Anne Howard Creel - La magia de un día cualquiera

Visitas: 2954

Crítica realizada por Anasy

Livvy sueña con ser historiadora y viajar por todo el mundo,pero en plena Segunda Guerra mundial se enamora de un soldado que debe partir al frente. Poco después descubrirá que está embarazada y su padre la obligara a aceptar un matrimonio de conveniencia con un humilde granjero. Alli,en la América profunda descubrirá que hay otras formas de ser feliz.

OPINIÓN :

Hace unos años que tengo este libro, sin embargo no me decidía a leerlo a pesar de la buena pinta que me tenía y como suele pasarme muchas veces, el día menos pensado se me dio por leerlo y me ha durado muy poco porque enseguida me vi atrapada por la historia de Olivia.

Cuando los aliados parece que empiezan a ganarle la batalla a Hitler, al otro lado del Atlántico, más concretamente en Denver, Olivia una joven hija de un párroco y la mayor de tres hermanas, comete el error de enamorarse de un soldado que la deja embarazada y sola. Su padre, un hombre estricto y recto la obliga a casarse con un granjero al que no conoce en otro estado apartándola de su familia y todo lo que conoce. Cuando Olivia, Livvy, llega a su destino, conoce a su marido Ray y la vida que le espera , una vida muy diferente de la que tenía planeado y soñado.

Livvy es tal vez la menos guapa de las hermanas, también es la única que no está casada, estudia en la universidad y sueña con viajar a Egipto y ser una gran historiadora, desde pequeña ha trazado grandes planes junto a su madre, pero cuando ésta fallece y Livvy se deja engatusar por uno de los muchos soldados que están a punto de partir hacia Europa, se verá confinada en una granja donde apenas ve a gente, la vida es diferente a la que llevaba en Denver entre estudios, cafés y paseos rodeada de personas, tiendas, museos o librerías, aquí los días son solitarios y tranquilos, hay poco que hacer para alguien como ella y su marido es un desconocido muy cortés y tímido. Según avanza el embarazo Livvy se tendrá que enfrentar a sus errores y a sus sueños perdidos.

También comprobará las desdichas de la guerra, pues cerca de allí hay un campo para japoneses habitantes de EEUU que desde Pearl Harbor se han visto confinados en campamentos, con trabajos mal pagados y cansados, teniendo que abandonar sus casas y sus negocios. Es así como Livvy conoce a las hermanas Rose Y Lorelei, dos jóvenes de origen japonés pero nacidas en EEUU que han visto , al igual que Livvy, como sus vidas daban un cambio radical por algo de lo que ellas no tienen culpa, las tres se hacen buenas amigas y suponen una de las pocas alegrías de Livvy.

Entre noticias de la guerra, las injusticias que sufren unos por la culpa de otros , Livvy va pasando los meses junto a Ray, un hombre amable y bondadoso que quiere que su matrimonio funcione, pero Livvy está confundida y sumida aún en el dolor sin saber aún lo que quiere.

Me ha encantado, es un libro que se lee rápido pero de narrativa lenta contado por Olivia, pocos diálogos pero nada aburrido, Livvy es una joven que pierde a su madre y es traicionada por un hombre del que se creía enamorada, todo eso en muy poco tiempo sumado a la pérdida de sus sueños, hace que a veces su actitud sea un poco irritante por su trato hacia Ray, pero poco a poco sus sentimientos también irán cambiando. La parte más emotiva y triste es la de las hermanas Rose y Lorelei que se hacen querer en seguida, Ray también es un personaje del que fácilmente te encariñas y la relación de los dos me ha parecido muy tierna. En conjunto es un libro que habla del amor, la traición , la amistad, la familia y como las cosas pasan cuando menos te lo esperas.

Muy bueno.