Amy Lane - Los que apuestan

Visitas: 755

Crítica realizada por Patufet

Quentin Jackson ha seguido cada movimiento de Jason Spade en los negocios y en el póquer desde su primer día como estudiantes universitarios. Ocho años después, cuando Jace finalmente decide que Quent es el hombre sin el que no puede vivir, no ve razón alguna para que eso cambie.

Por más que Jace crea que el póquer es como la vida misma, nadie le dio el mismo manual de estrategias a Quent. Después de la primera noche de pasión, comienza el verdadero juego de amor y confianza. Sin embargo, Jace ha estado jugando solo demasiado tiempo como para poder enseñar las reglas de manera fácil. Jace solo habla dos idiomas: uno es el sexo, y el otro el póquer. Entre ambos, necesitan encontrar una manera de convencerse de darle una oportunidad al amor, y a Quent de que le dé una oportunidad a él. Afortunadamente son buenos descifrando probabilidades, porque juegan para ganar, y esta es una relación de alto riesgo por la que de verdad vale la pena arriesgarse.

Este es el tercer libro que leo de esta autora y, debo confesar, que el que más me ha gustado de los tres.

Quentin Jackson y Jason Spade se conocen desde hace ocho años, ya en sus tiempos universitarios, ellos han sido desde entonces los mejores amigos del mundo. Cuando acabaron la carrera decidieron abrir su propio negocio de inversiones , así que trabajan juntos y hacen deporte juntos y siguen manteniendo la partida de póker semanal que comparten con otros amigos. Su vida sentimental no ha estado marcada por las relaciones, Quentin , ha salido con muchas chicas, pero cuando Jace le ponía alguna pega, las dejaba, y en cuanto a Jace, nunca se le ha conocido una relación.
Así que ellos mantienen su amistad por encima de todo, aunque eso cambia el día que Jace decide dar un paso adelante entre ellos, primero con insinuaciones y luego con tocamientos, que dejan a Quent suspirando y deseando más, lo que les lleva a una noche de pasión que cambiará sus vidas para siempre.

Jace es un tipo duro, solitario , un tiburón en los negocios y fuera de ellos, para él la vida es como una partida de poker, y él siempre gana. Después de ocho años decide que necesita a Quent en su vida, pero no a ratos, si no, a tiempo completo, aunque él solo sabe expresarse de dos maneras, con las cartas y con el sexo y es así como intenta convencer a Quent de que se quede a su lado, pero éste no se lo va a poner fácil y le va a enseñar que no todo son las cartas.
Quentin, es el que siempre se ha dejado llevar de los dos, siempre ha confiado en Jace, para seguirle a pies juntillas, en los deportes, en el poker o en el trabajo. Quent nunca ha esperado que Jace sintiera algo por él, y se ha conformado con su amistad, pero ahora que el joven le ofrece una oportunidad, no va a desaprovecharla, pero le va a enseñar, que la vida no es solo sexo y cartas, y si, para ello tiene que esforzarse y ganar algún que otro juego, lo va a hacer, para convencer a Jace, que en el amor hay que confiar y que juntos lo van a lograr.

Como he dicho antes, de los libros que he leído de esta autora, este es el que más me ha gustado, y en su gran parte, ha sido por los personajes, a los que he adorado.
Jace perdió a sus padres y quedó con sus tío y el compañero de éste, cuando los perdió también, se aisló y solo ha dejado que la gente rasque en la superficie, por que en el fondo no es el hombre frío que parece , es vulnerable y tiene miedo a volver a perder lo que más quiere, de ahí que le cueste tanto abrirse a Quent y al amor que siempre ha sentido por él.
En cuanto a Quent, me ha encantado, parece el débil de los dos, pero de eso nada, ya que a la hora de la verdad muestra siempre mucha entereza para hacer entrar en razón a Jace, tiene una paciencia infinita con él y con su forma de hacerle ver las cosas, y si le tiene que preparar algún jueguecito para llevarlo a su terreno tampoco se queda manco.

Si tuviera que poner alguna pega, diría que hay demasiadas escenas de sexo, entiendo que la autora lo hace por que es la forma en la que entiende la vida Jace, pero también hubiera estado bien con alguna menos.

En definitiva, Los que apuestan es una novela que me ha parecido muy romántica y bonita, con unos personajes que han de superar miedos y tienen que apostar por una relación que hasta hace poco era de amistad y ganarle la partida al amor.

Muy bueno

Área de usuarios

logo-face