¿Sabías que...? Monóculos, impertinentes, gafas...

  • Fecha: Domingo, 25 Octubre 2015
  • Visitas: 4775

monocle-1620948 640Esta vez vamos a tratar de conocer un poco uno de los inventos más importantes de la Historia: los anteojos. Ese accesorio que en tantas ocasiones hemos visto usar a los protagonistas —ellos y ellas— de nuestras novelas, unas veces por necesidad y otras, simplemente, por coquetería, moda o sometiendo a escrutinio a alguien para ponerlo en su sitio.

Según un artículo publicado por la revista Newsweek los anteojos son uno de los inventos más importantes de los últimos 2000 años. ¿Imagináis lo que sería la vida sin poder ver con claridad? La hipermetropía y más específicamente la presbicia, causada por lo general por el proceso de envejecimiento, tarde o temprano afectaba a todo el mundo. Personas activas y productivas de la sociedad tenían que dejar de trabajar, leer, escribir y de hacer infinidad de tareas manuales a una edad relativamente joven. Hasta alrededor del siglo XIII, a todas las personas que tenían problemas de visión sólo les quedaba resignarse.

Según parece, en la época de los egipcios, griegos o romanos, no existían instrumentos visuales. Se dice que Nerón usaba una esmeralda para poder ver mejor las batallas de gladiadores (aunque también pudiera ser porque el color verde ayudaba a filtrar la luz del sol) y Cicerón se quejaba de que tuvieran que ser sus esclavos los que le leyeran los textos. Sí hay constancia, sin embargo, de que los antiguos griegos y romanos ya se dieron cuenta de que un recipiente esférico de cristal lleno de agua aumentaba las cosas y podía ser utilizado como lupa.

La lente más antigua conocida fue encontrada en las ruinas de la antigua Nínive. Estaba hecha de cristal de roca pulida y medía alrededor de cuatro centímetros.

En algún momento de los años 1000 y 1250 la tecnología comenzó a desarrollar las llamadas «piedras de lectura», que en realidad eran unas simples lupas. Las personas que tenían problemas de visión podía usar la «piedra de lectura» para ver mejor las palabras de una página. Las «piedras de lectura» eran unas esferas de vidrio cortadas por la mitad y pulidas que deslizadas a lo largo de una página iban ampliando el texto por el que se pasaban.

El científico árabe Ibn Al-Haytham fue quien describió la función de la córnea y utilizando experimentales cristales y lentes, estudió el recorrido de la luz. Escribió un tratado que se hizo famoso en el mundo árabe (incluida España) y en toda Europa, y ese tratado fue la base sobre la que trabajaron los científicos hasta bien entrado el siglo XIII. Gracias a eso se produjeron lentes a nivel experimental, lejos, desde luego, de las gafas tal y como las conocemos hoy en día.

Cuando Venecia atacó a Constantinopla en la Cuarta Cruzada, se hizo con la exclusividad de la fabricación de cristales, con los mejores artesanos y perfeccionó la técnica. Fue entonces cuando las fábricas de vidrio de Murano alcanzaron un prestigio sin precedentes. Allí se crearon los primeros anteojos de principios del siglo XIV. Tenían una lente convexa y monturas a base de madera, hierro, huesos, concha o cuero. Eran dos pequeñas lupas con las manijas remachadas entre sí en forma de uve invertida que podía apoyarse en el puente de la nariz.

La primera mención específica a unos anteojos es un manuscrito italiano de 1289 donde el autor escribió: «Estoy tan debilitados por la edad que sin las gafas ya no sería capaz de leer o escribir. Es este un invento reciente para el beneficio de los pobres ancianos cuya vista se ha vuelto débil.»

El nombre del inventor de los anteojos se desconoce. Fue en 1306, Giordano da Rivalto, un monje en Pisa, Italia, quien acuñó la palabra «occhiali» (anteojos) y su uso comenzó a extenderse por toda Italia y Europa.

Se empezaron a fabricar en Inglaterra a partir del siglo XV, y en Alemania, Francia y Holanda en el siglo XVI. La representación pictórica más antigua de los anteojos la encontramos en un fresco pintado por Tommaso da Modena en 1352 en el que se muestra al cardenal Hugo de Provenza con un par de gafas.

Las primeras gafas descubiertas hasta el momento se hallaron en 1953 durante las renovaciones de Kloster Wienhausen en el norte de Alemania bajo las tablas del suelo y datan de principios del siglo XV.

Cuando Gutenberg inventó la imprenta alrededor de 1450, las gafas ya eran utilizadas por artesanos, monjes y estudiosos de la religión. Cuando los libros empezaban a estar al alcance de todos, la popularidad y las compras de gafas aumentaron considerablemente. A finales del siglo XV, los vendedores ambulantes de gafas eran una vista común en las calles de Europa Occidental. La demanda se disparó cuando después de 1665, nació el primer periódico, La Gaceta de Londres.

Las gafas, tal y como las conocemos hoy en día, han experimentado una gran transformación desde su creación hace más de 800 años. Las gafas que se apoyan en la nariz y las orejas fueron inventados por un inglés llamado Edward Scarlett en 1727, pero no fueron considerados de moda, por lo que se utilizaban otros dispositivos.

John McAllister abrió la primera óptica en América en Filadelfia en 1783, y hasta la guerra de 1812 importó todas las gafas que vendía en su tienda. Comenzó a producir sus propias gafas con monturas de oro y plata en 1815. Las lentes para la corrección del astigmatismo nacieron en los EE.UU. en 1828, cuando McAllister y su hijo John comenzaron a importarlas.

El monóculo:

Los monóculos aparecieron alrededor de 1720 y su uso se prolongó hasta alrededor de 1880 e incluso hasta ya entrado el siglo XX. Constaban de una sola lente ovalada o alargada con bordes en oro, plata, concha de tortuga... Algunas de las asas eran muy elaboradas e incluso podían tener compartimentos secretos. La manija a menudo podía girar para hacer más fácil establecer planos cuando se colgaba de una cadena. Dependiendo de las necesidades del propietario del monóculo podía llevar una lente de aumento o una lente correctiva. Las lentes las hacían los ópticos, pero eran los orfebres o joyeros los que proporcionaban los marcos. Aunque las lentes eran generalmente de tamaños estándar, ya fueran redondas u ovaladas, las asas podían tener diferentes longitudes.

El monóculo parece ser un elemento inocuo que se habrían utilizado para ayudar a una persona que tenía problemas de visión, pero cuando se profundiza se descubre que era mucho más que eso. Eran los hombres de las clases altas los que usaban los monóculos como símbolo de estatus y modernidad. Quizá por eso se le confiere al monóculo esa aura de arrogancia. Se podía sostener el monóculo y mirar con curiosidad a la gente. Pero también fueron utilizados para mirar a otra persona como una forma de menospreciar e insultar. Según se cuenta, Beau Brummell usaba esa maniobra para mostrar desaprobación a alguien, y eso era desastroso para la imagen de esa persona en la alta sociedad. El monóculo también fue usado con asiduidad por las féminas de todas las edades. De hecho, los monóculos fueron usados por casi todo el mundo, desde los dandis de la clase alta, petimetres, aristócratas y ricachones, a joyeros, señores, señoras, militares...

Después de la Primera Guerra Mundial, el monóculo cayó poco a poco en descrédito, su desaparición se apresuró sin duda por su asociación con los militares alemanes. El monóculo fue usado en los Estados Unidos tan solo por una minoría.

Los impertinentes:

Los impertinentes, dos lentes en un marco y con un mango lateral, fue un invento desarrollado en el siglo XVIII por el inglés George Adams. El marco y el mango por lo general eran adornados artísticamente, ya que eran utilizados sobre todo por las mujeres y en la mayoría de las ocasiones más como una pieza de joyería que como una ayuda visual. Los impertinentes fueron muy populares entre las damas que no querían usar gafas. Su uso se extendió hasta finales del siglo XIX.

Quevedos:

Los quevedos o en francés pince nez se cree que se impusieron alrededor de 1840 aunque ya eran conocidos desde la época de Carlos V, pero a finales de ese siglo adquirieron notoriedad tanto para mujeres como para hombres, existiendo una enorme variedad de estilos: pesados o delicados, redondos, ovalados... Generalmente pendían de una cinta, cuerda o cadena alrededor del cuello. Las damas solían llevarlos con una fina cadena de oro prendida al vestido. Tenían un clip de resorte entre las lentes. El clip, literalmente pellizcaba la nariz y mantenía las gafas delante de los ojos, permitiendo que ambas manos estuvieran libres. Aunque los quevedos permitían a la gente a usar sus manos, el pellizco constante era irritante y doloroso en el peor de los casos.

Las gafas con lentes grandes y redondas montadas en marcos de concha de tortuga se pusieron de moda en 1914. Estas enormes gafas y los quevedos siguieron usándose en los años veinte. En los años treinta empezaron a venderse otros estilos de gafas.

Las gafas de sol se hicieron muy populares a finales de los años 30. Las primeras gafas de sol fueron inventadas por los chinos en el siglo XII. Eran finas láminas de cristal de cuarzo ahumado, pulidas hasta dejarlas transparentes. Las gafas de sol aparecieron después en Italia en la década de 1700, hechas de cristal tintado y eran usadas por aquellos que querían proteger sus ojos contra el fuerte sol del Mediterráneo. Se realizaron por primera vez en Venecia.

Sin embargo, las gafas de sol como las conocemos hoy, son una invención relativamente reciente. Se popularizaron en la década de 1910 y los años 20, y fueron usadas por las estrellas de cine para proteger sus ojos del resplandor de las luces de los estudios de grabación y el destello cegador del flash de las cámaras.

Ya en 1845 Sir John Herschel sugirió la idea de las lentes de contacto, a pesar de que, evidentemente, no hizo nada al respecto. La primera lente que se puso en el globo ocular no se produjo hasta finales del siglo, cuando FE Muller, un fabricante alemán de ojos de cristal, colocó una lente protectora a un hombre cuyo ojo se vio afectado por el cáncer. El paciente llevó la lente hasta su muerte, veinte años más tarde, sin perder su visión. En Dr. A. Eugen Fick, un médico suizo, en 1887 publicó los resultados de experimentos independientes con lentes de contacto. En 1892 otros médicos y empresas ópticas en Europa colaboraron en el desarrollo de las lentes de contacto y en poco tiempo varias empresas comenzaron a especializarse en su fabricación. A principios de los años 40 había una gran variedad de lentes de contacto disponible: vidrio soplado, vidrio molido, vidrio moldeado, plástico y vidrio, y plástico. Todas eran aún relativamente grandes y no podían llevarse puestas durante largos períodos de tiempo. Con los años se fueron perfeccionando y adaptando la fabricación y los materiales. En 1964 más de 6 millones de personas solo en los Estados Unidos usaban ya lentes de contacto, el 65% de ellos eran mujeres.

*Artículo realizado por el equipo de RNR

Comentarios (32)

  • romantica -86

    romantica -86

    25 Noviembre 2015 a las 22:36 |
    Me quito el sombrero ante este artículo. Qué bueno y que interesante. También tengo gafas y no me extraña que sea uno de los inventos más importantes. También me encantan los impertinentes y los monóculos, aunque creo que las gafas en las novelas románticas están bastante relegadas a un segundo plano, al menos la utilización por parte de ls protagonistas de forma permanente. La verdad que no sabía que el uso de las gafas tuviese tanta historia. Gracias por el artículo
  • MissCherry

    MissCherry

    23 Noviembre 2015 a las 20:26 |
    Que genial este ¿Sabías que..? Yo tengo gafas y me encanta cuando alguno de los protagonistas (ella o él) lleva gafas aunque suele reducirse (en el genero historico que es que me encanta) a la época victoriana. Ha sido interesante descubrir cuan antiguas son las gafas aunque no fueran tal como las conocemos hoy en día, los impertinentes me parecen monismos aunque tenía que ser muy incomodo estar todo el rato mientras leías con el mango agarrado jajajaja

    ¡Gracias por el articulo!
  • Isabel 11

    Isabel 11

    23 Noviembre 2015 a las 15:06 |
    Hola, interesante articulo, ver la evolución de un elemento que forma parte de tu vida. Gracias por toda la información. Besos.
  • Dougless

    Dougless

    23 Noviembre 2015 a las 14:54 |
    ¡Muchas gracias por el artículo! Está muy bien conseguido. Sí que me había preguntado como nacieron y a veces cuando leía en alguna novela sobre ellos me fijaba bien haber como lo describía y es que necesitando gafas no me imagino mi vida sin ellas así que para mí sí que ha sido un gran descubrimiento, ¡de los mejores!
  • MARIAN

    MARIAN

    23 Noviembre 2015 a las 06:25 |
    Un artículo muy interesante, no sólo por la presencia que los monóculos tienen en las novelas, dándoles una personalidad muy particular a quienes lo usan sino por la cantidad de gente que usa hoy en día gafas y que sin este maravilloso invento estarían tan limitadas sin poder ver.
  • Rociodc

    Rociodc

    19 Noviembre 2015 a las 13:08 |
    Que artículo más interesante. Y mira que me gusta la historia u llevando ganas desde los ocho años, nunca me había dado por investigar de donde u como surgió este magnífico invento. Yo las odio un poco ,la verdad. Pero reconozco que sin ellas no se que sería de mi o de tanta gente que las necesitamos, las gafas y las lentillas lo son todo, porque esto de no ver es un agobio... No quiero ni imaginar lo que sería para le gente de aquellas apocas... Solo de pensar que sin ellas no podría leer!! Así que gracias por la información!
  • kitty

    kitty

    15 Noviembre 2015 a las 21:56 |
    Un artículo super interesante, me imagino como lo han pasado antes de este invento la gente que como yo necesiten gafas, además ahora es mucho más fácil acceder a ellas. Siempre es interesante aprender cosas nuevas.
  • Alejandra

    Alejandra

    15 Noviembre 2015 a las 21:13 |
    Muy buen artículo, me encanta conocer este tipo de cosas que normalmente no aparecen en los libros de historia. Es muy interesante saber de donde vienen cosas tan necesarias y que damos por hecho.
  • cristina c.

    cristina c.

    12 Noviembre 2015 a las 18:36 |
    Me ha parecido un articulo muy muy interesante. No sabía que las gafas habían aparecido hace tanto tiempo, pensaban que eran mas modernas. Es uno de los mejores inventos, porque me imagino lo mal que lo pasarian los miopes antiguamente.

    He leido varios libros de regencia (pocos la verdad) en que la prota lleva gafas, en cambio de un protagonista con gafas no me suena haber leido nada.

    Muchas gracias por el articulo
  • Luciago

    Luciago

    09 Noviembre 2015 a las 06:31 |
    Que artículo más interesante. Realmente abía muy poco de la invención de las gafas, pese a que he leído en muchas novelas históricas, lo del monoculo de la arístocracia, y, me ha encantado enterarme de como empezaron a usar las gafas.
    Para mí, desde luego que las llevo, es una maravilla de invento, me imagino con lo que me gusta leer, si no pudiera por falta de visibilidad, creo que la vida no sería lo mismo.
    Muchas gracias por este artículo.
  • Carmen Zapico Zapico

    Carmen Zapico Zapico

    08 Noviembre 2015 a las 18:29 |
    Un artículo muy bueno. Estamos tan acostumbrados a usar gafas o lentes de contacto que es díficil imaginar como podían vivir las personas que no tenían una buena visión en las épocas anteriores a su aparición.
  • Noemí Pérez

    Noemí Pérez

    08 Noviembre 2015 a las 17:15 |
    Enhorabuena por el artículo porque es muy completo e interesante. Completamente de acuerdo con que los anteojos son uno de los inventos más importantes de los 200o últimos años. Son imprescindibles para gente con problemas de visión. Qué curioso el hecho de que Nerón haya utilizado una esmeralda para poder ver mejor. No tenía ni idea de la historia de las lentes. A mí los monóculos me encantan, los hay preciosos y si es verdad que la imagen que tengo de un dandi londinense o una lady de la alta sociedad viene acompañada de los famosos monóculos, que les dan un aire de prestigio y de refinamiento. Me ha parecido un artículo muy bueno. Hoy en día, ¿Qué haríamos sin nuestras gafas y lentillas? Yo soy miope y no puedo ni imaginarme sin ellas.
  • María Arca

    María Arca

    07 Noviembre 2015 a las 22:14 |
    Os felicito, los artículos son cada vez más interesantes. Lo de usar el monóculo para demostrarse superiores sí que lo vi a menudo en las películas de época. ¡Qué incómodos tenían que ser! Por lo demás, no conocía ninguno de los datos que ponéis. No imaginaba que ya encontraran soluciones hace tantos años...
  • Roxana

    Roxana

    06 Noviembre 2015 a las 09:53 |
    Curioso e interesante artículo, sobre todo para quienes llevamos gafas. Solo tengo una duda: se dice que los "quevedos" aparecen en torno a 1840, pero el escritor Quevedo, en cuyos retratos aparecen, es bastante anterior a esta fecha...
    • Rincon_Romantico

      Rincon_Romantico

      06 Noviembre 2015 a las 10:04 |
      Tienes razón, Roxana. Había un error de transcripción en el texto y nos faltó por añadir una frase. Mil gracias por hacérnoslo notar.
  • Silvia77

    Silvia77

    05 Noviembre 2015 a las 18:20 |
    Como miope me solidarizo con esa pobre gente que no veía tres en un burro. Qué suerte haber nacido en esta época, debía ser un tormento.
    El gesto de desprecio con el monóculo se lee bastante en las novelas históricas de la época, como la de Ligeramente peligroso, de Mary Balogh. Y queda claro que la invención de la imprenta y la popularización de la lectura fue un punto de inflexión en la evolución de las gafas. Estupendo artículo.
  • Jorge Casasaltas

    Jorge Casasaltas

    04 Noviembre 2015 a las 13:42 |
    Vaya pedazo de artículo!!! Jamás me he puesto a pensar de qué época provienen las gafas, pero me ha dejado parado ciertas cosas que desconocía por completo. Me ha hecho gracia lo de la esmeralda utilizada por Nerón para poder ver las batallas de los gladiadores, o ciertos nombres utilizados en estos utensilios como es el de los impertinentes. Y si es cierto, cosa que hemos visto en muchas películas, que el monóculo en muchas ocasiones se ha utilizado como instrumento para mostrar cierta arrogancia en las altas clases. Vaya, un artículo que me ha dejado muy perplejo en muchos aspectos. Muy bien documentado.
  • Cristina Sánchez

    Cristina Sánchez

    04 Noviembre 2015 a las 13:10 |
    Que articulo más estupendo. No tenía ni idea de que época venían las gafas, y la verdad es algo que nunca me lo había pregundado, aun teniendolas desde hace muchos años. Lo que me ha llamado mucho la atención es que se usaban esmeraldas para ver los combates de gladiadores. Ha sido un articulo muy interesante, me ha gustado mucho leerlo.
  • Paqui Medina Ivorra

    Paqui Medina Ivorra

    04 Noviembre 2015 a las 12:07 |
    Un artículo interesante y completo. La verdad es que hoy es impensable que una persona deje de realizar tareas del día a día como trabaja, leer, escribir, ... por que no vea bien. Como miope desde hace mucho tiempo que soy y con vista cansada por la edad, creo que no sabría que hacer sin mis lentillas y gafas.
  • isabella

    isabella

    03 Noviembre 2015 a las 20:37 |
    Me ha encantado el articulo, la verdad es que una cosa tan importante como las gafas que ayudan tanto (me incluyo) y la verdad es que no sabia nada de ellas, es interesante saber que datan las primeras desde hace tanto tiempo.
    Sin duda ha merecido la pena leerlo.
  • LadyLaura

    LadyLaura

    03 Noviembre 2015 a las 18:10 |
    Yo que desde pequeña he llevado gafas, me preguntaba mucho como solucionarían este problema en esas épocas. Me ha encantado imaginar la mirada de algunos mayores mirándote a través del monóculo de forma arrogante y pensando: no eres nadie. Y aunque según el artículo, eran muy utilizadas por la gente, no se han salvado veces nuestros protagonistas de algún que otro lío por las cegueras de los malos... Muy buen artículo.
  • ANA MARIA GARCIA

    ANA MARIA GARCIA

    03 Noviembre 2015 a las 08:12 |
    Genial, me ha parecido muy interesante este reportaje, la verdad es que no me había planteado nunca que hacían en la antigüedad con este tema, pero se ve que siempre ha habido formas de ver mejor, si es que...si no existe algo...hay que inventarlo.
  • Irune

    Irune

    02 Noviembre 2015 a las 23:22 |
    Jamas hubiese creido que las gafas hubiesen sido inventadas en la antiguedad, creia que era mas bien del siglo 17-18...
    Es curioso que un artilugio que es para ver. se utilizase aparte para marcar su rango en la sociedad o para menospreciar a otra persona como en el caso del monoculo. Lo que mas gracia me hace que en aquel entonces tu reputacion quedase dañada en caso de que alguien te echase una miradita mala a proposito...y hoy en dia las utilicemos como si nada, evolucion supongo.
  • Almudena

    Almudena

    02 Noviembre 2015 a las 14:42 |
    ¡¡Que curioso!! Jamás me había planteado lo mal que lo tendrían que pasar en otras épocas por el simple hecho de ver menos de lo normal. Es normal que se considere uno de los mejores inventos en 2.000 años porque la perdida de visión es algo que afecta a demasiada gente.
    Que interesante los distintos tipos de lentes que se han ido inventando, lo de mirar a través de una esmeralda es muy curioso aunque un tanto incómodo me temo.
  • Angela

    Angela

    02 Noviembre 2015 a las 14:38 |
    Buen articulo. No tenía ni idea de que las lentes de contacto fueran tan antiguas, pensé que serian mas recientes, como en los años 60, por ejemplo. Lo que sí había leído que los monoculos los usaban la gente de la alta sociedad para alardear de estatus y menospreciar al resto de la gente. En cuanto entramos a una óptica ahora, no nos paramos a pensar en toda la historia que conlleva detrás. Gracias por la información.
  • Anabel

    Anabel

    02 Noviembre 2015 a las 12:32 |
    Hoy día con sólo acudir a una óptica tenemos al alcance de nuestras manos infinitos modelos de gafas, pero nunca pensamos en cual es su origen. Un artículo muy interesante. Me ha gustado mucho.
  • eva026

    eva026

    01 Noviembre 2015 a las 19:46 |
    Me ha gustado mucho el artículo, no sabia ciertas cosas sobre ellos de echo yo pensaba que los anteojos solo servian para lo que dice en el artículo pero no en ocasiones servian a algunas personas para ver, por que claro tambien he leído de gafas, un gran invento ya que no me imagino yo que tengo ahora gafas, que en otras épocas no pudiesen ver. Gracias por el artículo
  • Haley

    Haley

    01 Noviembre 2015 a las 17:04 |
    Me ha encantado el artículo. Lo cierto es que no me había parado nunca a pensar lo mucho que este objeto ha evolucionado a lo largo de los años.
  • crishi

    crishi

    01 Noviembre 2015 a las 00:07 |
    Estupendo artículo y muy completo. La verdad es que no conocía nada sobre este tema. Solo lo relacionado con el estudio del ojo por el científico árabe, puesto que leí un libro histórico al que se hacía referencia y me interesó.
    Para mí, desde muy pequeña, habría sido un auténtico calvario el haber vivido en épocas pasadas...
    Gracias por este artículo!!!
  • Katon

    Katon

    31 Octubre 2015 a las 18:38 |
    ¡Fantástico artículo! No me podía imaginar cuándo se empezaron a usar esos cristales pulidos por primera vez. Esto sí que ha sido una interesantísima clase de historia. Lleno de detalles que desconocía. La evolución a las gafas actuales fue relativamente rápida y menos mal que se dejaron de usar los quevedos, tenían que ser muy molestos!
    Gracias por otro artículo tan interesante!
  • Cynthia HJ

    Cynthia HJ

    27 Octubre 2015 a las 12:51 |
    ¡Me ha encantado este artículo! Ahora ya sé más sobre las gafas y cómo empezaron a usarse. Yo, que llevo gafas desde pequeña, a menudo me preguntaba cómo sería la cosa si nadie las hubiera inventado. Y, leyendo novelas, siempre me pregunto cómo lo harían en esas épocas si son miopes como yo. Si llego a nacer en esos tiempos, de tanto forzar la vista estaría ya apenas sin vista XD
  • Patriki

    Patriki

    26 Octubre 2015 a las 13:36 |
    Un artículo muy interesante. La verdad es que me imagino lo mal que lo tuvieron que pasar las personas que no disponían de gafas y tenían una mala visión o casi ninguna. Las gafas mejoraron la vida de las personas notablemnte. Yo adoro la historia y me encantan las epocas pasadas pero doy gracias de haber nacido en esta época ya que yo estoy operada de extravismo de los dos ojos y llevo gafas desde los dos años y si hubiera nacido en otra época probablemente hubiera sido una carga familiar.

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.