Abril Camino - Pecado, penitencia y expiación

Visitas: 1130

Crítica realizada por Sol Velasco

Llegué a esta novela a través de varias recomendaciones. Tenía algunos prejuicios iniciales en contra, ya que me habían advertido que era una novela dura, pero no me arrepiento en absoluto de haberla leído. De hecho, hace solo un mes que la compré y ya la he releído.
La novela narra la historia de Carmen, desde su dura infancia hasta los aproximadamente 40 años. Carmen se refugia, de niña, de todos sus problemas en Gonzalo, su vecino y compañero de colegio, cinco años mayor que ella. Pronto, en cuanto ella alcanza la adolescencia, son conscientes de que están enamorados e inician una relación que es idílica en todos los sentidos.
La novela se divide en tres partes y toda la primera parte (el Pecado) es la narración de esta relación. Al final de esta primera parte, Carmen traiciona a Gonzalo de la forma más horrible y ella misma sufre con mucha crueldad las consecuencias de lo que ha hecho. Tienen que separarse sin remedio y empieza la fase en la que Carmen deberá empezar su vida desde cero.
A lo largo de toda la novela, entramos en profundidad en la psicología de los personajes, especialmente de Carmen, la protagonista (y narradora en primera persona). Las reflexiones que realiza sobre el por qué de sus acciones son geniales. Vamos conociendo cómo rehace su vida, pasando por París y Nueva York (la ambientación en las dos ciudades es buenísima) y las muchas cosas que le van ocurriendo.
En resumen, una novela profunda, amena y altamente adictiva (conozco a otras tres personas que la han leído además de mí y las cuatro coincidimos en haberla leído del tirón porque no encontramos un momento "aburrido" en el que parar).

Lo mejor:
- La gran carga emocional de la novela. Se agarra a las entrañas hasta el punto de hacer sufrir. Por suerte, el ritmo es tan fluido que hace que el sufrimiento vaya pasando rápido.
- La novela está narrada de tal manera que es imposible no enamorarse de los protagonistas masculinos. Primero Gonzalo y después, el resto de personas que pasan por la vida de Carmen... todos nos dejan con la sensación de que podríamos enamorarnos de ellos.
- Julio, uno de los secundarios. Pide a gritos su propia historia.

Lo peor:
- El protagonista masculino, Gonzalo, no consigue tener la fuerza que tienen otros personajes.
- El ritmo tan rápido. Aunque, por un lado, es positivo para "no sufrir" tanto con los avatares de la vida de Carmen, por otro lado, hace que la novela se lea rápido y deje con ese sabor de boca extraño que dejan las novelas que te gustan y se te escapan demasiado pronto de las manos.

Área de usuarios

logo-face