Amaya Evans - El hombre del cuadro

Visitas: 3705

Crítica realizada por Patufet

Sinopsis
Una maldición de hace más de 400 años, termina por acercar a dos seres muy distintos y necesitados de amor. Un hombre atrapado en un cuadro desde hace siglos, atormentado por los errores de su pasado, se enamorará de una mujer a la que ha visto por varios meses pero con la que nunca ha podido hablar.
Una mujer sola, deseosa de dar amor y recibirlo, que ve transcurrir su vida trabajando en un museo y luego viendo televisión en su casa, piensa que en su vida no hay nada interesante y que así será, hasta el día en que se muera, de pronto conoce a un hombre que se vuelve el centro de sus fantasías y con el tiempo su gran amor... El único problema, es que él vive dentro de un cuadro.
Dos seres totalmente solos, en una hermosa historia de amor. ¿Podrán ser felices para siempre, viviendo en dos épocas distintas?

Meredith Olsen, a sus treinta y dos años se siente sola, su vida desde que murió su abuela después de una larga enfermedad, es solo su trabajo, sus amigas ya se han casado y ella no ha encontrado a nadie con quien compartir su vida. Trabaja de vigilante en un museo y recorre los pasillos viendo los cuadros y preguntándose por la historia de los mismos. Pero hay un cuadro ante el cual siempre se para a mirar, ya que hay en él un hombre muy apuesto que parece real , pero que se ve muy triste.

Michael no tenía ningún motivo de alegría en su vida, hasta que un día vio a una mujer hermosa que le hacia sentirse vivo, ella en su recorrido siempre se paraba frente a él y lo miraba durante largo rato, hasta que Michael decidió que era hora de presentarse, pero cuando se dirigió a Meredith, ella salió corriendo y no ha vuelto en varios días a pasar delante del cuadro.
Pero a Meredith le puede la curiosidad y vuelve a ver a Michael y es así como él le explica porque está en esa situación, lleva 400 años atrapado en una maldición, en su época era un libertino que engañó a una joven que después se suicidó y su madre lo maldijo encerrándolo en un cuadro, a lo largo de esos años ha visto morir a gente querida, pero está solo.
Los dos se sienten bien hablando, y cada día ella está con él el rato que puede, pero poco a poco se van enamorando y Michael puede tocarla, parece que la maldición va cediendo un poco y llega un día que Meredith puede entrar en el cuadro y pueden vivir su historia de amor, ya que el tiempo dentro del cuadro equivale a muy poco tiempo fuera.
Pero no todo va a ser sencillo porque cuando empiezan a hacer planes de futuro atracan el museo hieren a Meredith y roban el cuadro, dejándolos sin saber el uno del otro.

Ya conocía a esta autora por Tú serás para mí, que me pareció muy bonita, así que decidí leerme esta, que no está mal, es una historia sencilla de esas que va bien leer entre libros, que se lee rápido sin más pretensiones que pasar un buen rato.

La historia está escrita en tercera persona pero es casi toda bajo el punto de vista de Meredith, apenas hay secundarios y no tienen gran transcendencia en la trama, y en cuanto a los protagonistas no me han acabado de gustar, resultan muy planos, de los que consigues olvidar practicamente al acabar de leer.

En definitiva, una historia sencilla y entretenida.

Mi valoración 3/5

Área de usuarios

logo-face