5.0/5 Rating (1 votos)
El verano que aprendimos a volar

Cómpralo en ebook

Cómpralo en papel

El verano que aprendimos a volar

Especificaciones

  • Autor: Silvia Sancho
  • Editorial: Phoebe
  • Género: Romance actual
  • Formato: Grande, rústica
  • 1ª Edición: 12 de unio de 2017
  • Visitas: 1722

Sinopsis de la novela

Asier es un enigma. Atractivo, irreverente y descarado, es profesor de tenis durante el verano en un camping de la sierra de Madrid. El sitio perfecto donde esconderse de una realidad que le ha dado la espalda en el pasado.

Lara llega al camping para trabajar de recepcionista, y ni se imagina la tormenta de aire caliente que se producirá en su interior cuando la brisa fresca, liviana y juguetona que rodea a Asier choque con ella... y desate un deseo adictivo entre ambos.

Asier y Lara empezarán a volar juntos, sin alas y sin detenerse a pensar que pasará cuando finalice la temporada estival del camping. Pero no podrán contener el deseo de que perdure lo que parece destinado a acabar con el fin del verano.

¿Serán capaces de ganar el pulso a todos los obstáculos que se interponen en su camino y que parecen indicar que lo suyo no será más que un amor de verano?

Críticas y reseñas

Crítica realizada por Rocío DC

Creo que no me equivoco al asegurar que la portada de esta novela, ya de por sí, invita a leerla. A mí me encantó cuando la vi y ha sido uno de los motivos para querer leerla. Y la verdad es que me he llevado una grata sorpresa.

Mi opinión en general de la novela es buena, aunque hay un par de "peros" por ahí que explico más adelante (sin hacer spoiler) que son más bien por apreciaciones personales que por "fallos" en la novela.

El verano que aprendimos a volar nos cuenta la historia de Lara y Asier. Una historia apasionada y muy tierna a la vez.

Lara acaba de terminar sus estudios y decide trabajar ese verano en un camping de la sierra de Madrid. Allí conoce a Asier, un guapísimo, sexy y descarado profesor de tenis que le hace temblar las rodillas desde el primer momento en el que lo ve.

Desde el primer instante, los encuentros entre Asier y Lara enganchan a más no poder y no tienen desperdicio. La personalidad, con ese toque descarado y poca vergüenza, incluso chulesco y creído que muestra Asier al principio, me hizo bastante gracia, incluso picó mi curiosidad, me enganchó más a querer saber si era así de verdad o era una simple máscara... Bien, pues la personalidad arrolladora y la seguridad que desprende Asier contra el pudor de Lara y su personalidad estricta, tan diferente a la de él, forman los ingredientes perfectos para querer seguir leyendo y no poder parar.

Y es que, en mí opinión, esta historia se puede decir que tiene de todo. Mucho romanticismo, mucho humor, mucha sensualidad y un punto de misterio que te atrapa de principio a fin.

La trama, aunque sencilla, me ha parecido muy bonita y real. Personajes humanos, con sus fallos y sus virtudes. Tanto los protagonistas, que enamoran bastante como los secundarios, porque aquí toca destacar a Natalie, compañera y amigos de Lara y Asier. Y un personaje que me ha súper encantado. Su humor, su carácter y su forma de ser me ha hecho admirarla, y sinceramente creo que merece su propia historia.

El personaje de Lara, aunque al principio no me lo parecía así, es con el que más he conectado. Por su poca experiencia en la vida o por su edad había varios momentos en los que no la entendía, ni compartía sus reacciones. Pero en la sensación final de la novela, he cambiado totalmente de opinión. Me paré a pensar y la entendía perfectamente, de hecho creo que al final es ella la que actúa con más coherencia en la mayoría de los momentos. Y me pasó justo lo contrario con Asier.
Más que nada porque desde el principio su "papel" chulesco y descarado me chocó, pero al poquísimo tiempo me conquistó y me hacía mucha gracia. Después el aura de misterio, dolor y secretos que le rodea hacen que te enganches a él al mismo tiempo que lo hace Lara. Pero debo reconocer que cuando descubrí todo no lo entendí del todo, no conecté con él tal como lo había hecho hasta ese momento, me pareció injusto e incluso algo egoísta su reacción... Y fue cuando cambié mi opinión en cuanto a Lara.

Esto es uno de esos "peros" a los que me refería. Otro es que no me esperaba tanto erotismo, sino una historia más juvenil (es lo que me transmitió la portada desde que la vi) y tiene unas escenas de sexo... que ¡tela marinera! Y por último, que el final me parece algo precipitado, me ha quedado la sensación de que me falta algo, que después de toda la novela encabezonando la trama con algo... esperé la traca final, no sé, con algo más de dramatismo, o algo más fuerte (no quiero especificar más para no hacer spoiler, pero creo que quien la lea me entenderá) y me ha dejado esa sensación de ¿ya está?... Pero bueno, está claro que estas sensaciones son totalmente personales, y que la novela está bien llevada y enlazada. Y tiene unas escenas de esas que arrancan suspiros y se hacen inolvidables.

En general la he disfrutado muchísimo y me ha hecho reír, emocionarme y entretenerme, por lo que el objetivo está más que cumplido.

Es una novela fresca, divertida, descarada, escrita directa y sin tapujos. Cargada de erotismo y amor.

Una historia de amor de las que te encoge ese pellizco en el estómago. Ideal para la época y que te bebes en un suspiro, la recomiendo sin dudar. Me ha encantado conocer a una nueva autora, a la cual seguiré leyendo.

Crítica realizada por Patufet

Este es uno de esos libros que al principio no me llamó mucho la atención, sin embargo, en las redes solo había buenas opiniones y eso acabó por convencerme, y me alegro mucho porque lo he disfrutado un montón.

Lara ha terminado la carrera de Ingeniería biomédica hace poco, sin embargo todos los intentos de encontrar trabajo han sido en vano, pero como quiere ser un alivio para sus padres ha aceptado un puesto como recepcionista en un camping durante los tres meses de verano.

Asier es la primera persona con la que se cruza Lara, y que la deja embobada con sus shorts y sin camiseta, es el monitor de tenis del camping y enseguida se la gana con su simpatía y descaro.

Entre los dos saltan chispas desde el primer momento, y Asier no cejará en acercarse siempre que puede a Lara para seducirla, pero ella se le resiste, sin embargo, la química que hay entre ellos es tan grande que acabaran iniciando una relación.

Me han encantado Asier y Lara, aunque a él le hubiera dado algún que otro mamporro, Lara es una joven de veintitrés años que prácticamente se ha dedicado siempre a estudiar, es leal, sincera y algo insegura, la vamos viendo evolucionar a lo lardo de la historia, y con Asier aprende a volar. Tú pide, yo vuelo.

Asier, es un encanto, es difícil no enamorarse de él, divertido, algo chulesco, pero a la vez dulce y tierno, sin embargo, no todo es la apariencia, porque detrás de todo su desparpajo se encuentra un hombre que hace poco ha pasado por una difícil situación y de la que no se siente orgulloso.

Desde un principio entre los dos hay una buena conexión y para Asier, Lara es su tabla de salvación, ella le devuelve la alegría y va haciendo bajar sus defensas poco a poco.

Como secundarios, aunque salen unos pocos, hay que destacar a Natalie, la compañera de cabaña de Lara, una joven desenfadada, un poco loca, que consigue sacarte alguna carcajada.

La historia está narrada por Lara y vivimos con ella un sinfín de emociones, la autora también ha hecho que Asier narrara unos pocos capítulos, pero me hubiera gustado saber un poquito más de él.

Me ha gustado mucho esta historia porque sobre todo es divertida, sin embargo le he encontrado un par de peros. Por una parte, Asier va dando largas para explicar a Lara lo que le pasó y me he ido haciendo una montaña pensando que sería algo gordo, cuando, al saberlo no le he encontrado para tanto, y entonces no me esperaba la determinación que toma Asier. Por otra parte, hacia un poco más de la mitad del libro me han parecido excesivas las escenas de sexo y ha hecho que se me hiciera un pelín pesado, ya que esperaba llegar al final para saber cómo acabarían esta encantadora pareja.

En definitiva, El verano que aprendimos a volar es una novela fresca y sensual, que en general me ha hecho reír, aunque también he tenido mis momentos de sufrimiento, narrada de forma cercana, con algo de descaro y unos diálogos con muchos toques de humor, y con unos personajes fuertes que aprender a volar juntos y atesoran cada minuto que compartido, va a ser difícil olvidarse de ellos.

Mi enhorabuena a la autora porque para ser su primera novela, entra por la puerta grande, y no tengo ninguna duda de que seguiré sus pasos.

Últimos libros añadidos

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras