Abigail Gordon - A pesar del tiempo

Visitas: 4356

Crítica realizada por LILIAN

"Saltar de un helicóptero para salvar vidas en la ajetreada ciudad de Londres no era nada apasionante para la doctora Hannah Morgan, hasta que se encontró con su nuevo jefe, el doctor Kyle Templeton... el mismo hombre al que había amado ocho años atrás. Kyle todavía estaba resentido por el modo en el que había terminado su relación; por su parte, Hannah se quedó estupefacta al descubrir que su antiguo amor era el padre de un niño de ocho años. Después de un tiempo teniendo que trabajar hombro con hombro con él, Hannah empezó a preguntarse si aquello no era un segunda oportunidad..."

Con lo que me gustan a mí las novelas de amor protagonizadas por médicos y con ésta me he pasado la mitad del tiempo tirándome de los pelos: que si alguien se cae y se fastidia la espina dorsal, que si a una ancianita la pasa por encima un autobús y se salva de chiripa, que si un coche embiste a un motorista, que si descarrila un tren y hay que sacar a los heridos... En fin, un no parar de casos en los que Kyle, Hannah o ambos se suben en un helicóptero y hacen magia con los pacientes. El resto del tiempo se les va en agrias discusiones, salidas de mal gusto por parte de Kyle y una Hannah, que saca su orgullo a pasear de vez en cuando, pero siempre acaba haciendo todo lo que quiere Kyle.

Para poder meterme en situación, tengo que recurrir al tópico de que el amor es ciego y pensar, que los dos tortolitos están deseosos de olvidarse de los ocho años que ha durado su separación. Una separación provocada por los celos de Kyle al sorprender a Hannah dando un abrazo a su cuñado -que se acababa de quedar viudo-. Kyle comportándose como un adulto de pro, cree haber interrumpido una escena de seducción y deja a Hannah plantada. Y encima cómo no se queda a gusto, va y cambia de continente. Resumiendo, que con todos los defectos que tiene Kyle: impetuoso, cabezota, descarado, antipático, hay que sumarle también que no tiene dos dedos de frente. Tengo que reconocer que me ha hecho gracia, que con cada desatino que le suelta a Hannah luego le va y le dice: No sé qué me pasa, siempre acabo diciendo lo contrario de lo que pienso. Y con desatino me refiero a que es un metepatas tremendo. Incluso cuando la pide en matrimonio, la frase que construye es del tipo: Necesito una madre para mí hijo y sé que tú eres una buena médico y una buena mujer.

Pasando página aunque podría estar hablando del "encanto" de Kyle un rato más, debo decir que Hannah es más humana. Menuda, rubia y con los ojos muy azules, es para ponerla un monumento. Me la imagino lidiando todo el día con los enfermos y con Kyle. Paciencia tiene un rato y amor para dar y tomar porque cuando su jefe-amante-ex novio se pone pesado, hay que quererle mucho para no dar carpetazo a su relación.

Los encargados de poner cordura en el argumento son los personajes secundarios. Tanto los padres de Kyle como su hijo, Ben, son un encanto.

Mi puntuación es 2,5/5

Contenido relacionado

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras