¿Sabías que...? Las parteras

  • Fecha: Lunes, 25 Abril 2016
  • Visitas: 2760

home-1827225 640Muchas veces, el final feliz de nuestras novelas romántica, sobre todo cuando de se trata de un romance histórico, concluye con el nacimiento de un precioso retoño. Es por eso que en esta ocasión vamos a dedicarle nuestro «¿Sabías que...?» a las parteras.

Tema espinoso para algunos hombres que veían a estas mujeres, algunas veces, como intermediarias no deseadas. Pero las parteras han existido desde siempre, porque desde siempre han nacido criaturas. Así que vayamos pasando por distintas épocas, para conocer un poco más su trabajo.

Iatrine, maia, obstetrix o médica, son distintas formas de llamar a una partera en la antigüedad.

Las parteras, como tales, se nombran ya 1700 años a.C. Las comadronas hebreas gozaban de prestigio en la sociedad, se las tenía en mucha estima y las familias pudientes no dudaban en llamarlas para que acudieran a los palacios cuando era necesaria su sapiencia.

En Egipto, ejercían de profesionales con libertad, no pertenecían a nadie. Lo mismo pasaba con los médicos y con los veterinarios. Igual que entre el pueblo hebreo, mantenían un prestigio social y alternaban con familias aristocráticas, acudiendo incluso al palacio del faraón para atender a las mujeres encinta. Las jóvenes aprendían de las parteras mayores, que ponían todo su conocimiento a su disposición para hacer de ellas unas buenas profesionales. Egipto vuelve a sorprendernos, una vez más, como cultura avanzadísima, algo que se perdió siglos más tarde, cuando una mujer no podía dedicarse a la medicina y, en ocasiones, se veía obligada a esconder sus conocimientos por miedo a las represalias que podían recaer sobre ellas. Pero no era así en Egipto: las mujeres disponían de ellas mismas, podían estudiar y aprender a leer y escribir, lo que propició que algunas dedicaran su vida a la obstetricia. Hay papiros que lo demuestran, que hablan de ginecología, de aceleración del parto, de métodos para la supervivencia de los recién nacidos (Papiro de Ebers), maneras de calcular la fecha del parto y el tipo de sillas que se utilizaban para acomodar a las parturientas.

Llegados a la época griega, las comadronas también eran distinguidas con dignidades y con el reconocimiento de toda la sociedad, aunque en Atenas el requisito para ejercer era haber sido madre y no estar ya en edad de tener más hijos. Según he leído, la madre de Sócrates, llamada Phainarité, fue comadrona, y de las mejores. Todas las parteras eran mujeres con altos conocimientos médicos y una avanzada formación.

Copio casi textualmente una supuesta (o presunta, como se dice ahora que está de moda) descripción de Soranus de Éfeso, que fue un médico griego. Practico la medicina en Alejandría y Roma, y muchos de sus escritos sobre ginecología sobreviven en nuestros días.

«Una buena matrona debe ser culta, inteligente, poseedora de una buena memoria, amante de su trabajo, respetable y sin ninguna incapacidad que disminuya la percepción de sus sentidos (vista, olfato, oído...) que le impida llevar a cabo su labor, de miembros intactos y fuertes, dedos largos y finos con uñas cortas.»

Puede parecernos una perogrullada lo que decía, como nos lo puede parecer también lo que decía Plinio el Viejo sobre que la partera debía ser comprensiva con las parturientas. Sin embargo, no lo es. Muchas de vosotras lo sabéis. Algunas incluso conocemos algunas comadronas a las que más les valdría dedicarse a otros menesteres, porque de comprensivas tienen tanto como el lobo que se quería comer a Caperucita. Menos mal que son las menos y hay profesionales competentes.

Parece que el trato a las comadronas no fue igual en el Este que en el Oeste del mundo conocido hasta esas fechas. En el Este, cuando superaban la profesión de matronas, se las llamaba obstetras, aunque necesitaban tener formación especial para ejercer de tales. Pero eran muy respetadas, vivían libremente y hasta podían publicar sus trabajos, teniendo además una remuneración por sus asistencias al nivel de un hombre. Salpe de Lemnos, por ejemplo, dejó varios escritos sobre las enfermedades femeninas y sobre algunas curas, aunque yo no me atrevería a aplicar orina en los ojos para fortalecerlos, oye. Que igual se te quedan de cine, fíjate, pero va a ser que no.

En el oeste del Imperio, no era lo mismo. Allí, los romanos no consideraban a las parteras iguales a los médicos porque, en la mayoría de los casos, la profesión era ejercida por esclavas liberadas (según una de las versiones) o, en todo caso, por esclavas que habían aprendido a atender a las parturientas siguiendo los conocimientos de sus madres (según otra de las versiones).

No era muy distinto el trabajo que las parteras hacían en esa época y la actual. Si podían atender solas al parto, lo hacían, pero si el alumbramiento traía complicaciones no dudaban en pedir la ayuda del médico y de varios ayudantes.

Ahora bien, ¿cómo se llevaba a cabo el parto? Desde luego, ni parecido a la época actual. Antes, las mujeres alumbraban a sus hijos sentadas en una silla especial, con un agujero en forma de luna por el que se escurría el cuerpo del recién nacido. A veces las sillas tenían respaldo para que la madre hiciera fuerza contra él, pero otras era uno de los ayudantes el que se colocaba detrás de la parturienta para ayudarla. Si lo pensamos, es más normal parir sentada que tumbada, puesto que al estar el cuerpo de la madre vertical se facilita la salida del bebé. Algunos pueblos siguen utilizando esta postura a la hora de dar a luz.

Una vez fuera de cuerpo materno, la comadrona cortaba el cordón umbilical, solía echarse algo de sal fina para secar los restos del nacimiento, y se le enjabonaba, repitiendo el proceso y pasando a limpiar la nariz, la boca, las orejas y el ano del bebé. Limpiaban también los ojos con aceite para quitar los restos de placenta, se comprobaba que estaba sano, que tenía todos los deditos (como ahora, que parece ser la mayor preocupación de las madres porque es casi siempre lo primero que se pregunta), y que lloraba fuerte.

Resulta terrible saber que, en ese tiempo, si el bebé nacía con deformidades graves, solían aconsejar abandonarlo en campo abierto.

Por último, decir que las parteras buenas, no resultaban baratas. Y como siempre ha pasado y pasará, los que tenían dinero podían permitirse ser atendidos por las mejores comadronas y los pobres... se apañaban como podían. Sí, en esos tiempos también era signo de status social tener en nómina a una partera competente y de las caras.

Llegamos a la Edad Media, época oscurantista donde las haya.

Es curioso saber que, en este tiempo, la Iglesia tenía en alta estima a las comadronas, por su modo de actuar cuando era necesario un bautismo urgente. Por este motivo, se reguló la profesión por la Ley Canónica de la Iglesia Católica Romana. Todo un logro. Pero no es extraño, puesto que en esos tiempos tener un hijo era un riesgo cierto, muchas mujeres morían en el parto por más cuidados que hubieran tenido durante el embarazo. Las creyentes, cuando llegaba el momento de alumbrar, tenían ya preparada incluso la mortaja con la que debían enterrarla si moría, y pedía confesión antes de que llegara el momento crucial.

Las parteras eran aceptadas y, a la vez, se las miraba con cierto recelo porque siempre había quien podía pensar que llegaban a ejercer la brujería durante sus intervenciones. Como suele decirse, con la Iglesia hemos topado, porque de ahí venían los problemas. Tanto, que se exigía a las matronas una licencia especial del obispo, tras realizar el juramento de rechazar el uso de la magia cuando atendiera un parto.

Los conocimientos se pasaban de madres a hijas, de modo que iban adquiriendo cada vez más, iban siendo cada vez más profesionales y expertas. Sin embargo, en lugar de agradecer su sabiduría, que ayudaba a mejores partos y más esperanza de vida para los recién nacidos, la incultura popular hizo que se les comenzara a tildar de brujas. Muchas de ellas fueron acusadas, perseguidas y hasta asesinadas por este motivo. Las condenadas supersticiones que estuvieron de moda en la Edad Media, que me preguntó yo qué demonios pasaría en esa etapa de la Historia para que la gente se volviera tan rarita.

Olvidémonos de esa etapa, triste salvo para escribir aventuras románticas, y pasemos al Renacimiento, donde tampoco la forma de pensar benefició a las mujeres. La obstetricia, al principio, fue considerada como una especialidad de poca importancia al ser practicada por barberos. Y en los enfrentamientos entre comadronas y médicos, ¿quién suponéis que quedaron relegadas? Pues sí, las mujeres, una vez más.

El XVI supone un avance, la profesión florece de nuevo y se publican libros que hablan del tema. Era la Iglesia quien concedía la licencia para ejercer de comadrona y en 1557 el Obispo de Canterbury, permite a Eleanor Pead incluso que bautice a los recién nacidos en peligro de muerte.

Por nombrar alguna de las matronas más famosas, os daré el nombre de Louis Bourgeois, 1563-1636, francesa. Se llegó a decir que era la mejor comadrona de su tiempo, llegando a ejercer como tal en la corte de Enrique IV. Según algunas fuentes, asistió a María de Médicis, cuando alumbró a Luis XIII. Francia fue el país en el que antes se desarrollaron los estudios de obstetricia.

Un dato curioso: finalizando el XVIII en Inglaterra, las parturientas eran atendidas por matronas; al inicio del XIX, lo hacían los cirujanos. Y es que volvía a estar declarada la guerra entre los médicos y las comadronas, argumentando los primeros que ellas se dedicaban también a provocar abortos.

Moraleja válida para la Edad Media, que no para ahora, porque creo yo que las mujeres de hoy en día hemos desarrollados bemoles, y pocas dejamos que nos tosan: si eres sabia en una profesión que también ejerzan los hombres, ten cuidado de no acabar en la hoguera. 

*Artículo realizado por Nieves Hidalgo

Comentarios (17)

  • Patriki

    Patriki

    11 Mayo 2016 a las 17:42 |
    Como siempre un articulo maravilloso Nieves. Me encanta esta sección, se aprende un montón de cosas. No me sorprende nada lo de Egipto, esa cultura estaba muy avanzada y las mujeres tenían bastante libertad, lo que no sé es que paso después para que todo lo bueno de esa cultura se perdiera. Con respecto a la edad media, yo no sé si es que le sentaba mal el vino o alguna enfermedad pero la verdad que es una época difícil. El parto era, es y será algo difícil, siempre ha sido así, bien es verdad que hemos mejorado mucho pero yo creo que en otras cosas no tanto, yo pienso que es más natural parir sentada pero ni se te ocurra proponerlo en un hospital porque no te van a hacer ni caso. Y que gan verdad eso de que deban ser compresivas, a algunas se les olvida y es que como todo en esta vida hay que tener un poco de empatia.
  • Olaya.P

    Olaya.P

    09 Mayo 2016 a las 18:31 |
    ¡Qué curioso! La verdad es que no me había parado a pensar sobre este tema demasiado.
    La silla me ha parecido … rara. Y sí, entiendo que se pensase que lo más normal era parir sentada y no tumbada.
    En cuanto a lo de abandonar a los bebés con deformidades en campo abierto… ¿qué puedo decir? Sabemos que esas cosas ocurrían, menos mal que ahora las cosas han cambiado.
  • Nieves González López

    Nieves González López

    06 Mayo 2016 a las 11:23 |
    Me parece muy interesante el artículo,sabía de la existencia de las parteras porque me habían hablado de ellas mis padres pero lo que desconocía es que hacía tanto tiempo que existían.Lo que me ha gustado ha sido la consideranción de los egipcios con las parteras,así podemos saber que eran unas personas sabias,todo lo contrario que ocurria en otros lugares que eran tachadas de brujas.
  • crishi

    crishi

    05 Mayo 2016 a las 19:29 |
    Un artículo muy instructivo.
    Gracias :)
  • Silvia77

    Silvia77

    05 Mayo 2016 a las 16:14 |
    Muy completo el artículo aunque qué rabia que a lo largo de la historia siempre en cualquier tema nos encontramos siempre con el inconveniente de ser mujer y la intervención dañina de la Iglesia. La consideración por las parteras de los egipcios no me extraña, era una sociedad sabia y educada y ya se sabe lo malo que es la ignoracia para un pueblo. Como siempre digo, si los hombres parieran, otro gallo cantaría... Gracias a Nieves por el estupendo artículo, nunca está de más saber del contexto histórico de las novelas que leemos.
  • cristina c.

    cristina c.

    05 Mayo 2016 a las 10:06 |
    El tema de las parteras lo conocia por encima porque soy de un pueblo, y aunque parezca mentira, hasta hace 40 años seguian naciendo los niños en casa. Me ha gustado ahondar en el tema porque es muy interesante y he aprendido mas cosas.

    muchas gracias por el articulo
  • Noemí Pérez

    Noemí Pérez

    04 Mayo 2016 a las 18:13 |
    Como siempre un artículo estupendo y muy interesante. Sabía que existían desde hace mucho pero no me imaginaba que existían desde hace tantos milenios. Está claro que han representado un papel importantísimo en las distintas épocas y sociedades. Lo que me indigna, es lo de siempre, mujeres que tengan esos conocimientos de medicina se les impida ejercerla y tengan que esconder sus habilidades. Me parece una profesión dignísima y muy emocionante y emotiva, a parte de imprescindible y que han hecho una labor social digna de mención y merecedora de ese artículo. Me ha encantado conocer un poco más sobre las parteras. Gracias por el artículo
  • LadyZarek

    LadyZarek

    04 Mayo 2016 a las 17:27 |
    Agradezco a Nieves Hidalgo la realización de tan magnífico artículo.
    Estoy muy sorprendida de que lleven tantos milenios presentes. No conocía este dato, y ahora ya lo tengo a buen recaudo en mi cabeza. Es curioso leer la evolución de una profesión tan necesaria a lo largo de la Historia.
    El inmenso trabajo de las parteras se merecía un artículo tan brillante como es este.
  • Miesmo

    Miesmo

    03 Mayo 2016 a las 18:29 |
    Me ha llamado especialmente la atención que el papel de las matronas se tenía en mucha estima hace tantísimos años y, sin embargo, llegó un momento en que retrocedió llegando incluso a ser ejercida por barberos.
    Por otro lado, que las mujeres en la edad media creyentes tuvieran preparada la mortaja en el momento del alumbramiento me ha puesto los pelos de punta. Es como ahora cuando se hace la bolsa para el hospital, pero mucho más macabro, por supuesto.

    En definitiva, las mujeres que se enfrentan a un parto son muy valientes pero antes lo eran mucho más
  • Marisol Villa Casado

    Marisol Villa Casado

    03 Mayo 2016 a las 15:08 |
    Muy interesante esta entrada, me llama especialmente la atención desde cuando las mujeres hacían de parteras, y una vez más las supersticiones hacen que las labores llevadas a cabo por mujeres queden mal vistas para que los hombres puedan ejercerlas sin ningún tipo de problema.

    Gracias por la información aportada, es bueno aprender cosas cada día y sin duda esta ha sido la mía
  • eva026

    eva026

    03 Mayo 2016 a las 08:16 |
    Muy interesante, siempre aunque desde el silencio han estado las mujeres en muchos oficios, en este en todas las películas o series que ves o lees normalmente siempre son parteras. Varios metodos de dar a luz a lo largo de los años pero algunos un poco extremos como ponerlas en una silla y sin respaldo a que caiga el bebe... menos mal que ha evolucionado la ciencia y con ello la medicina y en este campo tambien.
  • ANA MARIA GARCIA

    ANA MARIA GARCIA

    02 Mayo 2016 a las 19:35 |
    Pues vaya, si que es un artículo interesante, la verdad es que siempre que aparecen en los libros, las pobres tienen que aguantar a los futuros padres desquiciados, supongo que en aquellas épocas no era un trabajo fácil, menos mal que la ciencia evoluciona...
  • Almudena

    Almudena

    02 Mayo 2016 a las 15:16 |
    Interesante artículo, justamente este es un tema que siempre me resulta curioso, El secreto de Julie Garwood es uno de mis libros favoritos porque la prota se dedica a esta profesión, la mezcla de estos conocimientos y la historia de amor hacen una historia perfecta. La importancia del saber de la mujer no ha sido considerada nada más que en algunas culturas, una pena porque estoy segura de que habría infinidad de mujeres dispuestas a aprender.
  • Roxana

    Roxana

    02 Mayo 2016 a las 13:55 |
    Otra muestra más del papel silenciado de las mujeres a largo de la historia. Una realidad que merece la pena investigar y relatar de modo realista y respetuoso en las novelas.
  • Luciago

    Luciago

    02 Mayo 2016 a las 11:43 |
    Muy interesante el artículo. Menuda lucha la de las mujeres en determinados periodos de la historia, la Edad Media, ya sabemos que mal les iba a las que se salian un poco del carril y en siglos posteriores también han tenido problemas.
    Es chocante ver que cuanto más antiguedad, mejor consideradas estaban., por qué será?
    Me he enterado de cosas que no sabía y eso es algo que siempre me gusta mucho. Muchas gracias por el artículo.
  • Cynthia HJ

    Cynthia HJ

    27 Abril 2016 a las 10:25 |
    Este artículo me ha encantado, ha sido realmente interesante de leer y he aprendido cosas nuevas. Siempre me llama la atención cómo es posible que haya tal retroceso durante la Edad Media. A veces pienso si es que no lo hubo como tal y aún no lo hemos descubierto. Como si la Edad Media aún nos fuera un poco desconocida, por decirlo de alguna manera.

    Pero, volviendo a las parteras, es un tema que me encanta. En mi familia hubo una realmente buena en su época y recuerdo que guardamos los instrumentos que usaba y todo. Es realmente interesante ver cómo se hacía entonces y cómo se hace ahora. De este tema también se puede aprender mucho a partir del arte. Yo soy historiadora del arte y saqué mucho jugo al asunto gracias a estudiar cuadros del Gótico Internacional donde salen bastante a menudo ;)
  • Malory

    Malory

    26 Abril 2016 a las 21:01 |
    Qué interesante todo.
    Un artículo estupendo, gracias :)

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras