Amy Lane - No es Shakespeare

Visitas: 2366

Crítica realizada por Patufet

Sinospis
El profesor James Richards se encuentra atrapado por la rutina y ha empezado a notar el peso de la edad. Se siente perseguido por su fracaso sentimental y la humillación que ha sufrido, a pesar de haberse mudado al norte de California, donde lo único bueno que encuentra es su Boston Terrier, Marlowe.
Es en esos momentos cuando una de sus alumnas más difíciles, pero también brillante, decide presentarle a su mejor amigo. Rafael Ochoa se encuentra cronológica, cultural y filosóficamente a mundos de distancia de James, pero también es guapo, amable y todo un desafío para su corazón. Juntos, forjarán un puente entre la susceptibilidad de la costa Este de James y la informalidad de la costa Oeste de Rafael. Sin embargo, ¿podrá su encuentro sobrevivir a la pérdida de fe de James en los finales felices?


James Richards imparte clases de lengua inglesa y a sus cuarenta y tres años su vida se ha convertido en una rutina, abandonado por su pareja después de cinco años de relación, su autoestima no está muy alta, solo disfruta dando clases y con su gran compañero y amigo, Marlowe, un Boston Terrier con el que va a todos los sitios.
Un día, Sophie, una alumna un tanto rara pero con la que disfruta debatiendo en sus clases, le quiere presentar a un amigo sin avisarle, pero el chico llega tarde y Sophie ya se ha marchado. James, que está a punto de llevar a su paseo diario a Marlowe, se queda embobado cuando llega un chico guapisimo como salido de un anuncio de ropa interior , pero cada uno sigue su camino.
Pero Sophie que no ceja en su empeño, al día siguiente los presenta y se va, Rafael se ofrece a acompañar a James a pasear al perro y así conocerse un poco mejor, James es incapaz de hilvanar una frase entera, ante ese espécimen tan perfecto y tan joven, y Rafael se siente muy por debajo de James, pero eso no impide que inicien una relación, aunque tengan que salvar algunos inconvenientes.

De Amy Lane ya había leído otro de sus libros y me pareció una historia divertida y bonita, así que esta me llamó la atención, sobretodo, por la diferencia de status de los protagonistas.

James viene de una familia bien, después de cinco años de relación con Austen y tres viviendo juntos, éste lo dejó por otro hombre llevándose todo su dinero, James entonces decidió irse a la otra punta del país, empezar de nuevo y comprarse el perro que siempre había querido, ahora se encuentra bastante acomplejado, se ve mayor y se ha aislado completamente del mundo, disfrutando solo con sus clases.
Rafael un joven mejicano de treinta años, mecánico de coches, vive en un pequeño apartamento y ahorra para ayudar en los estudios a su hermana.
Cuando James y Rafael empiezan a salir, a los dos les asaltan las dudas, James no sabe que puede ver Rafe en él, ya que es mayor y aburrido y Rafael también cree que James en el momento que acabe la pasión se avergonzará ya que está muy por debajo de él, por eso y por que James no acaba de abrirse a la relación por miedo a volver a sufrir, decide darle tiempo para que aclare sus sentimientos.

No es Shakespeare es una historia sencilla, bonita y con una buena dosis de humor, con unos protagonistas que me han enamorado, cada uno con sus miedos a cuestas pero dispuestos a lo que sea para superar los problemas, no hay muchos secundarios a parte de Sophie y Marlowe, las familias de ambos aparecen de pasada y con poco papel en la historia .

Le he encontrado un poco de pega a la traducción , y es que ha habido algunos párrafos que tenía que releer para enterarme de lo que estaba diciendo, pero por lo demás muy recomendable.

Mi valoración 3,5/5

Área de usuarios

logo-face