4.2/5 Rating (37 votos)
Doce años y un instante

Cómpralo en ebook

Cómpralo en papel

Doce años y un instante

Especificaciones

  • Autor: Anna Casanovas
  • Editorial: Vergara
  • Género: Romance actual
  • Formato: Grande, rústica
  • 1ª Edición: 5 Junio 2013
  • Visitas: 28355

Sinopsis

Doce años y un instante fue finalista del III Premio Vergara-El Rincón de la Novela Romántica.

Sebastián Nualart cometió un grave error en su adolescencia, y a causa de ello su familia tuvo que mudarse a Cádiz para que empezase de cero. Fueron tiempos difíciles, pero después de recuperar el cariño de sus hermanos y conocer a Cecilia, Sebastián pensó que el sacrificio había valido la pena. Pero el pasado no ha quedado atrás, y la mejor noche de su vida acaba por convertirse en un infierno. Sebastián se ve obligado a huir de nuevo, esta vez mucho más lejos y con la certeza de que no podrá regresar jamás. Doce años más tarde, Cecilia es una mujer fuerte y decidida, que no está dispuesta a ceder ante el hombre que la abandonó sin darle la menor explicación. Pero Sebastián ha estado esos doce años luchando por volver a verla, y ni ella ni nadie van a impedírselo.

«Una novela única y preciosa, muy romántica y con un toque de sensualidad, que no dejará indiferentes a los lectores. Impecablemente escrita, es una historia ágil y con personajes atrayentes, tanto los principales como los secundarios.»
El Rincón de la Novela Romántica

Críticas

Crítica realizada por Roslynn

Doce años y un instante fue finalista del III Premio Vergara-El Rincón de la Novela Romántica.

Doce años y un instante es una novela preciosa. Anna Casanovas ha escrito una historia sencilla y a la vez compleja, cargada de sentimientos de todo tipo... y si tuviera que describirla con una palabra sería: Intensa. Es, en mi opinión, la mejor novela de Anna Casanovas hasta el momento. Es romántica a más no poder, con un toque de sensualidad magnífico y muy elegante. Es sentida y profunda, pero también tiene acción, que da mucho dinamismo a la narración.

Las pinceladas de erotismo durante las escenas de pasión entre Cecilia y Sebastian, con el corsé de Cecilia (y todo lo que significa ese corsé), da morbo, pero un morbo con mucho estilo y mucha clase, que no dejará indiferente a los lectores. Me maravilla cómo ha conseguido describir la pasión contenida, la rabia y el deseo con tantísima elegancia y sin necesidad de ser soez.

Los personajes lo son todo en esta novela, tanto los principales como los secundarios. La trama es sencilla, pero son los propios personajes los que hacen que la trama cobre vida y se convierta en la gran historia que es.

Cecilia es un personaje muy complejo, sobre todo su interior... Detrás de su aparente fortaleza se esconde una mujer real con sus miedos, con sus recuerdos dolorosos, con los palos que le ha dado la vida, y con muchas inseguridades.

Sebastian es un personaje tenaz y que sabe lo que quiere. Ha vuelto a por Cecilia y no parará hasta conseguirla. Fuerte, decidido y enamorado hasta las trancas, no ha podido olvidar a la mujer de su vida, aunque haya pasado doce años sin verla. Este tiempo sin ella tan solo ha conseguido avivar todavía más su amor por ella y su deseo de tenerla en su vida para siempre.

Es Sebastian quien consigue romper la coraza de hielo tras la que se esconde Cecilia. Él es el único que la hace sentir y ser ella misma. Sebastian sin Cecilia no es nada, y Cecilia sin Sebastian tampoco. Se complementan, se retan, se desafían y brillan con luz propia cuando están juntos.

Cada personaje secundario tiene su "aquel", y son importantes para el desarrollo de la historia, y también te deja con ganas de más... por ejemplo con la historia de amor que se vislumbra entre el médico que trata a la madre de Cecilia y la hermana de Cecilia. Eso daría para una historia preciosa.

Creo que esta novela da pie para hacer una serie, con las historias de algunos personajes secundarios.

Es una novela muy trabajada, no deja nada al azar. Muy bien desarrollada... te mantiene con la intriga hasta el final, para descubrir el motivo por el que Sebastian se marcha 12 años atrás.

La novela está escrita impecablemente, es ágil, se lee muy rápido y no se hace nada pesada, con un vocabulario muy rico y que da gusto leer. Una narración sencilla y directa.

Un detalle que me ha encantado es el trocito de canción que acompaña cada inicio de capítulo. Debo confesar que mientras leía la novela, me iba a buscar cada canción que tocaba en cada capítulo, porque cada canción tiene mucho que ver con lo que pasa en cada momento en el libro.

Resumiendo, para mí Doce años y un instante es una novela muy bonita, que me ha entusiasmado leer.

Crítica realizada por Irdala

Esta noche he dormido muy poco. Y, es que, últimamente, para poder encontrar un ratito para leer necesito robarle horas al sueño.

Mi intención era leer un poquito y marcharme a dormir enseguida, pero desde la primera página me quedé atrapada en esta historia y ya no pude soltar la novela hasta que la acabé. Me fui a dormir flotando en una nube de sensaciones y sentimientos y me he pasado toda la noche soñando con la novela. Ha sido un placer despertarme con ella y seguir, hasta ahora mismo, saboreándola.

Cuando leí la primera novela de Anna Casanovas ya dije que era una escritora a tener en cuenta, que escribía muy bien y muy sencillo, que era amena y dulce y que resultaba muy agradable. Pero me faltó pasión y empuje y me pareció una autora para lectoras jovencitas. A medida que ha ido publicando libros, Anna ha ido cambiando y encontrando su voz, pero no ha sido hasta que ha escrito "Doce años y un instante" que ha conseguido conquistarme totalmente.

En este libro Anna ha escrito una novela en la que se nota que ha puesto el alma. Ha sabido plasmar la rabia y el dolor, la pena, la angustia, el miedo, el rencor, la ternura, el deseo y, sobre todo, el amor. Un amor que se palpa y que duele, que desgarra, angustia e impregna todas y cada una de las páginas de la novela de manera emotiva y sensual.

Me ha maravillado la forma en la que la autora ha sabido ir relatado cuanto acontece desde el comienzo de la relación de Cecilia y Sebastián. Vemos, al inicio, a dos jóvenes enamorados con el miedo, las ganas y los sueños que se tienen a esa edad. Con la intensidad, la inocencia y el deseo que se siente en la primera juventud. Y de ahí pasamos a la tristeza y al varapalo que supone la primera ruptura, para una de las partes porque no entiende el cómo ni el porqué y para la otra, porque es consciente del daño que hace y se hace a sí mismo. La historia continúa vivida ya desde los sentimientos de dos adultos y la vemos desde la perspectiva de dos personalidades ya formadas, forjadas y marcadas por un amor y un dolor que erosionó sus corazones y sus almas.

Con partes contadas en primera persona por ambos protagonistas, nos ponemos en la piel de cada uno de ellos y nos imbuimos de sus sentimientos. Es difícil no sentir empatía y comprender sus reacciones, aunque debo admitir que Sebastián me ha ganado por completo y que me he enfadado con Cecilia por no perdonar antes; sin embargo la entiendo porque es quien es a consecuencia del calvario que ha pasado.

Me han gustado muchísimo todos los secundarios y espero poder leer las historias de Cano y Teresa y Alexia y José Antonio. Me ha encantado la madre de Cecilia y la delicadeza y sencillez con la que cuenta Anna la enfermedad que padece, sin regodearse y ser morbosa y hasta poniendo una nota de humor.

Tal vez lo único que me ha fallado un poco, porque me cojea y no acaba de convencerme del todo, ha sido el motivo que mantiene separados a Cecilia y Sebastián durante tantos años, aunque dada la intensidad de la historia de amor, ha terminado por darme igual. Y, es que, la novela es un nudo de emociones complejas que se va desatando poco a poco al mismo tiempo que al lector se le va encogiendo el estómago y acelerándosele el corazón.

Un sobresaliente para la parte sentimental, sexual y erótica de la novela, porque Anna te hace sentirla, vivirla y, expectante, tú te vas asfixiando poco a poco bebiendo acelerada los momentos que los protagonistas comparten piel con piel.

De nota también los tres epílogos y los trocitos de las canciones que preceden los capítulos.

Y por último (porque yo si me callo reviento), comentar cuánto se nota quienes son las autoras que son lectoras, aquellas que llevan montones de libros a sus espaldas y, sobre todo, quiénes son las que saben lo que es una novela romántica, cuáles son los pilares sobre los que se erige una novela de este género. Anna es una de ellas y por eso ha conseguido con esta historia erizarme la piel, emocionarme, ponerme mariposas en el estómago y dejarme con ganas de más.

Críticas

Crítica realizada por Patufet

Las novelas contemporáneas de Anna Casanovas siempre me han gustado por que son sencillas pero muy emotivas y además sus personajes siempre resultan muy cercanos , si es verdad que con Hotel California me quedé bastante decepcionad pero con Doce años y un instante me ha conquistado totalmente.

El libro empieza doce años atrás cuando Cecilia cumple los dieciocho y Sebastián le declara sus sentimientos , están enamorados y van a iniciar una relación , pero a la mañana siguiente Sebastián ha desaparecido sin despedirse , Cecilia espera noticias pero van pasando los meses y no llegan , lo que le hace pensar que todo fue un engaño.
Doce años después Sebastián regresa y quiere recuperar a Cecilia pero ella se ha convertido en una mujer fuerte que no volverá a pasar por lo mismo , guarda mucho rencor en su interior para poder perdonar a Sebastián y ni siquiera le da la oportunidad de explicar el porque de su huida.

Para mi esta es la mejor novela que ha escrito la autora, porque a parte de una gran historia de amor hay una historia de sentimientos , de pasión , de segundas oportunidades y de mucha sensualidad.

Tanto Sebastián como Cecilia me han encantado , son humanos y cometen fallos pero los vemos madurar a lo largo de la historia , Sebastian cometió un error por el que ha estado pagando durante doce años y vive con el afán de recuperar a Cecilia, aún sin saber si ella volverá a admitirlo otra vez en su vida , o si ella ya habrá formado su propia familia , Cecilia por su parte se ha convertido en una mujer fuerte , dura , que no está dispuesta a perdonar al hombre en el que más confiaba, ha creado un armazón alredredor de su corazón que va ser muy difícil de romper.
Me he puesto de lado de Sebastián aún sin saber los motivos por los que se fue , pero Cecilia al final me ha resultado un poco cabezota.
Es innegable que la química entre ellos sigue ahí , pero también hay mucho amor y mucha pasión contenida ,de hecho hay escenas muy sensuales que tienen que ver con el corsé de la portada.

La autora nos presenta la historia , a veces desde el punto de vista de Sebastián , otras desde el de Cecilia y otras en tercera persona, con lo que nos hace que entendamos el proceder de las dos partes y la lectura resulte muy ágil y adictiva.

En cuanto a secundarios hay muchos y muy buenos , los hermanos de Sebastián , los amigos de Cecilia , todos con un papel importante y algunos con su propia historia , que me imagino que la escribirá la autora, pues nos deja con la miel en la boca de saber como continuará.

Como he dicho, para mi es sin duda la mejor novela que ha escrito Anna, es una novela profunda, que ahonda muy bien en los sentimientos, resulta muy romántica y muy emotiva, con unos personajes de los que te cuesta olvidar, sobre todo Sebastián que es un personaje increíble.

Mi valoración Muy Buena

Crítica realizada por Merche

Me he leído varias cosas de esta escritora y de verdad que me ha sorprendido con esta novela porque, aunque sigue manteniendo su estilo suave y delicado, casi de novela romántica juvenil, aquí se ha liado la manta a la cabeza y nos deleita con un par de escenitas subidas de tono que ya quisieran muchas. Ojo, escenitas subidas de tono pero con una sensibilidad increíble, narradas con un estilo cuidado al máximo y en ningún momento sacando los pies del tiesto. De las que hacen subir la temperatura y decir: ¡qué bien escribe esta mujer!

El personaje de Sebastián me ha encantado. Su pasado, del que consigue salir con una voluntad de hierro, su formación aguantando carros y carretas, el triunfo que no se le sube a la cabeza, su manera de ver la vida, su amor por la tierra de Cádiz. Es un personaje que sufre y que ama casi a partes iguales, de los que te hacen ponerte a su lado desde el principio, de los que gustan y acabas adorando.

Cecilia también es un personaje especial, con fuerza, con ánimo a pesar de las circunstancias. Me ha gustado ese miedo que tiene y contra el que lucha poniéndose un corsé. Porque no es una mujer de armas tomar que hace frente a todo como una valkiria, sino una mujer a secas, con sus fantasmas y sus ilusiones, con el problema añadido de la enfermedad de su madre, capaz de levantar la cabeza y seguir adelante.

Algo que me gusta de esta escritora es el modo sutil con el que nos introduce otras parejas en sus novelas. Claro, luego se quejará de que las lectoras le pidan la historia de la hermana, la de Pedro, la del tabernero o la de la portera, por poner un ejemplo... Pero es que todos y cada uno de los secundarios son merecedores de su propia historia. Yo, desde luego, quiero leer completita la de Pedro y Teresa, que promete y mucho.

No voy a extenderme mucho más porque en críticas anteriores ya se ha dicho casi todo y yo estoy de acuerdo en que es una novela romántica a tope, dulce, seria, trabajada y, sobre todo, hecha con cariño y dedicándole tiempo (que eso se nota, no como en otras que digo yo deben ponerse al teclado y salga lo que salga).

Y como soy mala, mala, mala, quiero poner también un puntito negativo (pero que conste, para nada me ha fastidiado la novela, en todo caso me ha hecho leerla con más interés porque son simples erratas que, si lees deprisa ni te das cuenta de ellas). Ahora sería incapaz de saber en qué página están y, como digo, pasan sin pena ni gloria porque son dos y simples fallos de impresión. El corrector de word alguna veces juega esas malas pasadas. Un par de "porque" separados y el cambio del nombre de Teresa por el de Cecilia. Poca cosa.

Eso sí, quiero saber si el hermano de Sebastián tendrá su propia novela porque me ilusionaría que acabase con... Pues no lo digo, hala, que se descubre todo.

Mis felicitaciones a la autora por hacerme pasar unas horas maravillosas y obligarme a dejarlo todo para seguir leyendo. Haciendo patria, como debe ser.

Crítica realizada por Rociodc

Por fin he disfrutado de esta novela, me gusta muchísimo esta autora, pero en actual es la primera que leo suya, y tengo que decir, que ahora me gusta más.

Doce años y un instante, es una novela para disfrutarla de principio a fin, es adictiva, y te engancha de tal manera que no la puedes parar de leer, al menos para mí así ha sido.

Es una novela que empieza de manera muy bonita y muy dulce, pero tras un mazazo todo se rompe... te deja con una espinita clavada, y me dio rabia por no entender que estaba pasando, pues hasta que la novela no avanza no entendía el qué y el porqué, y esto es una de las cosas que también me han encantado de la novela, que lo descubres a la vez que su protagonista...

Los personajes son de esos que se convierten en entrañables, que extrañas una vez acabas de leer su historia. Sebastián me enamoró en la primera página, y a Cecilia le cogí un cariño especial, sufría todo lo que sufría ella.

Los personajes secundarios, son muy importantes en la trama, y se puede decir que se conocen dos historia de amor... y me da la sensacion que una tercera pero solo a medias... Me pregunto si conoceremos más de esta...

Sebastián es un chico joven con problemas, por lo cual él y su familia se mudan a Cádiz. Allí conoce a Cecilia, y se hacen amigos inseparables, cuando ella por fin cumple la mayoría de edad él le confiesa su amor. Todo parece perfecto, pero un revés del destino hace que tengan que separarse y sin despedirse siquiera.

Doce años después, y tras muchas cosas vividas, sus caminos vuelven a cruzarse. Sebastián vuelve dispuesto a recuperar al amor de su vida, pero no espera a la Cecilia que encuentra, y que por su silencio, es en la que él la ha convertido: en apariencia una mujer fuerte y fría, pero que es muy vulnerable.

Pero Sebastián no lo ha pasado mejor que ella, su marcha forzada y su silencio, le han amargado la vida, y quiere recuperar aquel instante en el que fueron felices, pero no sera tan fácil.

Una historia de AMOR, con mayúscula, sin desperdicio, y que recomiendo totalmente. Preciosa y difícil... Sentimientos contradictorios, que no te dejarán indiferente...

Mi valoración 4,5/5.

Crítica realizada por Artemisa

Lo comencé sabiendo que tenía muy buenas críticas, y eso para mi no suele ser bueno porque me hago expectativas muy grandes en cuanto al libro. Aun así al empezarlo me di cuenta que nada más que por la manera en que la autora escribe se merecía todos esos elogios. Tiene una manera muy sencilla de narrar la historia y eso hace que comunique con el lector, al menos en mi caso.
En cuanto a la trama, no se por qué pero me la imaginaba diferente. No me esperaba para nada ese comienzo tan peculiar y esa historia de fondo no dicha que me ha mantenido en vilo media novela deseando saber, que había pasado. Y es que aun teniendo los saltos de personajes en los que ambos muestran su visualización personal de las situaciones, en ningún momento me sentido perdida, al contrario. Hace que te pongas del lado de ambos protagonistas, sintiendo lo que sienten ellos y deseando por favor, que todo acabe bien.
Y es que esta novela, está compuesta por situaciones trágicas y difíciles pero perfectamente acompasadas con el amor y los valores de las personal, porque me ha parecido un libro muy, muy romántico.

En cuanto a los protagonistas, reconozco que Sebastián me ha robado el corazón. Es un hombre que se ha hecho a sí mismo y que posee unos principios admirables. Por otro lado está Cecilia y su dolor, una chica que ha sufrido mucho y que en ocasiones me ha exasperado con sus negativas pero a la que hay que comprender... Doce años, son muchos años.

Los personajes secundarios tienen una personalidad propia muy bien definida y encajan perfectamente con la historia... al menos hasta pasada la mitad del libro. Después, casi al final me ha dado la sensación de que la historia de Cano y Teresa no venía mucho a cuento y hubiese preferido saber más del día a día de los protagonistas y prescindir de ese paréntesis en el que hemos conocido la historia de los secundarios.
Aun así, este libro me ha parecido estupendo. Escrito con mucho gusto y sencillez, que me ha hecho disfrutarlo de principio a fin.

Valoración 4/5

Crítica realizada por Crishi

Con Anna Casanovas tengo sentimientos encontrados. He leído otros libros anteriores a este y aunque sus historias me han gustado, no me terminaban de convencer. Por ejemplo, cuando aborda temas serios (lo digo con conocimiento de causa debido a circunstancias personales), sí, se nota que se documenta pero le falta rigor, se queda a medio camino y no le saca partido en un sentido creíble que se ajuste con la realidad en un amplio porcentaje. Sin embargo para nada me he dejado influenciar por este asunto y ya digo que, sin ser seguidora de Anna Casanovas, otros libros de ella han caído en mis manos.

En esta novela me he encontrado con una historia y unos protagonistas algo más maduros, sólidos y mejor perfilados. Sebastián me ha parecido un hombre fuerte, su vida está llena de superaciones y no duda en abrir su corazón al amor de su vida tras muchos años de ausencia. A Cecilia el abandono de Sebastián, junto a la enfermedad de la madre y la separación del padre en unos momentos tan delicados, le han pasado factura. Con los años se ha rodeado de una coraza porque en el fondo está llena de inseguridades y tiene miedo de volver a arriesgar sus sentimientos. Sebastián me ha gustado, es un protagonista con mil historias a sus espaldas que se ha forjado un futuro prometedor y se deja querer de lo buenazo que es. Por otro lado, Cecilia es un hueso duro de roer y se lo pone difícil a Sebastián. Aunque comprendo su actitud (su dolor y su desconfianza), alargar la relación en ese sentido con conversaciones inconclusas se me ha hecho un poco pesada la pobre. De Sebastián te enamoras o te enamoras, y ya está. Pero Cecilia es otro cantar, es mejor echarle paciencia y esperar a que cambie para que gire la relación y corra el aire.

Es una historia de segundas oportunidades y reconciliación muy bonita pero muy dura a la vez. Al descubrir los motivos por los que Sebastián se marchó a Chile me quedé de una pieza. La verdad es que tiene un trasfondo de calado (además del toque a culebrón si pones una madre así en tu vida) que se cuenta a la ligera, a mí me parece que queda desdibujado porque los sentimientos de pareja se lo "comen" todo, el desarrollo de la historia está muy enfocado en la relación que mantienen los protagonistas.

Desde mi punto de vista, lo más destacable es el intenso grado de emotividad que transmite la historia y la sensibilidad con que está contada. Encuentro que la autora marea demasiado la perdiz, dando muchas vueltas de tuerca a los sentimientos de los protagonistas para después resolver todo (a mogollón) de manera precipitada en las últimas páginas.

La verdad es que, en términos generales, la novela me ha gustado, pero si la analizo por partes también me han descolocado un poco algunas situaciones. Me cuesta creer en los encuentros casuales en la barra de un bar (que conste que la escena es buena) cuando se sabe dónde va el uno y la otra no se sabe de dónde viene, cuando hay una separación tan larga en el tiempo y se mantienen intactos los rescoldos, o cuando estamos ante una madre con unos rasgos desnaturalizados y sin una razón de verdadero peso que justifique su conducta. ¿Acaso Antonia, la madre de Sebastián, ocultaba algún trauma? Opino que las relaciones secundarias se quedan cortas y una de ellas hasta incierta. En cuanto a la forma de acabar el libro.... jod(piiiiiiiiiii) Tres por el precio de uno.

Doce años y un instante me ha resultado una buena historia, de las que te ponen la piel de gallina con tanto sentimiento descrito del derecho y del revés, y que es marca de la casa. Es una novela que nos habla sobre cómo perdonar, cerrar viejas heridas y pasar página para seguir amando sin resentimiento.

Bueno, continuaré leyendo a la Anna Casanovas porque pienso que, aunque sus tramas no me hacen botar en el sillón, su punto fuerte está en que mima sus historias, sabiendo manejar muy bien los sentimientos de manera que se meten bajo la piel y conmueven.

VIII Premio Vergara - RNR

Concursos del mes

Novelas online

  • Una chica sola

    Una chica sola

    La directora de casting Kasey Dunlap tenía una habilidad especial para encontrar al hombre perfecto… en el aspecto profesional, naturalmente. Pero cuando su prometido la dejó...

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel