Julie Garwood - La novia rebelde

Visitas: 28338

Crítica realizada por Mariam

Por mandato de su rey, el poderoso escocés Alec Kincaid debe tomar en matrimonio a una joven inglesa. Para ello debe elegir entre las hijas del barón Jamison, con lo que junto a Daniel Fergusson, amigo y miembro de un clan aliado, viaja hasta Inglaterra para conocer y escoger novia. A su llegada descubre que el barón inglés no tiene tres hijas como les había hecho creer, sino cuatro y es a Jamie, la menor de las hermanas a quien Alec toma como esposa.

Tras celebrarse los esponsales, Alec y Daniel, junto a sus respectivas esposas -Jamie y Mary- viajan de regreso a las Tierras Altas.

A pesar de que se trata de un matrimonio concertado por los monarcas inglés y escocés, un mero trámite, Alec se siente intrigado y atraído por su joven y encantadora esposa. Jamie es todo lo contrario a lo que Alec esperaba encontrar, es una muchacha decidida, tenaz, protectora y valiente que no duda en contradecir y oponerse a la voluntad de su hosco marido. Pese a que debería irritarlo, lo divierte y seduce, tanto que poco a poco va cayendo bajo el influjo de la inglesa.

Desde muy pequeña Jamie se convirtió en la guardiana y protectora de sus hermanas mayores, además de en la más devota y cariñosa de las hijas. El barón Jamison no es en realidad su padre, sino su padrastro, y Jamie ha tratado de ganarse un hueco en su corazón. Así que cuando se ve en la obligación de casarse con el taciturno Alec Kincaid accede, después de todo es lo que se espera de ella.

Inicialmente Alec despierta en ella cierto temor, pues enorme estatura y rictus serio la intimidan. Sin olvidar que es escocés. Durante el viaje a las Tierras Altas se percata que a pesar de su fiera apariencia, su marido es un hombre leal, fuerte y protector, con lo que se siente segura a su lado, aunque de igual modo le gustaría saberse segura de su afecto. Pues aunque el de ellos es un matrimonio pactado por los reyes de sus respectivos países, Jamie sueña con conquistar el corazón del rudo escocés con el que se ha casado.

Las novelas de highlanders de Julie Garwood son todo un clásico dentro de las novelas románticas. ¿Quién no ha leído alguna de ellas? Seguramente la mayoría de nosotras sí, con lo que creo que casi no necesitan presentación.

Si tuviese que describir el estilo de Julie Garwood diría que es sencillo, dulce y divertido. Así pienso que es La novia rebelde, una historia sencilla, dulce y divertida.

El punto del que parte es un matrimonio concertado por el rey. ¿Cuántas novelas hemos leído con esta temática? Muchas, sin duda pero esta escritora logra cautivarme con su amena narrativa, con diálogos ocurrentes y con una historia de amor dulce donde las haya.

No obstante y a riesgo de ser criticada por dar mi opinión, diré que creo que las novelas históricas de Julie Garwood tienen un fallo. Históricamente están correctamente ambientadas, aunque no en demasía. Es decir, nos sitúan en la época y contexto en que acontece la trama, nos describe la situación pero no entra en demasiados detalles -no hablo de descripciones- sino que no profundiza, sólo esboza lo suficiente para situar la novela y a los personajes.

Pero así como pienso que esto, lo que hace de ellas unas novelas menos densas y detalladas históricamente, en su defensa diré que son historias que calan muy fácilmente porque transmiten el amor de una manera especial.

Jamie Jamison como la gran mayoría de heroínas de Garwood es una muchacha aventurera, divertida y un tanto especial. Especial en el sentido Garwood, lo que equivale, para aquellas que no habéis leído una novela histórica de esta escritora, a protagonistas con ciertas peculiaridades que hacen de ella alguien divertido e incluso torpe. En el caso de Jamie es su nula capacidad de orientación, lo que la lleva a perderse o desorientarse con suma facilidad y lo que da lugar a escenas entrañables y divertidas. No es que sea relevante para la trama pero creo que sí para conocer el estilo de esta autora.

Alec Kincaid como todo héroe de sus historias es un highlander rudo, fuerte y un poco arisco. No está habituado a ser dulce ni suave ni mucho menos paciente, pero eso es justo lo que Jamie necesita, así que es de imaginar en qué trance y en que situaciones pueden llegar a encontrarse.

Poco a poco va cayendo presa de Jamie y, a su pesar, enamorándose, algo que Alec se juró no hacer. Después de todo el de ellos es sólo un matrimonio concertado, un deber impuesto por su rey. Además para Alec ése es su segundo matrimonio, ya que su anterior esposa se suicidó, según se cree por su incapacidad para tolerar la convivencia con él.

Sin embargo, lejos de un trauma, la experiencia de estar casado se convierte para Alex en una aventura y un sobresalto tras otro, dado el carácter inquisitivo de Jamie y su fijación por hacerse imprescindible para los Kincaid, alterando el orden y las costumbres que durante años han regido a este clan.

La historia de amor de Jamie y Alec es dulce, conmovedora y muy divertida. Aderezado con las aventuras y desventuras en que se ve envuelve Jamie, su voluntad por integrarse al clan de los Kincaid, así como de introducir lo que considera mejoras en su forma de vida, el día a día de la pareja protagonista está lleno de sorpresas.

Además la novela cuenta con personajes secundarios que por sí solos son atrayentes, como Daniel Fergusson, Mary o los highlanders de clanes aliados o enemigos.

En la novela también hay lugar para las intrigas, que es donde hace su aparición el personaje antagonista de La novia rebelde, alguien dispuesto a acabar con Jamie y hacer sufrir a Alec, sobre todo cuando se hace evidente para todos de cuan importante es la joven inglesa para el jefe de los Kincaid.

La novia rebelde es una novela a la que tengo un cariño especial. Aún viendo sus puntos débiles, como antes señalo, es una historia que por su sencillez, ingenio y el buen rato que me hace pasar atesoro, pues me parece una historia dulce, entrañable y divertida que ofrece una agradable lectura y te deja con una sonrisa en los labios. Al menos es mi caso. Y es que a veces no busco nada más en un libro...

------------------------

Crítica realizada por Mc2

Jamie, la más hermosa de las cuatro hijas del barón Jamison, había sabido buscar un lugar en su familia. En realidad el barón no era su verdadero padre, pero la había aceptado como propia tras casarse con su madre que se encontraba embarazada. Desde la muerte de su progenitora había cargado con la responsabilidad de la casa, el cuidado de sus hermanas mayores, la atención constante a su padre... en fin, era tratada más como esclava que como hija. Pero todo estaba a punto de cambiar. Su padre había agraviado de nuevo al rey Henry, al olvidarse pagar unos impuestos, por lo que acababa de llegar una orden real que le obligaba acatar su voluntad. Permitir los esponsales de dos de sus hijas con dos poderosos escoceses. Pero Jamison no estaba dispuesto a dejar libre a aquella hija que tanto se ocupaba de su bienestar, aunque tuviera que mentirla para asegurarse que se mantuviera escondida cuando llegara el momento.

Alec Kincaid no estaba muy contento con la decisión de su rey; en sus planes no entraba casarse y mucho menos con una mujer inglesa. Ya había amado en una ocasión y la muerte de su esposa le sumió en un mundo de tristeza y oscuridad. Pero quería terminar con el asunto cuanto antes. Así que, acompañado de su amigo Daniel Ferguson, el otro prometido, llega tres días antes de lo estipulado en busca de sus respectivas novias. La inadvertida llegada de ambos le permitirá a Beak, jefe de los establos, idear un plan para que Jamie sea una de las elegidas. Una vez vea a la joven Jamie, Alec no podrá apartar los ojos de sus larga cabellera negra y de sus ojos violeta.

Jamie no esperaba ser una de las elegidas, por lo que la decisión de Alec de tomarla como esposa no es recibida de buen grado. Sobre todo porque ese bárbaro alto y poderoso de cabello largo y piel bronceada posee una mirada tan fría que la hace temblar... y no solo de miedo. Pero deseen lo que deseen ambos, no pueden oponerse a los designios de sus respectivos reyes, así que a Mary y a Jamie no les queda más remedio que tomar por esposos a Daniel y Alec respectivamente, embarcándose en una nueva vida en las agrestes Highlands. Aunque la vida en las Tierras Altas escocesas puede suponer un reto para la valiente y obstinada Jamie que abre más de un conflicto con los clanes vecinos por su forma de pensar y actuar. Además, su vida puede correr peligro porque alguien no está dispuesto a que ocupe su lugar en la vida y en el corazón de Alec.

Me ha encantado mucho esta novela. Cuando estoy estresada o aburrida es una de esas novelas que me apetece leer. Puede que la historia pueda resultarle a algunas demasiado sencilla, pero yo disfruto con cada una de las disputas dialécticas entre los protagonistas y con cada nuevo problema en que se sumerge Jamie. Por lo menos yo estoy con la sonrisa en los labios de principio a fin olvidándome de mis propios problemas durante unas horas.

Me gusta mucho el personaje de Jamie. Sobre todo porque no es la típica señorita inglesa que sólo sabe bordar. Es capaz de disparar con mejor puntería que muchos hombres, monta a caballo sin necesidad de montura, tiene una gran habilidad para curar, es obstinada, rebelde, valiente, y es capaz de enfrentarse a cualquiera para defender todo lo que cree. Aunque esto le meta en infinidad de problemas. Sobre todo con el arrogante Alec. Un hombre que se ve superado muchas veces por la mujer con la que se ha casado y que le demuestra continuamente que nunca se amilana ante él. Una y otra vez le supera con su ingenuidad metiendo al clan en muchos problemas, pero consiguiendo al mismo tiempo su respeto.

Valoración:

Muy buena. Me encanta esta novela. Lo menos la he releído ya ocho o diez veces, y sigo disfrutando con su lectura como el primer día. Desde el principio al final no puedo borrar la sonrisa de mi rostro.

--------------------

Crítica realizada por Rociodc

Jamie es la menor de sus hermanas, pero es la que se encarga de todo lo relacionado con el bienestar de su casa, de servirle a su padre en todo y de proteger a sus hermanas.

Jamie no es como la mayoría de las muchachas inglesas en su edad, su carácter y su temperamento la hacen diferente, es una muchacha rebelde y cuando su padre les informa a ella y sus hermanas que por mandato del rey, dos de ellas tendrán que casarse con señores escoceses de las Tierras Altas, se ve nuevamente obligada a proteger a sus hermanas e idear un plan para que sus hermanas no lleguen a casarse. Jamie no entra en el trato por deseo de su padre, pues este no está dispuesto a perder a la única hija que le sirve y lo cuida, así que decide esconderla, pues está convencido que si ven la belleza que es su hija la elegirían de inmediato.

Pero sus planes se ven frustrados porque la visita que esperaban se adelanta tres días.

Alec Kindcaid, no está más contento que ellas por esa boda obligada, pero deseoso de acabar rápido con el problema decide adelantar su viaje. Cuando llega a casa de la familia inglesa, se encuentra con la sorpresa de que descubre que el señor tiene una hija a la que no había añadido a las posibles novias, y esta es precisamente la que deja totalmente embelesado y la que él elige.

El camino de regreso a Escocia se vuelve interesante para ambos, pues además de que ninguno deseaba casarse, el deseo y la pasión que sienten no pasa desapercibido.

A Jamie le costará acostumbrarse a las leyes y costumbres de las Tierras Altas, y a Alec le costará el principio de varias guerras y varios problemas, la rebeldía de su esposa inglesa.

A esto se le suma el problema de que alguien quiere atentar contra la vida de Jamie, pero Alec no está dispuesto a dejar que le arrebaten a la dueña de su corazón.

En cuanto a la ambientación de la novela, en mi opinión la autora no entra en demasiados detalles con respecto el paisaje. Pero sí que me gusta la forma en que describe la diferencia de culturas, y el tema de vestuario de los escoceses.

Valoracion: Muy buena.

---------------------

Crítica realizada por Miryam

Por mandato del rey, el poderoso escocés Alec Kinkaid debe casarse con una joven inglesa. La elegida era Jamie, hija menor del barón Jamison, una belleza de ojos color violeta.

Jamie es hija adoptiva del barón Jamison, del que recibió el nombre. Aunque todos la consideran hija y hermana ella siempre ha pensado que tenía que demostrar que era digna de ese amor y se había encargado de las labores propias de una señora de castillo y al mismo tiempo también de las del hijo que nunca tuvo el barón.

Alec es el jefe de su clan, un hombre duro que ha sufrido la muerte de su primera esposa a la que no amaba pero respetaba.

Durante el viaje hasta las tierras altas ella se siente intimidada por este rudo y enorme bárbaro pero también intrigada y atraída, y pronto se da cuenta de que tiene una enorme vena protectora que la cubre a ella. El sintió una verdadera fascinación por esta belleza de ojos azules (pero es que hay azules y azules) desde que la vio y no le puede quitar los ojos (ni sus manos) de encima.

A su llegada a su nuevo hogar ella intentará también aquí hacerse un hueco ya que es una muchacha con mucho espíritu y cree que si demuestra que es útil a los demás la querrán más. Y me ha gustado sobre todo cuando hacen venir a la hija de Helena e inmediatamente es aceptada y querida por todos.

Me encanta esta historia, no me canso de leerla. Creo que los personajes son fantásticos, ella es encantadora, me la imagino como un duende, un poco hiperactiva, siempre haciendo algo por todas partes. Me gustan mucho los secundarios, el padre Murdock, Gavin, Angus el gruñón ... quizá lo que menos me ha gustado es la relación de su hermana Mary y de Daniel, que parecía tan simpático y luego resulta que tiene a su amante en la misma casa que su esposa y lo ve normal; no, esto es lo que no me ha gustado.

Creo que la ambientación es muy buena. Nos da pequeñas pinceladas de la vida en esa época, de lo que significan los clanes, de las diferencias entre ingleses y escoceses, de la vida en una fortaleza pero todo muy matizado y un poquito por encima, pero te haces una idea de los tiempos en que vivieron.

Es este un libro muy fácil de leer, con mucho sentido del humor, un poquito de intriga (pero poquito, poquito) y mucho amor.

Valoración: Muy buena.

--------------------

Crítica realizada por Kalina

Por mandato real, el barón Jamison debe casar a dos de sus hijas con dos escoceses de las tierras altas, con el consiguiente alboroto por parte de sus princesas por tan cruel destino. El barón excluye a Jamie, la pequeña, porque no está dispuesto a vivir sin los cuidados de esta, por lo que le ordena que se oculte mientras dure la visita de los escoceses, pero la intromisión de Beak, jefe de los establos y la llegada de los escoceses con tres días de antelación tuercen los planes del barón.

Alec Kinkaid, jefe de un clan escocés. Está deseoso de abandonar Inglaterra, pero antes tiene que cumplir la orden de su rey, casarse con una inglesa, por lo que adelanta tres días su llegada al castillo del barón junto a su amigo Daniel y así acabar cuanto antes con la dichosa boda y regresar cuanto antes a Escocia.

Jamie será la elegida por Alec, desde que la contempla por primera vez desea que esa belleza de ojos violetas sea suya para siempre. La reacción de Jamie es de absoluto estupor, ella no tenía que ser una de las elegidas y ese escocés rudo de mirada ardiente y modales toscos la intimida, pero su corazón late con fuerza cada vez que lo mira. Su primera reacción es negarse a la boda pero no se puede desobedecer un mandato real así que se casa con Aleck y parte hacia Escocia junto a su hermana, casada con Daniel.

La llegada al hogar de su esposo no es nada prometedora y no cree que pueda entender a estos escoceses y sus absurdas normas, lo que provoca malos entendidos y nada menos que tres guerras con los clanes vecinos en menos de una semana. Aunque hay un problema mucho más grave, alguien la quiere muerta y no parará hasta conseguirlo.

Novelas como esta son las que hicieron que me enamorará de la novela romántica. Es divertida, con unos diálogos chispeantes, una trama sencilla pero absorbente, una historia de amor preciosa, una protagonista femenina ingenua y sensata pero valiente y decidida y con un grave problema de orientación que provoca unas escenas de lo más divertidas que hará lo que sea para que su marido se enamore de ella, un protagonista masculino rudo, impaciente y muy masculino pero que el amor de Jamie logrará dulcificar y que caerá rendido por el amor de su esposa. La novela se lee de una sentada, te engancha desde el principio y al final cierras el libro con una sonrisa de oreja a oreja.

 

Contenido relacionado

VIII Premio Vergara - RNR

Concursos del mes

Novelas online

  • Su única misión

    Su única misión

    Tras la explosión de una bomba, el guardaespaldas Vince Russo tenía una única misión: proteger a la superestrella Carrie Rivers y a su hija. Pero estar cerca de la hermosa cantante...

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras