Nora Roberts - Rosa negra

Visitas: 7689

Crítica realizada por Teresa

Trilogía del jardín- libro 2

Sinopsis:

Rosalind Harper es rica e independiente, sus hijos ya son mayores y ella ha renunciado a volver a enamorarse a sus 47 años. Su vida se centra en su vivero de flores y en la amistad que la une a Stella y Hayley.
Sin embargo, un fantasma que parece habitar en la casa la obliga a pedir ayuda a un famoso genealogista y su futuro cambia, porque entre ellos surge una atracción a la que ninguno de los dos podrá escapar.

Lo primero que ha que mencionar en esta novela es que los protagonistas son un tanto especiales porque se salen de las normas, en cuanto a edad de los dos se refiere,  de la novela romántica. Aunque no por ello son menos interesantes.

Rosalind Harper tiene 47 años, ha dejado por tanto su juventud, o al menos esa juventud que siempre asoma en las novelas del género donde todo son muchachas jovencitas a la búsqueda del primer amor. Tiene tres hijos adultos que ya hacen su vida. Se centra en sus hijos y en su negocio y no tiene pensamiento de volver a caer en las redes del amor.

Mitch Carnegie resulta una sorpresa inesperada cuando lo encuentras en la novela. Es un hombre de los pies a la cabeza, alejado del estereotipo de mujeriego capaz de conquistar a todo bicho viviente con una sonrisa. Maduro, pero sin haber perdido el encanto porque su atractivo salta a la vista en cada palabra y movimiento. Inteligente y honrado, consigue enamorarnos aunque no sea el joven de siempre que acapara las páginas de las novelas románticas. Además, es un individuo con un pasado difícil que ha tenido que superar su adición al alcohol y que se centra en su carrera y en su hijo.

Un condenado fantasma, el de Amelia, le da la oportunidad de conocer a la protagonista de la historia. Rosalind quiere que confeccione su árbol genealógico con el fin de ubicar al fantasma, saber qué pasa con él. Claro está, aquí la autora aprovecha la ocasión para enseñarnos que el amor forma parte aún de la vida de los dos protagonistas. Un amor más tranquilo, más sosegado, pero que se abre camino capítulo a capítulo envolviendo a los dos personajes centrales.

Los personajes secundarios son muy buenos. Por un lado, el fantasma, Amelia, que no deja en paz a Rosalind, pero que nos cae bien. Bryce, ex marido de la protagonista, tiene a su cargo el papel de perverso.

La novela tiene personajes interesantes, atractivos, fuertes. Tanto Rosalind como Match demuestran ser capaces de todo con tal de proteger a los suyos. Para nada se echa de menos que no tengan 20 años. Y las situaciones paranormales resultan lo suficientemente inquietantes como para obligarnos a no cerrar el libro hasta el final.

De toda la trilogía, a mí este es el libro que más me ha gustado, tal vez por la historia madura de amor.

-------------------------

Crítica realizada por Rociodc

Rica,independiente y con hijos ya mayores, Rosalind ha renunciado a sus 47 años a volver a amar. Su vivero de flores y la gran amistad que la une a Stella y Hayley son ahora su vida.

Pero cuando un fantasma que habita su casa la lleva a pedir ayuda a un reputado genealogista, Rosalind se enfrenta a un futuro inesperado.

A medida que pasan los días, la atracción entre ambos irá en aumento.

Ya en el libro anterior la autora nos deja entrever la futura relación entre Roz y Mitch.

Roz lo contrata tras el percance sufrido en su casa a los hijos de Stella, para que averigue a sus familiares de sexo femenino fallecidas entre sus antepasados, pues tienen dudas de que pudiera ser una familiar.

En el tema sentimental Roz no quiere tener nada que ver con ningún hombre tras el desengaño amoroso que sufrió pocos años antes, pues el hombre con el que se casó resultó ser un interesado robándole mucho dinero, por lo tanto ha perdido toda confianza en los hombres.

Roz se apoya en su hijo Harper, que es el único hijo que se ha interesado y trabaja con ella en el vivero, y en Stella y sus hijos, en Logan y en Hayley, una familiar de su primer esposo que acude en su ayuda al quedarse huérfana, embarazada y sola, a la que Roz no duda en acoger en su casa.

Pero aún así no puede evitar sentirse atraída por Mitch, aunque al principio no es de su tipo, conforme lo va conociendo se siente mas atraída por él, depositando en él una confianza que hacía mucho había perdido. Solo así será capaz de ser feliz el resto de sus días.

Me parece un buen libro, aunque sinceramente es el que menos me atre de los tres.

Me gusta ver como Roz rehace por fin su vida después de mucho sufrimiento, pero, no sé si será por la edad o por no sentirme identificada con su personalidad, se me hace un poco pesado.

Lo que me sigue pareciendo muy interesante es la incognita de Ameli, el fantasma de la mansión.

También me gusta que no se olvide de los personajes anteriores y sigamos viendo el avance de la relación de Stella y Logan y el comienzo de Hayley y Haper.

Mi valoracion es 3/5.