Anna Romer - Una casa en Thornwood

Visitas: 1386

Crítica realizada por Kkekka

Cuando tú eres lo único que separa un pasado violento del destino de aquellos a quienes amas, ¿hasta dónde estás dispuesto a llegar para salvarlos?
Una misteriosa herencia
Audrey hereda de su exmarido, que ha muerto de forma súbita e inesperada, una finca abandonada en Queensland. Decide no venderla y aprovechar la oportunidad para escapar de la ciudad y de una vida sin mucho aliciente.
Un terrible secreto
En una habitación descubre la fotografía de un guapo médico de la Segunda Guerra Mundial, Samuel Riordan, el antiguo dueño de la casa. Pronto se obsesiona con él y empieza a indagar sobre su vida hasta descubrir que fue acusado de asesinar a su esposa a la vuelta de la guerra en 1946. Cuando le cuentan sobre otras muertes inexplicables en época reciente, una de ellas la de una adolescente cuyas heridas recordaban a la primera víctima, empieza a sospechar que el asesino sigue vivo.
Un nuevo amor
La investigación de Audrey provocará en el asesino la necesidad de matar de nuevo. Justo cuando ella estaba empezando a encajar en la comunidad. Justo cuando su hija y su suegra estaban entablando una bonita relación. Justo cuando ella había encontrado un hombre que le hace pensar que es el momento de amar de nuevo.

Empecé esta novela sin saber qué me iba a encontrar. Comparaban a la autora con Kate Morton y lo cierto es que esta no es de mis favoritas, me gusta pero no la adoro. Así que se podría decir que lo comencé con recelo. Menuda sorpresa agradable me he llevado.
La historia se desarrolla en una comunidad pequeña en la que encontramos secretos y todo el mundo conoce todo de todos. Audrey va a parar allí por que hereda una casa de una expareja con la que no mantenía una relación demasiado estrecha, solo una hija en común. De hecho, la sorpresa tras saber que Tony le había dejado la propiedad fue muy grande. Y aun más cuando supo que fue allí donde pasó su infancia y falleció de manera imprevista.
Tony era un hombre muy cerrado con respecto a su pasado y en los seis años que estuvieron juntos jamás contó nada a Audrey. Así que cuando llegó allí junto con su hija, tampoco tenía muchas expectativas de quedarse o de lo que se encontraría. La casa la conquistó, al igual que los misterios que poco a poco se convirtieron en una especie de obsesión. Así que, como su hija también estaba deseosa, decidieron quedarse.
Para su sorpresa, comenzó a tener sueños extraños con el abuelo de Tony y se sentía especialmente unida a ese lugar y a los misterios que descubría. La abuela y la hermana de su expareja habían muerto de forma violenta, incluso en el pueblo se aseguraba que a la abuela la había asesinado su propia pareja, pero nada era seguro. A Audrey casi le parecía imposible que el hombre que le había fascinado en una fotografía hubiera sido capaz de matar a alguien y más cuando descubrió una carta oculta.
Los personajes secundarios que integran la comunidad son de gran importancia y están muy bien retratados, creando una especie de teatro o cuadro bien hilado. Son personas que cumplen funciones bien claras dentro de la acción y de la vida pasada y presente de los personajes. No he encontrado, como sucede en otras historias, personajes superfluos o de relleno. Aunque bien es cierto que la historia más prescindible es la del romance de la protagonista, pero me ha parecido bonita y no me molesta (más bien todo lo contrario) que esté ahí.
Los espacios temporales están bien definidos y el lector no se pierde en la narración que abarca desde los años cuarenta hasta hoy. Son tres generaciones inmersas en un misterio donde hay que definir quién es quién al mismo tiempo que Audrey dejara claro cuál es su sitio y el de su hija en un mundo donde nunca ha tenido un hogar.
Audrey es un personaje que pese a tener muchas limitaciones debido a su pasado, es fuerte y puede hacerse cargo de todo lo que la ocurre para sorpresa incluso de ella misma. Quizá Tony le dejó la casa a ella para que descubriera lo que allí ocurrió, demostrando así que pese a todo él si creía en ella. Es una mujer dedicada a su hija, que ha luchado por sacarla adelante y que decepcionada de una historia de amor fallida no quiere volver a sentir nunca más. Pero el destino a veces no hace caso a lo se desea. Su curiosidad y ansia de saber, su obsesión y fascinación por unas personas a las que no conoció y de las que nada sabe, hace que todo salga poco a poco a la luz.
La manera en la que está narrado absorbe al lector que va entrando poco a poco en ese universo maravilloso. Las descripciones de los lugares, de las plantas, las casas, los personajes...todo está realizado con un lenguaje sencillo y precioso que hace que te metas en la lectura y sientas todo lo narrado como propio. Pero también los momentos oscuros golpean como en el mejor thriller.

Es una novela llena de misterios, belleza narrativa, momentos en los que la oscuridad envuelve todo y otros en los que la esperanza sale a flote. Algunos personajes se reflejan en cartas (algunas realmente hermosas), otros en recuerdos, en pesadillas, sensaciones... Pero la autora ha hecho un trabajo de construcción maravilloso.

Una novela de secretos familiares, celos, muerte y traición que me ha encantado y que apenas podía dejar de leer.

Valoración Muy Bueno.

Últimos libros añadidos

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras