Johanna Lindsey - Enemigos perfectos

Visitas: 13937

Crítica realizada por Kat

Esta crítica puede contener spoilers

"That Perfect Someone" es el decimo libro en la saga Malory de Johanna Lindsey, y aunque ninguno de los protagonistas es un Malory o un Anderson, si son amigos de esa familia, y hay varios personajes de libros anteriores en la serie que aparecen en este libro.

Julia Miller y Richard Allen han estado prometidos en matrimonio desde que eran niños... y han tratado de matarse desde que se conocieron. El padre de Richard, Milton, es un conde empobrecido que decidio restaurar la fortuna familiar mediante el matrimonio entre su hijo menor (Richard), y la unica hija de una rica familia de comerciantes, sin importarle que los novios se odiaran virulentamente, y que cada encuentro terminara en un desastre.

Finalmente, Richard decidio escapar de su controlador padre cuando tenia 17 años, y en el momento en que empieza la novela, ha pasado los ultimos 9 años en el Caribe, donde se convirtió en un pirata y paso a formar parte de la tripulacion del padre de Gabrielle (la heroina de "Cautiva de mis deseos", libro 8 en la saga Malory), haciendose pasar por un frances llamado Jean-Claude.

En "Cautiva de mis deseos", Richard acompaño a Gabrielle a Inglaterra, donde se enamoró perdidamente de Georgina, la esposa de James Malory. En este libro, Richard decide acompañar a Gabrielle y a su esposo Drew (que es hermano de Georgina) en un nuevo viaje a Inglaterra para poder ver a su amor imposible, aunque James Malory lo tiene amenazado de muerte si es que se vuelve a acercar a su esposa; y si su padre lo descubre puede forzarlo a casarse con Julia.

Mientras tanto, Julia no ha cambiado en su opinion respecto a Richard. Lo sigue odiando, y se siente herida porque Richard se escapo de Inglaterra, ya que piensa que lo hizo para no casarse con ella. Aunque solo tiene 21 años, desde hace 5 años se ha dedicado a manejar los negocios de su padre, desde que un accidente dejo a su padre invalido y mato a su madre. Ha tratado por todos los medios de romper el compromiso con Richard, sin resultado, y como esta decidida a seguir adelante con su vida, se le ocurre que lo mejor es declarar a Richard muerto y de esta forma invalidar el contrato que los une. Despues de todo, hace 9 años que nadie lo ve.

Julia asiste a un baile de mascaras en honor al cumpleaños de Georgina Malory, de quien es amiga, y alli se siente atraida por un misterioso frances enmascarado que declara estar enamorado de la festejada. Para distraer a James Malory, quien mira a "Jean Paul" con la clara intencion de matarlo, Julia y "Jean Paul" deciden fingir que estan juntos, y se dan un beso que los sorprende por la pasión que enciende.

Julia no puede dejar de pensar en Jean Paul, y al dia siguiente acude a la casa de Georgina para tratar de descubrir donde puede encontrarlo. Gabrielle la ayuda, ya que quiere que Jean Paul deje de pensar en Georgina, y la lleva al hotel donde su amigo se aloja. Alli encuentran a Jean Paul cubierto en vendajes, ya que James Malory no se dejo engañar, Y Jean Paul tuvo un encuentro con un muro de ladrillos.

Sin embargo, a la luz del dia y sin mascaras, Julia descubre para su horror que el hombre que la habia atraido tanto no es otro que su prometido. Lo que es peor, de inmediato toda la animosidad que siente el uno por la otra sale a relucir.

De alguna forma, ambos logran ponerse de acuerdo en que Richard se mantendra oculto y Julia continuara con su plan de declararlo muerto para romper el contrato. Sin embargo, Richard decide hacer un pequeño viaje al campo para ver a su hermano, y desafortunadamente su padre se entera de que Richard ha vuelto a Inglaterra. El conde no descansara hasta lograr que Richard y Julia se casen, aunque para eso tenga que convertirse en uno de los peores villanos. Frente a las tacticas ilegales e increiblemente crueles del conde, Julia no tiene mas alternativa de pedir la ayuda de James Malory, y empezar a trabajar junto con Richard para poder romper el compromiso. Sin embargo, a medida que pasan mas tiempo juntos y la pasion los consume, ambos se dan cuenta que no seria tan terrible terminar casados... excepto que eso significaria que el cruel y malvado conde ha ganado...

Este libro me gusto bastante. Es facil de leer y esta lleno de acción. De hecho, lo termine en un dia, porque estaba en ascuas acerca de lo que el malvado padre de Rchard iba a hacer a continuacion, y si Richard se salvaria o no. Este libro tiene uno de los padres mas desnaturalizados que he leido en las novelas romanticas, un hombre frio y duro al que solo le interesaba el dinero y el control, y no le importaba para nada la felicidad o el bienestar de sus hijos. Dejare que ustedes lean los detalles, pero basta decir que era un padre abusivo, y que era capaz de mandar a Richard a una colonia penal con tal de que su hijo lo obedeciera. La historia de amor entre Julia y Richard esta bien, aunque era un poco obvio que la animosidad infantil que tenian se transformaria en pasion una vez fueran mayores . Lo otro que me gusto fue que, a diferencia de el libro anterior de la saga "Sin otra alternativa que la seduccion", en este libro los personajes secundarios no se robaban las escenas. Aparecen casi todos los Malory, por lo menos nombrados, pero no tienen tantas escenas, y el foco principal esta en Julia y Richard. Por supuesto, James Malory aparece maravilloso como siempre.

En mi opinion este libro, si bien no tiene la misma profundidad que las novelas mas antiguas de Lindsey, se compara bastante favorablemente con los ultimos libros que ha escrito. Creo que es una novela entretenida, llena de aventuras, con una historia de amor que esta bien, y que hara que pasen varias horas de entretencion. Sin embargo, creo que es recomendable que lean previamente por lo menos "Amable y Tirano" (la historia de Georgina y James, nro 3 en la saga) y "Cautivo de mis deseos (la historia de Gabrielle y Drew nro 8), ya que ambas parejas tienen un papel importante en el argumento de la historia.

Mi valoracion es un 4 (muy bueno).


Crítica realizada por Anasy

Libro 10 de la Serie Los Malory

"Enemigos perfectos" es el décimo libro en la saga Malory de Johanna Lindsey, y aunque ninguno de los protagonistas es un Malory o un Anderson, sí son amigos de esa familia.

Julia Miller y Richard Allen han estado prometidos en matrimonio desde que eran niños... y han tratado de matarse desde que se conocieron. El padre de Richard, Milton, es un conde empobrecido que decidió restaurar la fortuna familiar mediante el matrimonio entre su hijo menor (Richard), y la unica hija de una rica familia de comerciantes, sin importarle que los novios se odiaran violentamente, y que cada encuentro termine en un desastre... hasta ahora.

OPINIÓN PERSONAL:

La décima entrega de el clan Malory nos trae la historia de Richard, el joven pirata que se enamoraba de Georgiana Malory en libros anteriores.

Aunque este personaje de Malory no tiene nada, el clan sigue saliendo en el libro y muchos de sus miembros tienen bastante relevancia en la trama, aunque pensé que en un principio el libro iba a ser una pantomima dedicado a la familia, al final no resultó ser así, lo que agradezco y que me ha hecho disfrutar de los antiguos personajes sin eclipsar a los nuevos.

Richar vuelve a Inglaterra junto con Gabby y Drew que acuden al cumpleaños de la hermana de este, Georgiana, la mujer de la que Richard se enamoró y aún suspira, con el pequeño inconveniente de que esta dama está casada con James Malory, el miembro más temible de todo el clan.

Julia es una heredera rica pero no pertenece a la nobleza, sin embargo su compromiso desde la infancia con un Lord le ha abierto las puertas de los círculos más importantes de la aristocracia, así termina siendo amiga de Georgiana y por supuesto invitada a su cumpleaños, un baile de máscaras.

En el cumpleaños Julia se topa con un desconocido que se está buscando problemas con James Malory al no parar de mirar a su mujer, por lo que Julia accede a un pequeño engaño para ayudarlo, pero días más tarde cuando vuelven a encontrarse descubre quien es, Richard es su tan indeseado prometido.

Julia es una joven que lleva todos los negocios de su padre desde que este sufrió un accidente que lo dejó incapacitado. Prometida desde la infancia con alguien que no soporta, aprovecha que Richard lleva más de diez años desaparecido para intentar que las autoridades lo den por muerto e invaliden su contrato de compromiso, ya que el avaricioso padre de él, no cede.

Richard se fue siendo apenas un adolescente escapando de la tiranía de su padre, que no sólo pretendía controlar la vida de Richard sino que lo sometía a duros castigos cuando este se revelaba. Termina trabajando en el barco del padre de Gabby y así viviendo en el Caribe , en una de las escasas incursiones que hace a Inglaterra se enamora de Georgiana o al menos se encapricha de ella, por eso no duda en volver por su cumpleaños, pero es allí donde conoce a la fascinante joven que lo ayuda sin sospechar que es su tan odiada prometida, cuando se dan cuenta de quienes son las cosas se ponen tensas entre los dos.

Los dos fueron prometidos por sus padres siendo unos críos y los dos se revelaron ante la idea, desde el momento en que se conocen teniendo ella cinco años, el odio es instantáneo, desde ese momento y en los posteriores encuentros se hacen la vida imposible el uno al otro cada vez que se ven, incluso haciéndose daño. Hasta que Richard escapa con diecisiete años.

Ahora siendo adultos los dos se sienten fuertemente atraídos y empiezan a ver las cosas de distinta manera, sobre todo se dan cuenta que su mutuo desagrado era más por la imposición que por ellos mismos.

Pero el padre de Richard sigue siendo un avaricioso y cruel hombre que no está dispuesto a que ninguno de los dos rompa su compromiso y así perder la influencia de los ricos Miller por lo que la joven pareja tendrá que ingeniárselas para intentar salir de ese compromiso.

Me ha gustado mucho el libro, no es que sea una joya ni tan poco el mejor de la serie, pero cuenta una historia entretenida y sencilla con personajes que me gustan, Richard que es simpático y risueño, bastante cariñoso y amable, y Julia que es una joven fuerte e independiente que pese a que se siente atraída por Richard tan poco cae rendida como una bobalicona.

Y por supuesto siempre contando con la intervención de los Malory y sus aventuras.

Mi valoración : Buena.


Crítica realizada por Mc2

Juliana Miller había conseguido una vida acomodada que le había permitido una buena educación y codearse con la nobleza. Prometida desde la infancia con el hijo de un noble local al que aborrecía, y con el que continuamente se peleaba, no había podido experimentar la vida soñada por toda jovencita de buena posición. Con el tiempo, su carácter extrovertido, su belleza y la imposibilidad de robar un potencial marido a las jóvenes de la zona, le había permitido granjearse importantes y numerosas amistades. Entre ellas las de la familia Malory, con Georgina a la cabeza.

Richard Allen no había podido evitar regresar a Inglaterra después de nueve años desaparecido. Pero su intención no era retornar a casa y asumir su destino, como primogénito de Milton Allen, sino contemplar desde lejos a su amor platónico. Desoyendo los consejos de su amiga Gabrielle, Richard se presentará en la fiesta de cumpleaños de Georgina con un disfraz que no impedirá a su marido, James Malory, reconocer al altanero pirata que un día intentó besarla. Ni tan siquiera el pequeño flirteo de Juliana con este demonio enmascarado le evitará al joven sufrir la ira de James. Sin embargo el apasionado beso compartido por Juliana y Richard, presentado ante ella como Jean Paul, permitirá a ambos darse cuenta de que no son tan desconocidos como ambos suponían, sino que sus vidas ya se habían cruzado más de una vez, volviendo a resurgir todo el odio y el rencor de su infancia.

Juliana no esperaba que el futuro que ya tenía planeado se volviera en su contra. Deseaba encontrar un marido con el que compartir su vida y tener hijos. Para ello debía conseguir que las autoridades declararan muerto a Richard y, la sola presencia de este patán, al que ella despreciaba tanto, echaba por el suelo su ansiado futuro.

Una imprudencia cometida por el joven llevará a su padre a atraparle. Indefenso, se verá encerrado en las bodegas de un andrajoso barco con destino a Australia, en donde su progenitor desea que recapacite y acepte sus reglas. Sólo la pronta actuación de Juliana con la inestimable ayuda de James Malory, Gabrielle y Drew le permitirá recobrar la libertad. Será en ese momento cuando Juliana y Richard pongan en marcha una arriesgado plan que les permita a ambos su ansiada libertad.

Siendo esta una de mis escritoras favoritas esta nueva historia relacionada con la familia Malory me ha atrapado sin remedio. Si que he de decir que al principio tuve mis dudas. Conociendo ya de antemano quién era cada personaje de la historia, su forma de presentarlos me hizo albergar serias dudas. Me pareció tan lento su desarrollo, con una presentación tan amplia de algunos datos, que a medida que pasaba las páginas lo único que veía era decaer mi interés por la novela. Anhelaba algo de acción, una trama intrigante, una pelea... cualquier cosa que animara un poco la novela. Aunque después las expectativas si que se han cumplido y he tenido que leerla de un tirón. Primero me urgía saber si conseguían borrar del mapa el contrato matrimonial. Luego cual era el secreto del conde. Después si los protagonistas se casaban o no. Y así, sucesivamente, siempre había algo que me llevara a comenzar una hoja más.

En cuanto a los personajes, he disfrutado mucho con la enemistad de los protagonistas. Su forma de ver lo sucedido en la infancia, sus secretos, sus anhelos, los sentimientos no dichos. Juliana es una mujer extrovertida, encantadora y muy hermosa. Sin embargo, el miedo y la inseguridad la llevan siempre a mantener ciertos comportamientos agresivos y altaneros de los que no se siente orgullosa. El candidato perfecto para ello siempre ha sido Richard. Ahora que ve como su futuro sufre un revés no puede evitar enfrentarse a él, sobre todo de forma aún más encarnizada que antes. Sólo hay una cosa que la hará cambiar de opinión. Ver la forma fría y despiadada con que el joven es tratado por su padre la llevará a brindarle su ayuda. A partir de ahí no podrá evitar ir sintiendo un deseo y una atracción por él que la llevará a un callejón sin salida.

Richard creció sometido a los abusos y palizas de un padre tirano y cruel decidido a que se cumpliera siempre su voluntad. El carácter rebelde del joven le llevó a fugarse de su hogar con la firme decisión de labrarse su propio futuro. Lejos de casa demostrará el verdadero carácter que hubiera tenido si se le hubiera brindado una oportunidad. El encantador, divertido y bromista pirata Jean Paul verá como su rebeldía y rencor retornan a él nada más reconocer a Juliana. No porque no la desee, sino porque si la aceptase por esposa su padre se habría salido con la suya una vez más.

Entre los secundarios tenemos un buen número de miembros de las familias Malory y Anderson que darán más juego a esta entretenida novela. Así como a dos ancianos de lo más opuestos. Por un lado tenemos al padre tierno y cariñoso de Juliana. Por el otro, al perverso, tirano, estricto y exigente padre de Richard que se convierte enseguida en uno de los más odiosos secundarios de esta escritora.

En fin, una novela con la que he disfrutado enormemente a pesar de no ser una de las mejores de esta serie y que seguro volveré a releer pronto.

La puntúo con un 4.5/5.


Crítica realizada por Malory

Soy incondicional de esta autora y de la saga Malory, creo que no hace falta que lo diga, pero tengo que reconocer que tenía mis reservas respecto a esta novela. Había leído comentarios que no la ponían muy bien y tenía miedo a que me decepcionara, no ha sido así.

Me ha gustado mucho, la he disfrutado y me ha encantado reencontrarme con el clan, casi al completo, de los Malory. Sobre todo las intervenciones de James, que han sido tan divertidas como de costumbre, aunque en esta ocasión sus ataques verbales y físicos, no iban dirigidos ni a sus cuñados, ni a Edem, ni a su hermano Tony, sino hacia nuestro protagonista.

He dicho alguna vez que me encantan los hombres con el pelo largo?, pues sí, y Richard lo lleva larguísimo y si a eso le sumamos que es encantador... ¡bum! prota perfecto, porque se me olvida decir que también me gustan temperamentales y sin duda este lo es, sobre todo cuando tiene delante a Julia (Jewels, como el la llama, que casi me gusta más que Julia).

Julia también me ha gustado, una mujer con carácter y temple, siempre y cuando no tenga frente a ella a su prometido y precisamente esa imposivilidad de contenerse y de saltar a la mínima es lo que más me han gustado de ella y me ha divertido.

Las reacciones de ambos son desmedidas cuando están juntos, pero me han encantado estos encuentros, sobre todo cuando la ira y el odio dan paso a otro tipo de emoción no menos intensa que los deja a ambos descolocados y a mí encantada.

La historia cuenta con escenas tiernas, divertidas, intensas, apasionadas... vamos que no le falta de nada.

Escrita con el estilo sencillo y directo de Johanna L. que tanto me gusta y que nunca me decepciona, me ha atrapado desde al primera página hasta la última y me lo he leído en un abrir y cerrar de ojos.

Quizás sea ya rizar el rizo, el querer seguir alargando la saga a costa de secundarios, pero yo lo he disfrutado como si de una novela independiente a la saga se tratara. Y como ya he dicho, siempre es un placer volver a encontrarme con mis personajes favoritos.

Valoración 3.5/5 


Crítica realizada por LadyZarek

"That perfect someone" es una nueva entrega de la célebre serie de la familia Malory. En esta ocasión, sin embargo, no se trata de un miembro propiamente dicho, sino de amigos de la familia: Richard Allen y Julia Miller.

Tenía miedo de que el libro no me gustara. Afortunadamente, me equivocaba por completo. No es el mejor de Johanna Lindsey, pero es muy bueno. Personalmente, creo que es un libro muy bien desarrollado, con protagonistas fuertes y secundarios de lujo.

Richard Allen y Julia Miller han estado prometidos desde que eran niños, y desde que se conocieron, se odiaron. Los años pasan y Julia, harta de esperar a que se rompa el contrato matrimonial, se dispone a declarar a Richard muerto quien lleva desaparecido nueve años. Pero Richard reaparece, y las cosas se complicarán mucho para ambos...

No digo más de la sinopsis. Me centraré en los personajes:

Richard Allen: nuestro protagonista masculino es un hombre que ha sufrido una infancia muy dura, y que escapa cuando tiene la oportunidad. Nunca ha podido elegir nada. Es más, su padre le impone un matrimonio con una niña a la que odia nada más conocerla. Es alegre, extrovertido y un tanto aventurero, pero su humor cambia radicalmente cada vez que tiene a su padre enfrente, y apenas puede contenerse ante Julia, aunque ambos discutan como antaño.

Julia Miller es una joven independiente que cuida de su padre, quien se encuentra postrado en una cama tras un accidente años atrás. Quiere poder elegir esposo, ya que su prometido huyó de Inglaterra. Pero se reencuentra con Richard, y sus peleas vuelven a ser la nota dominante entre ellos, aunque esta vez la pasión es más fuerte...

Los padres de ambos tienen mucho que decir en la historia. El padre de Julia es buena persona, se le coge cariño. Pero el de Richard es abominable, horrible, frío...

Y unos secundarios dignos de mención especial son James Malory, Jeremy Malory, Georgina y Drew. Creo que podría haber salido James un poco más, adoro su ingenio sarcástico y dorada ceja arqueada.

Un libro de los buenos, sin duda.

Nota: 4/5.


Crítica realizada por Teresa

Caray, que ya son muchos, me dije cuando lo vi en el stand del comercio. Pero bueno, no era de los caros, tamaño bolsillo que es cómodo y de los Malory. Darle una oportunidad, aunque algunos libros de esta saga mejor no haberlos comprado, parecía fácil.

Comencé a leerlo con muchas dudas, sobre todo porque al principio me parecía que la autora se liaba demasiado describiendo las cosas y no acababa de ver entretenidos a los protagonistas.

Estaba equivocada.

Poco a poco la novela me ha ido enganchando, estaba deseando tener un ratito para leerla y, al terminarla, me he quedado satisfecha.

Richard me ha parecido un personaje estupendo, atormentado por el modo en que su padre lo ha tratado desde niño, por las constantes palizas y por no haber podido ser el dueño de su vida hasta que se marcha de Inglaterra.

Parte del odio que siente por su padre lo vuelca en la mujer con a que quieren casarle desde que era una criatura de 10 años.

Por supuesto, cuando regresa a Londres con el propósito de poder ver a la dama de la que está enamorado locamente, nada menos que Georgina Malory, la esposa de James, ni se le pasa por la cabeza pensar que va a volver a encontrarse con esa chiquilla de antaño. De ella solo recuerda las broncas que tuvieron, sus mordiscos y sus gritos.

Lo que pasa es que Laura se ha convertido en una mujer preciosa.

Así y todo no quiere saber nada de ella.

Me ha gustado el argumento, los personajes y, sobre todo, que vuelva a salir la familia Malory casi al completo, sobre todo James y Tony (no puedo evitarlo, estoy loca por estos dos hombres).

Me ha gustado también el modo, lioso de narices, en que ambos protagonistas se ponen de acuerdo para conseguir que cada uno vaya por su parte, quedar libres y hacer de su capa un sayo.

Y me ha gustado su romance.

No voy a decir mucho más, que ya hay críticas amplísimas, pero sí afirmar que con esta novela he hecho las paces con la autora por haber escrito algunas de la saga que me parecieron malas, malísimas. Con Richard y Laura ha vuelto a ganarse la admiradora de antaño.

 

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel