¿Sabías que...? La etiqueta en el Londres Victoriano

  • Fecha: Viernes, 24 Abril 2015
  • Visitas: 5502

woman-1768717 640Se conoce como época victoriana al periodo de tiempo que abarca el reinado de la reina Victoria de Inglaterra, que fue entre los años 1837 y 1901. Históricamente se encuentra entre la Regencia y el periodo eduardino.

A día de hoy, lo que se define como etiqueta difiere mucho de lo que fue en la época victoriana.

En Londres, el hombre o la mujer que quería ser considerado un «caballero» o una «dama», había de cumplir con unas reglas específicas si pretendían ser apreciados como tal.

Existían muchos libros y circulaban muchos periódicos y revistas en los que se enseñaba a las damas y caballeros victorianos a comportarse correctamente de acuerdo a las expectativas de la sociedad.

La reina Victoria y su familia fueron un modelo a seguir muy respetado.

A continuación detallamos una lista con algunas de las normas y pautas más comunes, interesantes o extrañas, que eran de obligado cumplimiento en el Londres victoriano:

  • El objetivo de una dama victoriana era complacer a su marido y servir a los demás.
  • Una mujer no debía asistir jamás a un baile sin escolta, y nunca debía quedarse sin compañía puesto que resultaba grosero que una mujer estuviera sola en un baile.
  • Las señoras habían de bailar con distinción y moverse con elegancia. Ante todo, el principal fin de la danza en la mujer era complacer al hombre.
  • Una mujer estaba obligada a embellecerse, incluso aunque tuviera que recurrir a trucos de belleza para ocultar todas sus imperfecciones.
  • Todo el mundo tenía que lavarse al menos una vez al día, eso sí, con menos de un cuarto de galón de agua (un galón equivale a 3,7854118 litros).
  • A las cenas había que asistir perfectamente aseado y con la ropa adecuada.
  • En las comidas no era correcto que hubiera en la mesa objetos de ningún tipo entre los comensales porque ello dificultaba la conversación de los invitados.
  • El caballero que escoltaba a una dama siempre se sentaba a su izquierda.
  • Los miembros de un matrimonio nunca se sientan juntos.
  • La servilleta debe usarse siempre antes y después de beber.
  • Un caballero nunca debe jurar.
  • Un caballero nunca debe participar en una conversación alterada porque eso llamaría la atención
  • Una mujer jamás debe hablar o reír en voz alta, porque eso atraería la atención sobre ella.
  • Un caballero nunca tiene conversaciones privadas en público.
  • Por norma general, la mujer se toma del brazo derecho del caballero.
  • Cuando un caballero camina por la calle siempre debe reconocer a sus amigos levantando su sombrero. Nunca jamás habrá de ignorar a un conocido.
  • Si un caballero se cruza por la calle con una mujer o un anciano deberá ceder a estos el lugar que queda al lado de los edificios.
  • Si en la calle una mujer ha de pasar por encima de algo, deberá levantar su vestido solo un poco por encima del tobillo y únicamente lo hará con la mano derecha, hacerlo con las dos manos se considera vulgar.
  • Un caballero permanecerá de pie hasta que todas las señoras de la sala estén sentadas.
  • Un caballero nunca permitirá que una mujer realice cualquier servicio que precise para sí misma, él deberá realizar estas tareas para ella: conseguirle una silla, recogerle algo que dejó caer...
  • Una persona con el pelo de color rojo brillante deberá casarse con alguien de pelo negro.
  • Un caballero jamás se quita la chaqueta para bailar.
  • Ni damas ni caballeros deben socializar con personas que tengan malos modales.
  • Nunca se le da la espalda a nadie, incluso aunque sea para abrir una puerta o una ventana.
  • Se considera vulgar a alardear de uno mismo.
  • Cuando se mantiene una charla sencilla y educada, no es de buen gusto introducir un tema interesante, ya que esto podría dar lugar a una larga conversación.
  • Un caballero no debe demostrar su conocimiento o logros frente a gente ignorante.
  • Un caballero siempre abre las puertas a las damas y jamás utiliza un lenguaje grosero o malsonante en su presencia.
  • En las salutaciones y presentaciones, las señoras harán una reverencia y los caballeros se inclinarán hacia adelante.
  • Un caballero se pone de pie cuando una mujer entra o sale de una habitación.

Y ahora, después de tanta norma, unas poquitas curiosidades de la época:

  • En el momento en el que un hombre decidía que quería a una mujer en matrimonio, estaba obligado a solicitar su mano y el permiso para la boda a los padres de la dama.
  • Puesto que el matrimonio incluía honestidad, sinceridad e intimidad, la idea de «amor romántico» empezó a ser cada vez más popular.
  • Por aquellos entonces los diamantes se pusieron de moda en los anillos de compromiso porque representaban la inocencia.
  • A partir de 1850, la «luna de miel» comenzó a ser algo cada vez más común. Al principio, la pareja solía viajar con sus familiares, pero más tarde ya empezaron a disfrutarla solos la novia y el novio.

*Artículo realizado por el equipo de RNR

Comentarios (26)

  • Luisa Maria Lpez

    Luisa Maria Lpez

    06 Enero 2017 a las 18:31 |
    En realidad a mi si me hubiera gustado haber existido en la época victoriana, la elegancia y la etiqueta siempre fue un tema muy interesante para mi.
    En mi familia siempre fue muy importante ser elegante y ser toda una dama, en realidad no me disgusta para nada desde pequeña me enseñaron a manejar los cubiertos, la postua, la forma de sentarse correctamente, el vocabulario adecuado en cada conversacion entre mas. Por eso es un tema maravilloso que pieso cada persona debería aprender tal vez no pie de letra pero aprenderlo no es nada malo. Estoy muy Agradsida por el sitio
  • Natalia

    Natalia

    02 Octubre 2015 a las 08:25 |
    Me a gustado mucho el articulo porque me a ayudado a comprender lo afortunada que soy de haber nacido en esta época ya que creo que debía ser oribe seguir todas esas normas de etiqueta aunque me encantan los vestidos de esa época lo malo que en esa época sol las personas con titulo y ricas claro esta eran como quien dice feliz porque no creo que fuera lindo que tu familia te obligase a casar con alguien que no conocías solo para que ellos subiesen de posición social y esta claro que la mayoría de las mujeres y los hombres más a un eran machistas .
  • kalina

    kalina

    16 Agosto 2015 a las 01:31 |
    Demasiada norma para mi gusto, algunas son de pura cortesía, otras son curiosas, pobres pelirrojos, y unas cuantas son consideradas hoy en día machistas. Me alegro de vivir en nuestros días y que nuestros protagonistas sean más relajados.
    Gracias por el artículo!
  • eva026

    eva026

    23 Junio 2015 a las 08:04 |
    Me encanta esta época es una de mis preferidas en los libros, y estas reglas ya se que son un tanto raras asfixiantes y demas, pero sin ellas no sería la misma época. Yo no hubiese aguantado vivir con la mayoría de ellas. Buen articulo me encantan todos los artículos de esta época :)
  • MissCherry

    MissCherry

    22 Junio 2015 a las 12:32 |
    Me fascina esta etapa de la historia inglesa, nunca me canso de aprender nuevas cosas de ella. Tenia que ser agotador tener en cuenta tantas normas, cada movimiento o gesto tenia que ser premeditado. Siempre me ha gustado como se "empezó a poner de moda" en esta época el amor verdadero y perdieron fuerza los matrimonios forzados.
  • Maribel

    Maribel

    06 Junio 2015 a las 16:21 |
    Me atrae mucho la Inglaterra Victoriana, y aunque se aprecia la educación, llega a ser axficiante tantas normas, más para una mujer soltera, o recién casada.
    Pero me fascinan las novelas de Jane Austen , las hermanas Bronte , o George Elliott, sólo hay que situarse, y las luchas las hemos conseguido poco a poco afortunadamente.
  • Rosalinda

    Rosalinda

    03 Junio 2015 a las 08:16 |
    Desde luego hoy en día parece impensable cumplir alguna de estas normas, sin embargo, muchas de ellas son simplemente muestras de cortesía. La del pelo rojo y la de que una dama siempre debe agradar a su marido... Uf, no hubiera podido vivir en aquella época, jaja.
    ¡Un artículo muy interesante!
  • Judy Macmar

    Judy Macmar

    26 Mayo 2015 a las 21:19 |
    Dios mío... Adoro las novelas históricas, ¡pero me alegro de no haber nacido en esa época! Salvo algunas normas que creo que ahora nos iría estupendamente para fomentar un poco la educación, la mayoría son un tanto... ¿desmesuradas? La de que una persona de cabello rojo brillante tiene que casarse con otra de pelo negro es.... jajaja xD Cómo han llegado a cambiar las cosas, ¿no? Aun así, es un artículo muy interesante y buenísimo en cuanto a documentación :) Me ha entretenido mucho leerlo.
  • Dougless

    Dougless

    25 Mayo 2015 a las 13:56 |
    ¡Qué interesante! Algunas ya las conocía y otras me han dejado con la boca abierta de lo absurdo que parecen hoy en día.
    Lo de los pelirrojos es el no va mas, jajaj, lo que me he reído.
    ¡Un gran trabajo!
  • LadyLaura

    LadyLaura

    25 Mayo 2015 a las 13:42 |
    Mientras leía el artículo, me venían a la memoria unos cuantos protagonistas que no han llevado muy a rajatabla este tipo de normas y solo podía pensar en que si ellos fueran así de perfectos, todas las lectoras nos terminaríamos durmiendo. Creo que a todos los amantes de la novela romántica histórica nos gusta que los protagonistas sean un poco rebeldes y luchen contra esas normas tan estrictas que habían en la época. Por lo demás, tengo que decir que me ha parecido estupendo el artículo y muy interesante, a la vez que gracioso. Si yo tuviera que vivir en esa época creo que sería de todo, ¡menos dama!
  • Jeanne Marie

    Jeanne Marie

    20 Mayo 2015 a las 18:08 |
    Vaya me ha sorprendido mucho la información, por lo de que un caballero nunca debe jurar, lo de los diamantes que representan la inocencia y que fuera toda la familia a la luna de miel. Es muy interesante.
  • Luciago

    Luciago

    16 Mayo 2015 a las 16:33 |
    Muy interesante. Algunas de las normas, no estaría de menos tenerlas hoy en día, pero hay algunas que... bueno, me encanta esta época historicamente hablando, pero estoy encantada de vivir en el siglo XXI.
    Muchas gracias por el artículo.
  • romantica -86

    romantica -86

    12 Mayo 2015 a las 19:26 |
    Qué buen artículo! Pues algunas cosas me las sabía, como lo de las carabinas de las damas, la amabilidad que debe mostrar un caballero...pero muchas me resultaron muy sorprendentes como lo de que alguien de pelo rojo se debe casar con alguien del pelo negro.
  • cristina c.

    cristina c.

    05 Mayo 2015 a las 11:54 |
    Me ha gustado mucho este artículo. Ya sabía que tenian muchas normas sociales, pero me he quedado alucinada con alguna de ellas.
    Lo de que una pelirroja se tenia que casar con un hombre de pelo negro me ha dejado alucinada, por no hablar de lavarte las manos con esa cantidad de agua... poco mas que un vaso de agua.

    Gracias por este articulo.
  • Roxana

    Roxana

    04 Mayo 2015 a las 09:48 |
    Es increíble la cantidad de normas sociales que tenían. Algunas tienen bastante sentido, pero otras parecen pura represión.
  • ANA MARIA GARCIA

    ANA MARIA GARCIA

    04 Mayo 2015 a las 06:55 |
    Me ha encantado este ¿sabías que? Me ha sacado una sonrisa lo de que una mujer con el pelo rojo debe casarse con un hombre con el pelo negro, y lo de levantarse el vestido solo con una mano porque con dos es vulgar... :)
  • Montse

    Montse

    03 Mayo 2015 a las 11:59 |
    Me ha parecido muy interesante el articulo, veo que a la mayoría nos ha sorprendido más que una persona pelirroja se tenga que casar con una de pelo negro, (a quien se le debió de ocurrir), jajaja. Posiblemente por estas normas me encanta leer libros de está época, ya que la mayoría de los protagonistas las incumplen. Gracias.
  • Silvia77

    Silvia77

    29 Abril 2015 a las 17:49 |
    Uf, cuántas normas, pero es por muchas de ellas que me encantan las novelas de este periodo. Aunque algunas son un poco exageradas, la mayoría hablan mucho de educación, formas que hoy en día se han perdido.
  • Cynthia HJ

    Cynthia HJ

    27 Abril 2015 a las 13:23 |
    ¡Me ha encantado este artículo! Lo más curioso es eso de que una mujer pelirroja debiera casarse con un hombre de pelo negro. Pobres pelirrojas, ¿y si les salía un pretendiente con otro color de pelo? XD
  • Loreena

    Loreena

    25 Abril 2015 a las 18:17 |
    Pues sí que tenían que cumplir normas las personas de esa época, menudo aburrimiento. Y lo de tener que ir con la familia a la luna de miel, increíble. En fin, eran otros tiempos.
    Muy buen artículo, muchas gracias.
  • Katon

    Katon

    25 Abril 2015 a las 17:00 |
    ¡Fantástico artículo! Muy instructivo además. Algunas de las normas son para echarse las manos a la cabeza, pero claro, estamos hablando del siglo XIX. Otras normas son más graciosas que otra cosa.
    Gracias por seguir haciendo estos artículos que nos acercan a una época tan importante para la novela romántica
  • ELSA

    ELSA

    25 Abril 2015 a las 16:28 |
    Muy interesante, algunas normas todavía existen como ceder el paso en la acera. Pero lo que mas me ha llamado la atención es que una persona pelirroja se tuviera que casar con una de pelo negro y la luna de miel acompañada de familiares.
  • Sandrayruth

    Sandrayruth

    25 Abril 2015 a las 15:21 |
    Madre mía, qué locura de normas... Anda que, irte de luna de miel con la familia!! jajajajaja Y sí, lo del pelo rojo, madre mía. He aprendido un montón con este ¿Sabías qué...?
  • Elizabeth Urian

    Elizabeth Urian

    25 Abril 2015 a las 14:08 |
    Un articulo estupendo que me hace desear leer libros que se alejen sustancialmente de estas normas. Lo contrario poría resultar soporífero.
    Gracias por compartirlo.
  • crishi

    crishi

    25 Abril 2015 a las 13:43 |
    Qué curioso, ¿no? Leer este artículo me ha recordado fragmentos de algunas historias situadas en esta época. En otras, sin embargo, la rigurosidad brilla por su ausencia.
    Me he reído mucho con la norma sobre las personas con el pelo de color rojo...... jajajaja
    Gracias, estupendos estos artículos.
  • Malory

    Malory

    25 Abril 2015 a las 11:37 |
    Como de costumbre, un artículo muy interesante, del que tomo buena nota. Gracias :)

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.