Anthony Trollope - La señorita Mackenzie

Visitas: 498

Crítica realizada por Anasy

Encontramos a nuestra heroína en plena Inglaterra victoriana. Margaret Mackenzie,una «solterona» de mediana edad que ha dedicado toda su vida al cuidado de los demás, recibe una inesperada y considerable herencia tras la muerte de su hermano y, por primera vez en su monótona existencia, se siente libre para buscar cierto grado de felicidad. Margaret decide mudarse entonces de su sombría casa de Londres a un alegre apartamento en la próspera y refinada comunidad de Littlebath donde, tal vez con un ojo puesto en su fortuna, los pretendientes se le van presentando uno tras otro...

En La señorita Mackenzie (1865), Trollope dibuja un retrato conmovedor de las dificultades a las que se enfrentaba una mujer soltera cuando carecía de recursos económicos propios, al tiempo que nos regala una descripción magistral de las costumbres sociales de la época victoriana

OPINIÓN:

Confieso que nunca leí nada de Anthony Trollope a pesar de ser un autor muy bien considerado en la literatura clásica inglesa, y desde luego ha sido un error del que me he dado cuenta al leer La señorita Mackenzie y que espero compensar leyendo más libros de este autor.

Como todos los libros de esta editorial, la historia viene encuadernada y presentada de manera exquisita con su postal, su marcapáginas y sus encantadoras ilustraciones interiores, es bajo esa bonita estampa como viene presentada la historia de la Señorita Margaret Mackenzie, una solterona de 35 años de la época victoriana que siempre ha estado sometida a los hombres de su familia, primero a la de su padre y luego al de uno de sus hermanos; siempre ha cuidado de ellos sin más vida social o distracción. Una vida gris, monótona y aburrida que cambia con la muerte de su hermano Tom y la herencia que éste le deja.

Margaret no es una mujer tonta, pero nunca ha tenido amigos, no ha acudido a fiestas o reuniones sociales y nada sabe de economía o finanzas, está ansiosa por encontrar amigos, salir de Londres, la que considera una cárcel y darle algo de su buena fortuna a la familia de su otro hermano que ven injusto que ella reciba toda la herencia del difunto, por eso decide acoger a una de sus sobrinas y proporcionarle una buena educación llevándosela con ella a una localidad más tranquila donde empezar una nueva vida.

La pobre Margaret, tan ansiosa de amistad, de entrar en los círculos adecuados y de ser buena y generosa con sus parientes, se verá muchas veces entre la duda de qué hacer o qué opción escoger. Como es de esperar tendrá pretendientes que no la habrían mirado antes de su herencia y algunas de esas personas cercanas se aprovecharán de su buen corazón y su buen hacer, pero tal vez no todo sea malo para la señorita Mackenzie cuando las cosas se tuerzan.

Trollope va de más a menos con esta historia, si bien es un libro que desde el principio mantiene una lectura fluida, bien cuidada y entretenida, el libro empieza peor de lo que acaba pues nos presenta a los personajes principales y la nueva sociedad local donde llega a vivir Margaret, sin embargo antes de llegar a la mitad del libro, la historia coge fuerza y te engancha de una manera sorprendente. La pobre Margaret tendrá que pasar por muchos altibajos que podrían predecirle un mal final, pero con estas historias nunca se sabe...

Me ha gustado esta historia marcada por la estricta sociedad victoriana interesada solo en las convenciones sociales, el dinero o el estatus personal, pero sobre todo me ha gustado la señorita Mackenzie, que si al principio parecía un poco tonta o interesada, es realmente una mujer encantadora, insegura, con poca vida social que sólo quiere hacer las cosas correctamente y tener una vida menos gris de la que ha llevado durante sus años de existencia, un personaje entrañable al que coges mucho cariño a lo largo del libro.

Contenido relacionado

VIII Premio Vergara - RNR

Concursos del mes

Novelas online

  • Una chica sola

    Una chica sola

    La directora de casting Kasey Dunlap tenía una habilidad especial para encontrar al hombre perfecto… en el aspecto profesional, naturalmente. Pero cuando su prometido la dejó...

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel