Sarah MacLean - Once escándalos para enamorar a un duque

Visitas: 14529

Crítica realizada por Patufet

Tercera entrega de la serie Love by Numbers que tiene por protagonistas a Juliana ,la hermana pequeña de los Ralston ,y a Simon Pearson , duque de Leighton.

El primer libro de esta serie me gustó mucho pero el segundo no tanto, por eso estaba indecisa si leer este o no , pero la verdad es que al final es el que más me ha gustado de la trilogía.

Juliana fué abandonada por su madre cuando tenía diez años , vivió con su padre , que era un comerciante italiano , hasta hace seis meses que falleció , entonces se entera que tiene dos hermanos por parte de madre y se tiene que ir a Londres a vivir con ellos. Es bien aceptada por Gabriel y Nick , pero no por la sociedad londinense que la desprecia simplemente por ser hija de quien es.

Simon es el duque de Leighton, un joven frio y estirado cuya obsesión es mantener una reputación intachable, sabe que debe casarse con alguien de su pedigri, ya que cuando se averigüe el escandalo que cierne sobre su familia necesitará el apoyo de gente de alcurnia.

Pero su ordenada vida da un vuelco cuando la impulsiva Juliana lo reta a demostrarle en dos semanas que la vida no se puede vivir sin pasión.

La relación entre los protagonistas no puede empezar peor , ya que Juliana es sinónimo de problemas y en ocasiones arrastra a Simon con ella , además éste por muy atraído que se sienta por ella no deja de hacerle saber que está muy por debajo de lo que él necesita en su matrimonio , pero la pasión va aumentando entre ellos y Simon empieza a sentir por ella cosas que no entran en sus planes y al final tendrá que decidir que es lo que más importa , si la reputación o el amor.

Como he mencionado antes el libro me ha encantado, igual que los anteriores es divertido , tiene diálogos chispeantes , así como situaciones que me hacían sonreir constantemente, aunque también se me ponía un nudo en la garganta al ver el trato que le da la sociedad a Juliana.

Los protagonistas ya me atraían antes de empezar la lectura , ya que me encanta ver como caen en las redes del amor estos aristocratas tan estirados , y ese ha sido el caso de Simon, aunque es verdad que conforme vas viendo por que es así lo vas entendiendo, y en cuanto a Juliana me ha encantado por su carácter abierto y despreocupado , aunque también vemos que debajo de esa fachada se encuentran los miedos y las inseguridades,

Salen todos los personajes de los anteriores libros y tienen gran importancia en la historia , sobre todo Gabriel y Callie , que ya han sentado cabeza y que apoyan en todo momento a su hermana .

Me ha hecho gracia , que con todo el boom que hay en estos momentos con la novela erótica en este libro apenas hay una escena hot y la verdad que no se echa en falta ninguna más, aunque la autora mantiene la misma línea en las tres novelas.

Un libro que he disfrutado mucho por su sencillez, por su simpatía y porque me lo he pasado muy bien leyendo, un buen final de serie.

Valoración Muy bueno


 

Crítica realizada por Wanda

Juliana Fiori es impulsiva y un imán para los problemas. Se niega a jugar con las reglas de la sociedad: dice lo que piensa y no le preocupa la desaprobación de nadie. Su naturaleza escandalosa es el tema favorito de los chismes más comentados de Londres. . . y es, precisamente, el tipo de mujer que duque de Leighton quiere lejos, muy lejos de él.

El escándalo es lo último para lo que Simon Pearson tiene sitio en su bien ordenado mundo. El duque se centra demasiado en mantener impoluto su título y que no se sepan sus secretos. Pero cuando Juliana pone en riesgo todo lo que él ama, jura que va a enseñarle a esa imprudente belleza una lección de decoro. Ella tiene otros planes, sin embargo, sólo quiere dos semanas para demostrar que incluso un duque imperturbable, no está por encima de la pasión.

Once escándalos para ganar el corazón de un duque. Ahí queda eso. El título ya decía que iba a ser una novela interesante y lo ha sido. Porque cuando se trata de escándalos... Mira que nos gustan ¿verdad?

Bueno, pues Juliana Fiore, hermana del marqués de Ralston, es la protagonista de esta historia. Ya os podéis imaginar que no es una santa, todo lo contrario, su forma de actuar, su lengua despierta y hasta su forma de vestir la convierten en el centro de bastantes habladurías. Por otro lado, es medio extranjera por parte de padre. Total, que no tiene una reputación muy buena. Por si fuera poco, carga con la de su madre.

Lo que pasa es que a Juliana le importa poco lo que piense el mundo. Todos dan por sentado que es una bala perdida, así que ¿para qué preocuparse? Que sigan pensando lo que les venga en gana. Sin embargo, ella está lejos de ser lo que todos creen de ella.

El héroe es el duque de Leighton, un hombre que se siente atraído por Juliana... hasta que se entera de quién es en realidad. Juliana le gusta, pero él tiene una reputación que mantener intacta, lo más importante es su título y su apellido. Lo último que quiere es verse involucrado es un escándalo. Ay, los hombres. Ahora bien, Juliana le reta y él, a pesar de todo, no puede resistirse.

Me ha gustado esa frialdad con la que se reviste Leighton porque es el típico duque estirado y frío al que pocas cosas parecen entusiasmar. Hasta que cae en la pasión, por supuesto. A fin de cuentas también es humano y Juliana se lo demuestra con creces.

Juliana, simplemente, me ha encantado. Aunque en ocasiones puede parecer inmadura, es una mujer que rompe las reglas, que se lo juega todo, que se hace la sorda a los cotilleos.

Esta tercera entrega de la serie es, para mí, mejor que la segunda y tan entretenida como la primera. Ya desde el principio se ve claramente que aunque no va a ser un novelón, vamos a pasar un buen rato con ella. Tiene unos protagonistas muy buenos, Juliana es bastante atrevida, roza la imprudencia y él es un estirado que resulta no serlo tanto cuando se le descubre. Muy típicos pero no por ello menos interesantes.

La forma en que Juliana pone la vida del duque patas arriba es jocosa. Me he reído en muchas escenas por lo inusitadas que me resultaban. Caray con el arrogante duque, pensaba mientras leía. Y es que lo vuelve loco, al pobre. Me hubiera gustado más ver antes su lado positivo, porque durante bastante tiempo se muestra frío y distante y apetece darle un par de collejas, pero cuando se quita la máscara es otro hombre.

Es de obligación hablar de los secundarios, unos personajes que me han gustado bastante, incluso a veces más que la propia heroína.

Como todo libro tiene un pero aunque sea pequeñito, en éste me ha parecido que había demasiados pensamientos sobre complejos, más dudas de las necesarias en los protagonistas. Hasta podría decirse que en ocasiones se hace repetitivo. Y para mi gusto la autora pone demasiados momentos sensuales. Pero quitando eso, es una historia sencilla, con un romance entretenido y una narrativa a tener en cuenta. Un libro de lectura fácil y sin complicaciones que me ha hecho pasar un buen rato.

Es un libro entretenido que puntúo con un 3,5 sobre 5.

 


 

Crítica realizada por Linnea

Me he divertido de lo lindo con esta novela que me ha recordado a otra en que la protagonista se llamaba Lilian y también acababa casándose con un duque estirado, serio y contrario a los escándalos.

Juliana Fiori es una protagonista de esas con las que te encariñas apenas conocerla. Una muchacha fuera de toda lógica, sobre todo para época en que se ubica la historia, cuando las jóvenes debían ser discretas y callar por no pecar. Ella no, ella dice lo que piensa y cuando lo piensa y si a los demás no les gusta, es problema de ellos. Los conflictos la persiguen. Monta más de un escándalo (ya lo dice el título), y está en boca de todos en las reuniones de la sociedad.

Juliana es hija de un italiano, un hombre que no ha pertenecido nunca a la clase alta, y de una mujer que entraba en ese círculo por haber estado casada con un noble y haberse divorciado. Eso ya era un escándalo en aquellos tiempos. Y como se dice, de casta le viene al algo, así que Juliana sale tan problemática como su madre.

Los personajes que arropan a Juliana son sus hermanastros, hijos del primer matrimonio de su madre: Gabriel, que tiene el título de marqués de Ralston y Nick. Al conocer a su medio hermana la acogen en su casa.

En cuanto al protagonista masculino, también me ha gustado porque es divertido ver el modo en que se conduce: todo sobriedad, todo formas, todo estar en su sitio y nada de escándalos. Resulta irritante al principio su actitud despectiva y orgullosa, demasiado seria y melindrosa. Claro que te imaginas que ese modo de ser no es su verdadero yo y tiene que haber otra personalidad oculta. Lo que pasa es que no se ha dado cuenta aún. Pero para eso está Juliana.

Eso de que ella no soporta a la alta sociedad y que él lo que busca es a una mujer sin complicaciones que sepa llevar su título sin escándalos, se va al garete.

La novela tiene situaciones jocosas que te hacen pasarlo estupendamente. Es una historia sencilla, sin grandes intrigas ni malos malísimos, pero con un romance estupendo, unos secundarios buenos y, sobre todo, con una narrativa que te atrapa.

MacLean demuestra con esta novela que sabe el modo de combinar aventura y romance con diversión.

 

Últimos libros añadidos

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras