian, de paranormal, ha reeditado con su nombre Lara Adrian sus novelas de medieval que apenas se vendían bajo el seudónimo de Tina St John, y ahora se venden; Sylvia Day tenía otro seudónimo –la memoria de mi informante no llegó a tanto, pero no se lo puedo reprochar, menuda crakc, esta informante- nombrecillo que no la llevaba a la cúspide de ventas y que abandonó para vender todo bajo un solo nombre, el que mayor éxito tenía y sigue teniendo, que me acabo de comprar uno de regencia suyo subidito de tono; y por último Even Bradley publicó tres libros como Even Berlin –curiosamente el nombre que mantiene en España- y fueron reeditados en el macromercado americano con el apellido de Bradley, para que aumentaran automáticamente sus ventas.

Decídmelo vosotras, porque yo ya no lo sé:

¿Tanto vende un nombre? ¿Tanto como para que el mismo argumento, escrito bajo un seudónimo, no lo compremos? ¿Compramos la autora o el libro? ¿Somos lectoras o fans? ¿Dónde está el punto medio? ¿Se aprovechan de nosotras las editoriales?

SOCORROOOOO...

*Debate propuesto por Ruth M. Lerga

Comentarios (42)

  • Chari

    Chari

    16 Enero 2015 a las 13:08 |
    Me uno tarde al debate porque me acabo de unir a la página; el nombre tiene un reclamo, o el reclamo tiene un nombre. En general, cada autor tiene un estilo y cuando compras un libro suyo ya sabes más o menos "a lo que vas". Nora Robert, por ejemplo y bajo el seudónimo de JD Robb, escribe otro tipo de libros, pero en general, el hombre protagonistas es "así" y la mujer protagonista es "asá", vamos, estilo Robert.
    Lo que sí ocurre muchas veces con las sipnosis y los autores nuevos o desconocidos, es que ese resumen vale más que el libro que luego desarrolla. Y claro, con los tiempos que corren, a la hora de comprar uno no se arriesga.
  • Silvia77

    Silvia77

    02 Octubre 2014 a las 10:34 |
    Yo entiendo que el libro es un objeto comercial y como tal lleva aparejado un proceso de marketing que intenta que determinado autor/a destaque entre tanta oferta. Si tiene éxito su nombre se convierte en una marca que habla del tipo de historias que vamos a leer y su estilo de escribir. Si deciden explorar otros géneros por ejemplo es normal que lo hagan bajo un pseudónimo, para que no les perjudique si les sale mal. Así que sí, veo totalmente normal que los/las lectores nos dejemos llevar por el nombre, en teoría es ir sobre seguro, ahorrarte sorpresas. Aunque yo no tengo miedo de arriesgarme, por lo menos vale la pena leer un libro para saber si ese autor o autora va a gustarte.
  • yosoy

    yosoy

    27 Mayo 2014 a las 09:30 |
    Muy bueno el artículo. En mi opinión no vende tanto el nombre como lo que esté de moda en ese momento. Es verdad que una autora muy famosa o con unos libros muy buenos siempre será leída y conocida, pero es también es cierto que según lo que esté más de moda en el momento el lector escoge. Podemos verlo claramente con el género paranormal y libros tipo "50 sombras de Grey" que en mi opinión, ha habido un boom durante estos últimos años.
  • LadyZarek

    LadyZarek

    10 Mayo 2014 a las 11:32 |
    Magnífico artículo. :)

    El nombre vende, eso está claro. Quizás los lectores se fíen más del nombre más comercial, o no sepan que la autora que conocen y compran escribe con seudónimos, no lo sé.

    La gente tira a lo conocido, creo yo. Por eso compran un libro si ven el nombre exitoso y no un seudónimo. Van a lo seguro, a autoras conocidas.

    Yo compro autoras nuevas, no me compro un libro por su autora. Me interesa la historia que cuenta.
  • ANA MARIA GARCIA

    ANA MARIA GARCIA

    06 Mayo 2014 a las 18:45 |
    Creo que si, el nombre vende, tal vez el argumento no te llame mucho pero si es de...por poner ejemplos clásicos (y en mi caso, que para gustos...)...Johanna Lindsey o Julie Garwood pues no te lo piensas mucho porque por lo general no decepcionan.
  • Carmen Zapico Zapico

    Carmen Zapico Zapico

    13 Abril 2014 a las 17:40 |
    Guiandome por mi propia experiencia, sí, el nombre vende y mucho. Yo tengo mis escritores favoritos en cada género y si veo un libro de ellos ya no miro más, lo cojo directamente y, normalmente, ni siquiera leo la sinopsis del libro.
    Ahora, también he comprado libros de autores que no conocía de nada porque me ha llamado la atención el título o la portada y al leer la sinopsis me ha parecido interesante. Todo dependende, pero desde luego si veo un libro de alguno de mis autores favoritos y no miro nada más.
  • Bona Caballero

    Bona Caballero

    25 Mayo 2013 a las 08:25 |
    El otro día en el suplemento semanal del periódico leí un par de cosas en la entrevista con Jeremy Irons que me recordó este blog.
    Una, que dice que su película favorita, de las que ha hecho, es “Lolita” pero que “El estudio no se sintió con la confianza suficiente para promocionarla y tuvo una distribución muy limitada”.
    Dos, que su hijo Max, “que tiene 27 años y es el protagonista de The Host (la nueva trilogía de la autora de Crep`´usculo, Stephenie Meyer), hace más publicidad de la que yo he hecho en toda mi vida”. Se refiere a que tiene que estar en facebook, en Twitter, etc.
    El mundo de la empresa cultural es muy parecido, se trate de vender una película, o un libro.

    Esto es lo que hay. ¿Queremos cambiarlo los consumidores? ¿Podemos cambiarlo?
    • Ruth M Lerga

      Ruth M Lerga

      25 Mayo 2013 a las 20:30 |
      Aprovecho, aunque no venga al caso, para deciros que además de "The Host" (que no me esperen en el cine), Max Irons estrena una serie este verano para la BBC que se llama "La Reina Blanca" tipo los Tudor, solo que un siglo antes y desde el punto de vista femenino, que tiene una pinta que te mueres.
      A las que os gusta la histórica medieval, esta serie apunta maneras, y seguro que la darán en España.
  • NuriaBP

    NuriaBP

    22 Mayo 2013 a las 14:06 |
    Muy bueno el artículo Ruth!! La verdad es que sí vende el nombre del autor, pues ya sabes si te gusta su tipo de escritura, la fluidez, la forma. Puede que el argumento no te tire demasiado, pero para eso está la contraportada; pero para llegar a coger el libro y mirar detrás algo tiene que llamarte la atención, y esto es o la portada o el/la autor@, o ambos.
    Creo que si una autora publica con varios nombres se pierde publico potencial, porque no es lo mismo una autora desconocida que una que ya habías leído algo antes. Y si un libro es paranormal, y el otro contemporáneo, y el otro histórico, o lo deduces por la portada o lo lees en la contraportada.
    Como varios comentarios dicen, también es muy importante que se haga publicidad, concursos, tertulias, porque te da a conocer titulos y autores que quizas se te pasarían, por lo que agradezco a foros como este vuestra labor para descubrirnos nuev@s autor@s. Y gracias a las nuevas tecnologías que te permiten conectarte al internet des del móvil des de la misma librería y buscar críticas en tus webs de referencia, esto ayuda mucho mucho.
  • Bona Caballero

    Bona Caballero

    19 Mayo 2013 a las 10:52 |
    Interesante debate, pero yo no tengo una perspectiva tan negativa.
    Sí, tanto vende un nombre. Un nombre es una marca comercial. Si quieres que esa marca se valore, se hable de ella, hay que promocionarla para vender tu producto. Eso hacen no sólo escritores, sino también actores, directores de cine, etc. Van a ferias, festivales, la tele y hasta aparecen en concursos o programas de humor para publicitarse. Por ello pasan todos, y no sólo Santiago Segura.
    Si eres un autor nuevo, nadie va a ir a tu casa a descubrirte. Tendrás (o tendrán) que promocionarte, de una u otra forma.
    No creo que sea tomadura de pelo de las editoriales. Es sólo el mercado. Si tú tienes algo que vender, lo vendes de la mejor manera posible. El capitalismo funciona así. Me parece que en EE. UU. son menos acomplejados y saben que tienen que vender la moto. No sólo los artistas, sino también los científicos, los políticos, etc. Quieren nuestro dinero y tienen que salir a buscarlo. Y nosotras no somos millonarias, así que se lo tienen que ganar dando un buen producto a cambio.
    Sí, vende tanto como para que el mismo argumento, escrito bajo un seudónimo, no lo compremos.
    Ahora bien, yo, como lectora, tengo media docena de autoras de las que compro todo porque sé que casi seguro me van a gustar (y Nora Roberts, afortunadamente para mi bolsillo, NO es de ellas). Y luego, del resto, sólo pruebo aquello que ha ganado un premio, o ha tenido buenas críticas de alguien cuyo criterio me fíe. Rara vez hago una compra aleatoria en la librería.
    P.D. Los alias de Sylvia Day. Hasta donde he podido comprobar, ha publicado un libro como Livia Dare y varios de fantasía urbana como "S.J. Day".
  • Lili

    Lili

    18 Mayo 2013 a las 16:47 |
    Si compro novelas de autoras desconocidas, más que todo por que si encuentro una novela romantica en mi país no es de perder tiempo y agarrarla, pero me he llevado unos fiasco que para que les cuento, por eso ahora con la crisis me lo pienso más, pero con mis autoras favoritas ni leo de que se trata y solo digo "vengase pa aca" a la larga ellas ya pagaron su derecho de piso o no?
  • Malory

    Malory

    17 Mayo 2013 a las 22:19 |
    Creo que el nombre sí importa, como ha dicho la mayoría, cada cual tiene sus autoras predilectas y no duda en comprar casi cualquier cosa que salga a la venta con su nombre. Aunque también es cierto, como ha dicho Anna, que las editoriales tienen mucho que ver en el tema y que una autora tenga un nombre (me estoy repitiendo) no siempre implica que su obra sea buena, si no que tras ella tiene una buena campaña de marketing y promoción, eso también es muy importante. Ahora, el motivo de por qué se promociona a unas más que a otras tampoco lo conozco... la pescadilla de la que habla Anna :/
  • Laura Caballero

    Laura Caballero

    15 Mayo 2013 a las 18:51 |
    Buen tema de debate Ruth, este tema puede dar para mucho rato.
    En mi opinión en el primer momento cuando una autora saca su primer libro, es tarea y trabajo de la editorial darle la campaña de publicidad merecida y (como pasa en muchas ocasiones) darle una portada llamativa (cosa que parece que en los últimos años va cambiando. Una vez que has leído algo de una autora que te ha gustado normalmente se va en busca del resto de la bibliografia, el problema viene cuando deciden cambiarse el nombre para cambiar o tener varios estilos. Si la editorial no promociona y da a conocer que se trata de la misma, no creo que llegue a vender tanto y es cuando se ven obligados a reeditar con el nombre que si funciona.
    En los ejemplos que has puesto funcionó más el segundo nombre, bien por temática, por promoción o por lo que fuera y de ahí el éxito que no tuvieron en su momento. Así que resumiendo, creo que por mucho que pese vende mucho más el nombre y seguidamente las portadas.
  • Mayte72

    Mayte72

    15 Mayo 2013 a las 18:48 |
    hablando por mi misma, puedo decir que a mí me mueve muchas veces a leer un libro, el que la autora sea de mi agrado, aunque me he llevado chascos con autoras que me gustaban mucho por seguir ese criterio.. otras veces he apostado por autoras no conocidas, simplemente pq el argumento me ha gustado o he leido una buena crítica, y aquí me fio más de la opinión de lectoras afines a mis gustos que por lo que me publiciten en una editorial..
  • Aoibheal

    Aoibheal

    15 Mayo 2013 a las 18:35 |
    Yo creo que el nombre si que vende, cuando lees una autora de la que te ha encantado un libro, lo normal es que sigas buscando nuevos libros de esa misma autora, porque piensas que te van a gustar también..., yo por lo menos lo hago. Eso no quita que después leamos argumentos de nuevos libros y así vayamos descubriendo autoras diferentes, pero por norma general, si has leído un libro de una autora y te gusta, vuelves a por más.
  • luciago

    luciago

    15 Mayo 2013 a las 17:13 |
    Si que vende el nombre. No porque sea Nora Roberts o Johanna Lindsey o la que sea, es porque cada escritora tiene un estilo que a algunas personas les va más que a otras y por eso las compramos.
    No digo que no podamos leer a otras autoras, pero, por ejemplo para mi, es seguro que algo de mis autoras favoritas, normalmente no me dafraudará y, creo que a todas nos pasa lo mismo.
  • marite

    marite

    15 Mayo 2013 a las 16:49 |
    Claro que el nombre vende decir que no sería tontería.Yo tengo autoras que por ser ellas ya estoy predispuesta a comprarles el libro.Pero lo que realmente vende es que el libro tenga un argumento interesante.
    Yo solo a una autora desconocida cuando leo buenas críticas del libro que ha sacado.
  • Aspasia24

    Aspasia24

    15 Mayo 2013 a las 13:47 |
    Yo creo que si, un nombre vende. Ese nombre para lectoras como yo (y tantas otras supongo) nos da unas garantías, la historia tendrá determinados ingredientes que para nosotras son más o menos fundamentales. Es decir que al margen del argumento de la novela y de la época en la cual nos la situe la autora, sabemos qué nos llevamos a casa. Ante una autora que no conocemos y una de nuestras imprescindibles siempre nos decantaremos por nuestras autoras con mayúsculas. Por comodidad también y últimamente en mi caso por economía. Si voy a gastar mi dinero voy a compra segura. Así, que en resumidas cuentas SI el nombre importa.
  • kkekka

    kkekka

    15 Mayo 2013 a las 10:42 |
    Los nombres venden. Cada escritora tiene un Público mas menos fiel y quien mas quien menos se fía de que ese libro va a entrar dentro de sus gustos.
    Esto va también en sentido contrario, que yo cuando veo Ken Follet corro que me las pelo pero para huir despavorida.
    A veces me animo con los nuevos, me da igual el nombre. En lo que si me fijo es en los nombres de los personajes mas que en los de los autores.
    Además tengo la "fea" manía de leerme en la tienda la biografía del autor (mas que nada por saber que ha escrito antes y donde) y me toca bastante las narices si la editorial no dice que es el seudónimo de tal o cual escritor, me parece un soberano timo.
    En fin, que el nombre aquí, como en todo, importa. Pero también aquí, como en todo, se puede meter la pata sin importar que te llames Nora Roberts o Sarah Hadesty.
  • sara

    sara

    15 Mayo 2013 a las 07:40 |
    Yo me guio por el nombre de la autora/or, primero, porque hay muchos de ellos que compro toda su obra de tanto que me gustan, y no me gusta que para distintos generos publiquen con nombre distinto.
    Cuesta mucho hacerse un nombre en la literatura para tener que comenzar a publicar con nombres distintos.
    Por otra parte hay libros que se han vendido como rosquillas simplemente por el boca a boca y que son buenisimos, y quizas a la editorial no le salia de los ..... hacer una buena campaña publicitaria y gastarse los parnés, pero aun asi han tenido exito de ventas.
    Otros como por ejem. el archiconocido 50 S, la autora tuvo el premio al encontrar una editorial que pensó que era mejor hacer una super-mega-campaña de publicidad para poder vender el libro a porrillo y encima que lo leyera gente que en la vida habia leido un solo libro.
  • adela

    adela

    15 Mayo 2013 a las 07:19 |
    El nombre vende, por supuesto. De hecho,esperamos la publicación de la última de "fulanita", aun sin saber ni el argumento, porque nos gusta la autora,su forma de escribir o la tematica que tienen sus libros. Ahora bien, no es lo único que vende. El tema promocional es fundamental (me remito a 5O sombras...)y creo que para las lectoras del genero tambien lo son paginas como esta, donde aparte de la información editorial, otras lectoras te cuentan su impresion.
    Por otra parte, como dice Myriam , tal como estan las cosas economicamente, parece mas sensato ir a lo seguro, aunque probablemente pierdas alguna joya por el camino.
  • Anasy

    Anasy

    15 Mayo 2013 a las 05:30 |
    Bueno, se ve que si, a mi me pasa, cuando se publica un libro de mis autoras favoritas ni siquiera miro el argumento, me lo compro directamente, sin embargo el de las otras lo miro y remiro mil veces. Los nombres, cuando ya tienes la fama, hacen maravillas, creo que es normal porque a veces arriesgarse con una autora nueva da miedo y es como tirarse a la piscina de cabeza, pero cuando ya conoces a la autora y sabes que te gusta, vas con mucho más seguridad a la hora se comprar el libro. Muy bueno el artículo, gracias.
  • kalina

    kalina

    14 Mayo 2013 a las 23:29 |
    El nombre vende y mucho y la prueba está en el libro de Nora Roberts. El problema de los seudónimos es que muchas veces no los conoces, y aunque la sinopsis te llame la atención no te arriesgas, mal hecho, pero es lo que me pasa a veces y más ultimamente. Tiene que gustarme mucho la sinopsis y tener muy buenas referencias para comprar un libro de una autora que no conozco, críticas, comentarios, etc...... Y aquí en España de publicidad ni hablamos, porque es muy escasa y se da en contadas ocasiones, Estados Unidos es un mundo a parte.

    Un artículo excelente, gracias Ruth!
  • Isabel Keats

    Isabel Keats

    14 Mayo 2013 a las 19:55 |
    A mi me parece lógico. Nunca he entendido que una misma escritora tenga tres nombres distintos. Al fin y al cabo, su nombre es como la imagen de marca, y ya cuesta bastante tener una y hacerla conocida. A mí, si me gusta un libro de una autora, busco el resto de sus obras para leerlas también; si las ha escrito con otro nombre, no las encontraré.
  • Jade

    Jade

    14 Mayo 2013 a las 19:24 |
    Ante todo muy bien articulo,gracias por él.

    En mi opinión creo que el nombre algo ayuda sí, pero si la novela no es buena no sé yo ,creo que una buena novela, un buen argumento llama mucho la atención igual que un nombre ,no es la 1º vez que muchas hemos comprado y nos hemos arriegados con un libro de una autora desconocida y nos ha gustado.

    Así que en mi opinión creo que el nombre si eres concocida ayuda pero no lo es todo,por lo menos para mí.
  • Dougless

    Dougless

    14 Mayo 2013 a las 19:21 |
    Un debate muy interesante.¡Buen trabajo Ruth!
    La verdad es que no sabía que había pasado eso pero me lo he imaginado, sobre todo cuando ojeando en la librería veo ese libro que dices de Silvia Day y me fijé en el años de publicación y ¡sorpresa! Era de antes de la famosa triología erótica ... En fin, todo vale para ganar dinero.
    Yo personalmente me fijo en el nombre pero no tanto, ahora como hay menos presupuesto para gastar hay que tener mas cuidado y con una autora nueva necesito referencias y opiniones para saber que no estoy tirando el dinero. Ya sé que también me puede pasar con una autora bien conocida pero bueno.
    Creo que la publicidad hace mucho, muchísimo en las ventas de un libro, el boom erótico del año pasado creo que lo demuestra, hay libros que no son tan buenos pero tienen una publicidad magnifíca y eso genera muchas ventas.
  • ELSA

    ELSA

    14 Mayo 2013 a las 17:59 |
    Creo que vende, claro está, personalmente no me gustó la novela, así que si la hubiera comprado con el nombre Sarah Hardesty, hubiera pensado ¡Debe ser la primera novela que escribe esta autora! Mientras que siendo de Nora Roberts, pensé algunas veces hasta las más grandes la pifian. O sea que se le perdona más a la autora consagrada que a la novel.
  • patufet

    patufet

    14 Mayo 2013 a las 16:34 |
    Ya lo creo que vende el nombre , parece que nos dé mas confianza si ya conocemos a la autora y a veces nos perdemos buenos libros de autoras que no son conocidas y no tienen publicidad.
  • Edelia

    Edelia

    14 Mayo 2013 a las 16:25 |
    Yo creo que sí. No es lo mismo comprar un libro de una autora conocida que de una no conocida. Suele pasar como con las películas "¡tío van a poner una de Nicolas Cage!" y BOM todo el mundo a verla.
  • Ari

    Ari

    14 Mayo 2013 a las 16:23 |
    De acuerdo totalmente con Anna, al final se trata de publicidad, y un nombre ya conocido viene con gran parte de la campaña hecha. Yo conozco autores de los cuales he leído estupendas reseñas en blogs, incluso entusiastas, y sus libros han pasado muy desapercibidos porque son noveles o no tienen el respaldo que da una buena promoción.

    Y eso que precisamente los blogs y las redes permiten un resquicio que antes ni siquiera existía. Asi que al menos en eso hemos salido ganando...
  • Sandrayruth

    Sandrayruth

    14 Mayo 2013 a las 16:20 |
    Pues yo también creo que el nombre vende, y por desgracia será así siempre. Eso no quita que el publicista que se encarga de todo haga que su nombre suene en varios sitios, pero la verdad es que yo me suelo arriesgar, aunque últimamente lo hago menos.
    Creo que si diéramos más oportunidades a autoras que recién están empezando ganaríamos más, pero claro la economía no está como para tirar cohetes. Aunque como ya he dicho, de vez en cuando me arriesgo y compro cosas de las que nadie sabe nada...
  • Anna Casanovas

    Anna Casanovas

    14 Mayo 2013 a las 15:58 |
    Magnífica entrada y aquí viene mi modesta respuesta. Un nombre puede ayudar a vender, pero lo que de verdad, de verdad, de verdad ayuda a vender es que la editorial apueste por una novela. La historia de Nora Roberts es famosa, y ella siempre cuenta (lo he leído en distintas entrevistas, ella y yo por desgracia no somos amigas) que cuando lanzaron la novela bajo el nombre Sarah Hardesty la editorial hizo cero promoción. Cero. Sí, la novela era buena, pero nadie se fijó en ella. En cambio, cuando la lanzaron bajo el nombre de Nora "de verdad" la promocionaron. Es decir, le hicieron publicidad. El boca oreja funciona, cierto, pero si una novela llega a las librerías (físicas o on-line) sin el apoyo de la editorial, a no ser que suceda un milagro (y yo tengo la teoría de que no existen), no venderá ponga el nombre que ponga. En realidad todo esto es una especie de círculo vicioso; la editorial invierte en los autores famosos porque sus novelas cuestan dinero, y no invierte en los no famosos porque no les han costado nada. Y los autores famosos lo son porque han vendido mucho porque han invertido en ellos, bien porque han ganado un premio, o bien porque han aparecido en Gran hermano, los motivos pueden variar y son infinitos.
    En conclusión, y ya dejo de aburrir con mi respuesta, no basta con que la novela sea buena (en realidad este requisito no lo cumplen algunos libros super ventas), ni con que el autor tenga un nombre sonoro y reconocido, también es necesario y vital que la editorial la apoye y luche por ella.
    Besos.
    Anna
    • morticia

      morticia

      20 Mayo 2013 a las 15:21 |
      Absolutamente de acuerdo.
    • Ruth M Lerga

      Ruth M Lerga

      14 Mayo 2013 a las 21:30 |
      El factor "la editorial mueve el culo". Interesante, Anna, muy interesante. Ahora me falta saber cómo y por qué criterios decide la editorial moverlo. Pero eso sería ponerme a pisar charcos, y hoy llevo taconazos de Manolo Blanhik, y no es cuestión de estropearlos, que ya sabes, te juegas el tipo y valen una pasta...
      • Anna Casanovas

        Anna Casanovas

        15 Mayo 2013 a las 08:52 |
        Si lo averiguas, cuéntamelo. De momento, y tal y como han dicho muchas "compañeras de discusión", tanto las autoras como las lectoras tenemos suerte de que existan foros como El Rincón donde encontrar críticas sinceras de novelas que no cuentan con mega campañas de publicidad. Cuidado con los tacones,Ruth, los Blanhik pueden ser traicioneros, pero no te preocupes por el tipo, seguro que no lo pierdes.
  • Mary Jo

    Mary Jo

    14 Mayo 2013 a las 15:50 |
    Efectivamente las cosas son así. Si has de comprarte un libro y ves uno de una autora conocida, ojo no digo famosa sino conocida, de la que sabes que has leído algo suyo y te ha hecho emocionar, tendrá más posibilidades de que lo compres que de una autora desconocida, de la que no has leído nada. El horno no está para bollos y si has de gastarte 20 eurazos en un libro siempre intentas ir sobre seguro, porque ya sabes cual es el estilo de esta autora o en que linea escribe.A veces también te equivocas y la autora de marras, te deja con ganas de estrangular a alguien.
    Tal como dice Lola en estos casos es labor del publicista el dar a conocer a esa autora, y la mejor forma a mi entender es en blogs como estos, en los que hay diversidad de opiniones, en los cuales puedes leer críticas de otras lectoras y animarte a descubrir nuevas historias y nuevas contadoras de historias.
    No hay mejor estudio de mercado que este, siempre lo he dicho, las editoriales no saben el filón que se están perdiendo o que no está lo suficientemente explotado.
    Y un mundo a parte es el problema de las escritoras hispanas, pero eso lo dejo para que otro día nos deleites con otro articulo magnifico.
    Buen trabajo, gracias Ruth
  • carmen

    carmen

    14 Mayo 2013 a las 15:45 |
    El nombre vende, claro que sí. El mercado está lleno de ejemplos. También es verdad que gracias a internet es más fácil conocer a nuev@s autores, y también mucho más económico. Yo por lo menos cuando me voy a arriesgar con alguien nuevo leo sus criticas, me compro el ebook, si me gusta repito en papel.
    Saludos!
  • Galena

    Galena

    14 Mayo 2013 a las 15:32 |
    Bueno, está claro que los nombres venden, porque en muchas portadas de libros vemos como el nombre de la autora es enooorme mientras que el título apenas se ve. Yo empecé a darme cuenta de la importancia de un nombre reconocido en este aspecto.

    Personalmente, me suelo fijar más en los argumentos de las novelas que en el nombre de las autoras, pero a veces sí te dejas guiar por el nombre de alguna de ellas, por ejemplo, yo sé que con Laura Kinsale seguramente tendré una buena lectura, así que entiendo a las lectoras que se fijan en los nombres de las escritoras.

    Saludos y gran artículo,
  • Aysha

    Aysha

    14 Mayo 2013 a las 15:15 |
    ¡Me encanta el artículo! Me he quedado muy sorprendida con lo que has dicho.
    En cuánto a lo del nombre...Yo creo que sí vende y mucho, sobre todo si son autoras muy conocidas. Yo, por ejemplo, si son mis autoras favoritas intento informarme por si utilizan otros pesudónimos (y así no perderme ni una de sus novelas). En cambio si es una escritora que te has leído de casualidad, que te gusta y tiene otro pseudónimo para publicar sus libros y no te lo sabes...pues conmigo sí que perdería "dinero", ya que no le compraría si no sé exactamente si es ella. A no ser que me lea la sinopsis y me quede pillada y la coga...pero sino dudo y mucho.

    Un beso. ¡Excelente artículo!
  • arantxa

    arantxa

    14 Mayo 2013 a las 15:06 |
    Para mi el nombre sí que vende, yo desde luego tiendo a comprar más de autoras conocidas que desconocidas, de hecho con el libro de nora roberts me habría pasado eso.
    Seguro que por ir a lo seguro me pierdo libros buenisimos pero no me arriesgo sin leer buenas criticas.
  • Lola Rey

    Lola Rey

    14 Mayo 2013 a las 14:58 |
    ¡¡¡Maravilloso artículo!!! No conocía ninguno de estos datos y sí, es para reflexionar. Evidentemente nos fiamos más de una autora que nos gusta que de otra de la que no hemos oído hablar en la vida, pero para darle el "empujoncito" a esa nueva autora (o, en este caso, no tan nueva), está el trabajo de los publicistas. Una buena publicidad yo creo que asegura un porcentaje elevadísimo del éxito.
  • Miryam

    Miryam

    14 Mayo 2013 a las 14:38 |
    Pues creo que para muchas de nosotras el nombre sí que importa. Y es que a veces, si no sabes qué elegir pero ves un nombre conocido te tiras a por ese libro y te lo llevas porque además de tener una buena sinopsis es de una autora que conoces.
    Es triste reconocerlo pero en muchos casos es así. Yo debo decir que muchas veces no compro libros porque no conozco las autoras y tengo tanto por leer que prefiero ir a lo seguro.
    Lo siento porque sé que es un error pero es así.

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.

VIII Premio Vergara - RNR

Concursos del mes

Novelas online

  • Su única misión

    Su única misión

    Tras la explosión de una bomba, el guardaespaldas Vince Russo tenía una única misión: proteger a la superestrella Carrie Rivers y a su hija. Pero estar cerca de la hermosa cantante...

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras