4.3/5 Rating (3 votos)
Tentando a la suerte

Cómpralo en ebook

Cómpralo en papel

Tentando a la suerte

Especificaciones

  • Autor: Suzanne Brockmann
  • Editorial: Top Novel
  • Género: Romance actual
  • Formato: Grande, rústica
  • 1ª Edición: Septiembre 2013
  • Visitas: 8018

Sinopsis

Libro 9 de la Serie "Tall, Dark & Dangerous"

¿Se había enamorado aquel soltero empedernido?

Era poco probable. El SEAL de la Armada Lucky O'Donlon era el típico mujeriego acostumbrado a que las mujeres cayeran rendidas a sus pies, así que no entendía cómo era posible que la adorablemente ingeniosa y frustrantemente atractiva Sydney Jameson no quisiera saber nada de él, que lo tratara con gélida indiferencia.
Decidió que él iba a pagarle con la misma moneda, pero, antes de nada, tenían una misión por cumplir: atrapar al hombre al que perseguían.
Y después, ya habría tiempo para que Lucky pensara en el amor...

Críticas y reseñas

Crítica realizada por Mariam

A última hora y ante la inminente boda de su hermana, Luke "Lucky" O'Donlon se ve obligado a no participar en la misión del equipo gris, a las órdenes de Jake Robinson. A pesar de tratarse de una misión vital, la boda de su única hermana es un acontecimiento al que no puede dejar de asistir y su puesto es ocupado por Blue McCoy. De modo que aprovechando que Lucky va a permanecer en el país, Frisco recurre a él para que se una al equipo que está investigando unos escalofriantes hechos que ponen en entredicho al cuerpo de Navy SEALS y la seguridad de las mujeres que viven en la región. En San Felipe y alrededores se han producido una serie de violaciones. El sospechoso, un hombre al que ninguna de las víctimas ha podido identificar, parece ser un Navy SEAL o alguien que abandonó el cuerpo.

Sydney Jameson es una periodista y también la vecina de la última víctima, una joven de diecinueve años. Sydney está furiosa pues las violaciones están produciéndose desde hace meses y nadie ha alertado a la población femenina. Así que no sólo ha emprendido la labor de informar de ello, con los consiguientes artículos que atacan con dureza al cuerpo de policía y al de los Navy SEALS, sino que además logra ser incluida en el grupo que investiga, junto a Lucy McCoy y Lucky O'Donlon. Desde el primer encuentro entre ellos, siente desconfianza del atractivo Navy SEAL, al considerarlo una simple cara bonita, con más músculos que cerebro, que utiliza sus incuestionables encantos para embaucar a mujeres crédulas. También siente animadversión al ver con que poco agrado la acepta en el equipo por ser periodista.

Para Lucky trabajar con una periodista es una carga que no está dispuesto a soportar, menos aún después de los artículos que ha escrito en contra del cuerpo de las Fuerzas Especiales. Así que su primer plan es coquetear con ella, para ganarse su confianza y poder controlarla, de modo que no resulte tan moleta. Después de todo, lleva años coqueteando y seduciendo a mujeres sin apenas pestañear. Sin embargo sus planes no salen como esperaba y no sólo Syd no cae en sus redes sino que parece dispuesta a demostrarle su valía para pertenecer al equipo de investigación.

Aunque Syd no se parece para nada al tipo de mujeres con las que suele relacionarse, altas, rubias y con curvas, poco tarda en sentirse atraído por ella y en descubrir que su bravuconería es pura fachada. No es tan dura como quiere aparentar. Ni el el seductor insensible que ella cree.

Y de seductor pasa a ser el seducido, ¿pero podrá ganarse la confianza de Syd hasta el punto que baje la guardia y le dé una oportunidad?

A lo largo de las novelas anteriores hemos ido conociendo a Lucky, sin duda uno de los navy SEALS más carismáticos del escuadrón. Con un impresionante físico y la dosis de zalamería necesaria para engatusar a cualquier mujer que se proponga, la imagen que ha ido proyectando es la de un mujeriego y un seductor impenitente. Siendo sincera era uno de los personajes que menos me atraía, pero después de leer Tentando a la suerte, tengo otra imagen muy diferente de él. Me ha sorprendido y gustado especialmente como actúa con Ellen, su hermana menor, y como su fachada de Navy Ken se resquebraja poco a poco.

El punto de partida de Tentando a la suerte es la investigación del violador que ha atacado a varias mujeres. Todo apunta a que se trata de un Navy SEAL o alguien que se entrenó para serlo o como tercera opción alguien que fue expulsado del cuerpo. El resto de miembros del escuadrón acogen las hipótesis de diferente manera, pero todos son conscientes de la mancha que puede caer sobre ellos.

Lucky es uno de los más reticentes a aceptarlo. Él vive por y para su escuadrón, su sentido del honor y la defensa de los más débiles son algunas de las razones que le llevarían a morir antes que deshonrar al ejército y lo que significa.

Syd no duda ni por un momento que el culpable es alguien muy cercano a los Navy SEALS. Eso, junto a la antipatía que Lucky, al que apoda Navy Ken, le inspira da pie a una relación poco amistosa.

No cree en Lucky ni en la supuesta atracción que dice siente por ella. Syd no se engaña, sabe que está lejos de parecerse a las mujeres que le atraen.

La trama sin resultarme apasionante me ha gustado, seguir el avance de la investigación me ha enganchado en gran parte de la novela y la relación entre Lucky y Syd, con sus tiras y aflojas, ha hecho que la lectura me resultara muy amena en la otra parte.

Tentando a la suerte no es una de las novelas que más me han gustado de la saga, creo que las hay mucho mejores, pero ha logrado mantenerme en vilo de principio a fin. La verdad es que creo que, al menos en mi caso, leer una novela de Suzanne Brockmann es garantía de que voy a pasar al menos un rato entretenido.

Por otro lado, las historias de amor de este tipo me gustan, cuando uno de los personajes goza de gran atractivo y el otro no pasa de ser una persona normal y corriente a la que le cuesta creer que pueda inspirar algo tan profundo.

Además los personajes secundarios, como Bobby, Wes, Frisco, Joe Cat, Ronnie, Mia, Tasha y Thomas (me encantaría poder leer algún día esta historia), Lucy McCoy... no hacen sino hacer más rica la novela. Uno de los puntos fuertes de estas novelas es que los secundarios no son meras comparsas, su presencia y su papel es importante y relevante para la trama. Eso me gusta mucho.

Al ser una novela donde hay que descubrir la identidad del violador, cobra gran peso la trama en torno a la investigación, una trama que me ha mantenido en vilo y que para mí es uno de los puntos fuertes de Tentando a la suerte. Sin olvidar como paulatinamente vamos conociendo la otra cara de Lucky, qué hay detrás del gran seductor, y la vulnerabilidad que oculta Syd.

Creo que Tentando a la suerte es una novela amena, con una buena trama de intriga y una historia romántica bastante bonita.

Críticas y reseñas

Crítica realizada por Anasy

Tentando a la suerte es la novena entrega de ésta serie de Suzanne Brockman, una autora que me encanta , pero de la que no suelo leer sus harlequines, por eso mismo me he saltado muchos de los libros de esta serie, sin embargo éste en particular me atraía bastante y acerté de pleno.

Sydney Jameson es una joven periodista que trabaja por cuenta propia en California, una noche cuando vuelve del cine se choca en el descansillo de su edificio con un hombre corpulento que resulta ser un violador en serie que la policía lleva tiempo persiguiendo. Gracias al testimonio de Syd cuentan con una pequeña descripción del agresor además de la sospecha de que pertenece o ha pertenecido a los SEAL. Como reportera y como mujer, siente la obligación de escribir un artículo de advertencia para las mujeres que son víctimas potenciales y que no tienen ni idea de que hay un violento violador suelto por la zona , todo eso le vale también para entrar a formar parte del grupo que intentará localizar al violador.

Lucky es un SEAL , el mejor cuerpo de élite de la Armada, y un personaje conocido por todos los seguidores de la serie. Sobresale por su belleza , por ser un conquistador nato con las mujeres y por no comprometerse con ninguna, es el playboy de los SEAL y uno de los hombres más encantadores que sabe utilizar su belleza para conseguir siempre lo que quiere a base de sonrisas y frases manidas. Cuando su nueva "misión" consiste en atrapar al violador que presuntamente puede ser uno de ellos no puede creer que la periodista que ha descrito a los SEAL como unos maníacos asesinos vaya a colaborar para atraparlo , su rechazo es inmediato , pero cuando no le queda más remedio que aceptarla intenta sacar su mejor arma para tenerla controlada, que no es otra que seducirla.

Sydney no es el tipo de mujer con las que Lucky suele salir, barbies operadas de cuerpos esculturales con poco cerebro, Syd es bajita, morenita. Viste con ropa de estilo masculino y es muy inteligente, cuando ve que sus tácticas no surten efecto por primera vez en su vida, Lucky se siente desconcertado y humillado, pero la cercanía que les proporciona el caso harán que se incremente la atracción por esa mujer que parece detestarlo y que lo tiene cautivado casi desde el principio.

Syd que toma a Lucky por un ken acostumbrado a que las mujeres caigan a su paso hace todo lo posible por resistirse a su encantadora presencia, pero poco a poco va descubriendo en Lucky una persona completamente diferente y más profundo de como ella pensaba en un principio.

Junto con algunos de los personajes ya conocidos por todos los que han seguido la serie, Syd y Lucky intentarán descubrir al violento violador que no deja de actuar al mismo tiempo que surge entre ellos sentimientos que creían inimaginables.

Es una historia muy corta que se lee en seguida y que me ha gustado mucho, tanto la historia como los dos protagonistas me han enganchado desde el principio, Lucky es realmente un personaje encantador y Syd es una luchadora que a pesar de sentirse atraída por él, no deja de resistirse y plantar le cara, me gusta como se desarrolla sus relación y como reaccionan los dos ante lo que sienten el uno por el otro.

Muy bueno.

Crítica realizada por Crishi

De esta historia lo que más me ha gustado es la intriga. Está muy bien lograda puesto que te mantiene en vilo desde las primeras páginas hasta el final, donde se resuelve todo en cuatro páginas pelonas y en un abrir y cerrar de ojos. En el suspense me encanta que se juegue al despiste y sospeches hasta de su sombra, y esto se consigue muy bien a lo largo de la historia.

La parte amorosa, bueno, desde luego es divertida y ardiente, no me cabe la menor duda. La relación del muñequito Ken y la inteligente periodista (que le da cien vueltas a tanta testosterona junta) me ha gustado menos de lo que esperaba. Debido al asunto de las violaciones, y tal, contaba con una relación más sufrida o intensa perto también he comparado este romance con otros de esta autora y, la verdad, este me ha tocado menos el corazón.

Si me dan a elegir prefiero a Sydney, me encantó su papel dentro de la investigación y sus metas. Sin embargo, Lucky, el Ken hawaiano duro por fuera y blando por dentro (para mí que su cerebro no estaba a la altura del cerebro de Syd) no me ha terminado de convencer. Sí, es cierto que Lucky evoluciona a mejor en su relación con Syd, y eso emociona hasta las trancas, pero me ha parecido un protagonista muy estandarizado en sus actuaciones. Para ser sincera, el perfil que pinta la autora de este ejemplar no es de mis preferidos.

Y no te cuento el tema de por qué Lucky se hizo SEAL... Ainnnss. Esta es la parte con la que no conecto porque no entiendo ese tipo de sentimiento patrio. Aunque por otro lado reconozco que sí, que hay un tema de fondo duro pero los motivos de Lucky me han resultado distantes.

En fin, a mi modo de ver, por este orden lo más destacable de esta historia sería:
1- Un estupendo suspense con momentos muy eficaces.
2- Una protagonista fuerte y muy capaz.
3- El ambiente de camaradería y el proteccionismo que se respira entre los compañeros SEALs y sus esposas (poco a poco me voy familiarizando con esta especie de tribu).
4- Un par de diálogos donde Syd y el guaperas de Lucky se plantean una situación límite y la decisión que tomarían si se encontraran en esa tesitura.

Al final, cuando terminé la novela pensé: "Esto me suena. Es como si lo hubiera visto de manera manida en tropecientas mil películas americanas, pero, aún así, me lo he pasado fenomenal".

Leer esta clase de historias, con contenidos envueltos en un realismo artificioso, es dejar pasar por tu mente una película comercial con buenas dosis de acción y de amor, o viceversa (porque la Brockmann compagina muy bien ambas cosas), pero con el aliciente de que tú, como dueña y señora de tu imaginación, pones en funcionamiento los engranajes de la trama sin necesidad de que te den hechas las escenas de forma gráfica en un formato plano y que los sentimientos de sus protagonistas corran el riesgo de quedar desdibujados.

He descubierto a Suzanne Brockmann a lo largo de este verano y cada vez que acabo con una de sus historias siempre me deja con la misma impresión. Lo cierto es que leer a esta autora me ocasiona sensaciones contradictoras. Por un lado me gusta su forma de escribir, me parece muy adictiva porque te sientes muy pegada a la piel de sus protagonistas, sientes, te conmueves y respiras con ellos a través de sus peligrosas andanzas. Pero por otro lado no me gusta (dicho de manera mundana) el maniqueísmo soterrado en el que, pienso, se asientan sus historias.

Resumiendo, una historia muy entretenida y amena para leer en cualquier momento o combinar con otras lecturas más densas.

En mi humilde opinión, aprovechando que se viene publicando más novela actual que hace unos años atrás, pienso que sería un acierto que las editoriales continuaran publicando las series de Suzanne Brockmann.

A pesar de las pegas que le pongo, y de que he leído otras novelas de esta autora que me han gustado más que esta, Tentando a la suerte me parece una historia muy recomendable.

Últimos libros añadidos

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras