Serie Showgirls, de Susan Andersen

  • Fecha: Jueves, 15 Diciembre 2016
  • Visitas: 1311

Susan Adersen nació en 1950 y creció en Seattle, Washington. Tras cumplir los 30, Andersen sintió que quizá ya «había vivido suficiente como para encadenar un libro entero». Está casada con su novio del instituto y tienen un hijo. Escribe novelas románticas actuales y ha logrado un gran éxito, sitúa siempre sus libros en los puestos más altos de los libros más vendidos.

En la saga Showgirls Susan nos traslada a Las Vegas, donde un par de amigas trabajan como bailarinas en uno de sus famosos casinos. En esta serie nos narra la historia de Treena, una preciosa treintañera que acaba de enviudar, y de su alocada amiga Carly, una soltera empedernida y amante de los animales. 

corazonesjuego20121. Corazones en juego

LEE LA CRÍTICA

El jugador de póquer Jax Gallagher cometió un error de novato. Hizo una apuesta arriesgada y perdió... Y el hombre que había ganado reclamaba lo que era suyo, si no... El problema era que la pelota de béisbol que se había jugado estaba en manos de la viuda de su padre, una bailarina de Las Vegas. Jax tenía que recuperar el preciado objeto por cualquier medio. Pero resultó que Treena McCall no era la despiadada cazafortunas que Jax esperaba. Treena ya tenía demasiadas cosas de las que ocuparse sin tener que enfrentarse al increíble poder de seducción del sexy Jax Gallagher. Aunque Jax y Treena sabían que no debían arriesgarse con el amor, a veces merecía la pena apostar; el premio podía ser increíble si uno se atrevía a poner en juego el corazón...

soloporplac20122. Solo por placer

LEE LA CRÍTICA

Carly Jacobsen, bailarina de Las Vegas, comprobaba una y otra vez que su idea de diversión no tenía nada que ver con la de su vecino Wolfgang Jones. Desde luego era guapísimo y parecía sentir debilidad por sus piernas, pero era un auténtico robot. ¿Cómo podía entonces explicar la química que existía entre ellos?

Wolf se había fijado en las piernas de Carly porque siempre parecían estar enredadas entre las correas de su ridícula variedad de animales. Su vecina era una molestia, pero, por algún motivo, él no podía dejar de pensar en ella.

Entonces, un momento de debilidad desembocó en una experiencia sexual increíble que los ayudó a descubrir que al menos había una cosa que ambos encontraban divertida...

*Artículo realizado por cristina c.

Comentarios (0)

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras