El amor no avisa

Publicado en Viernes, 07 Diciembre 2012, Visitas: 23096

Sinopsis

En el Estado de Maine, Duncan se esconde de un pasado trágico y doloroso. Ahora su vida es tranquila y predecible y él lo prefiere así.

El trabajo es lo más importante para Peyton y por eso, para conseguir un ascenso debe lograr la mayor adquisición para la empresa en la que trabaja: conseguir un contrato con Duncan Scott.

Cuando se conocen, el antagonismo estalla entre ellos, ya que Duncan aborrece a las mujeres como ella, pero Peyton es más dura de lo que parece y establecerá una gran estrategia para conseguir lo que quiere.

A pesar de todos los esfuerzos por parte de ambos, surge la pasión... con consecuencias que ninguno prevé.

¿Serán capaces de asumir el riesgo?

 

*Portada realizada por Noabel

© Elizabeth Urian. Novela inscrita en el Registro de la propiedad intelectual. Todos los derechos reservados.

 

El amor no avisa

Eizabeth Urian

 

Peyton notaba ya signos de irritabilidad evidentes en sí misma, pero le estaba costando calmarse. Camino hacia Collensburg , en el Estado de Maine, se preparaba, sin ganas, para otra de sus espectaculares adquisiciones, o al menos para Dambury Sites Inc., la empresa en la que trabajaba desde hacía más de seis años, en el Departamento de Recursos Humanos, pero sus tareas eran un poco diferente de lo que se entendía como tal. Desde jovencita había explotado la capacidad nada desagradable de saber convencer a los demás, pero no sólo eso, además poseía un olfato innato para encontrar a las personas adecuadas para desempeñar un trabajo en concreto, y en eso se había basado su merecido ascenso año tras año hasta casi rozar su meta, la gerencia. Había logrado convencer a los jefazos que lo mejor para la empresa no era saber elegir a sus posibles trabajadores en cuanto se presentaban con un currículum en la mano, sino todo lo contrario. En cuanto se necesitaba cubrir un puesto vacante en cualquiera de las sucursales, ella se encargaba de buscar al mejor para ese cargo por todo el país si era necesario; una vez localizado emprendía el viaje en su busca y no volvía hasta que volvía de vuelta a la sede central en Nueva York con un contrato firmado.
Ahora ya rozaba con los dedos su merecido premio, pero para variar no le habían puesto fáciles las cosas. El Director General le había prometido el ascenso final con la condición de que hiciese lo que mejor se le daba hacer. Hasta ahí nada parecía ir mal, pero esa vez, el candidato no lo había escogido ella y su historial personal no era nada halagüeño. Por supuesto, había protestado, incluso aseguró que encontraría a alguien mejor preparado, pero él no quiso ni oír hablar del tema; quería a ese hombre en concreto y ella tendría que poner todo su empeño en volver con su firma estampada en los papeles.
—¡Hombres! —masculló con todo el disgusto del que era capaz.
Normalmente solía tener más tiempo para preparar el terreno y el viaje, pero en éste, sólo había metido unas cuantas cosas en su bolsa de viaje, reservando un billete de avión a Portland, en Maine y al mismo tiempo un coche de alquiler que la llevara a ese lugar perdido del estado. Las prisas nunca eran buenas, pero su jefe parecía no tener nada de paciencia y quería ese contrato ya. Por lo menos podía dar gracias que el automóvil fuera nuevo y llevara incorporado un GPS, eso hacía un poquito más fácil el trayecto. Tomó el desvío a la izquierda y se masajeó brevemente el dolorido cuello. Necesitaba parar, aunque fueran cinco minutos.
Según el informe sobre su potencial presa que tenía abierto en el asiento de pasajeros no disponía de demasiado tiempo para convencerle, ya que éste trabajaba como pescador y podía llegar y echarse a la mar antes de que ella llegara a su destino. Tenía suerte de haber ido al salón de belleza hacía dos días, pues su agradable aspecto podía llegar a impresionar a un hombre que pasaba muchos días en alta mar sin ver a mujeres atractivas.
No es que Peyton se considerara como tal, pero podía decir que los hombres solían mostrarse interesados, así que nada malo podía hacerle a su aspecto si llevaba un traje pantalón de color beige combinado por unos taconazos negros Louboutin, sólo ayudar. El pobre hombre no tendría otra opción que detenerse a escucharla.
Lo único que no le gustaba era no tener una foto del sujeto en cuestión. Seguro que la hubiera conseguido si hubiera tenido tiempo suficiente pero... en fin; sólo era que no le gustaban las sorpresas.
Paró en una tienda de comestibles de un pueblo llamado Jonesport. Se dio cuenta que su destino se encontraba a unas pocas millas, pero quizás pudiera comprar un poco de chocolate para calmar sus nervios. Cuando hubo pagado, le preguntó a la dependienta por si conocía algún hotel cerca. Otra cosa que no había tenido tiempo de preparar. La muchacha, que no debería tener más de veinte años la miró con poco interés.
—En Jonesport no hay ningún hotel.
—¿Y en Collensburg? Es allí donde me dirijo.
—No que yo sepa —se encogió de hombros.
—Ya —comenzaba a exasperarse—. Creía que era una zona turística.
—Exacto, pero la mayoría son segundas residencias —se dio la vuelta y empezó a colocar chicles en un bote.
—¿No hay ningún lugar dónde pueda dormir?
—Al otro lado de la calle hay una pensión. En Collensburg —hizo una pausa mientras se lo pensaba —dos.
—¿Más o menos están en...?
—Una en la misma entrada del pueblo. Para mi gusto es un poco recargado todo, pero a usted... —la miró de arriba abajo— le irá bien.
Peyton salió a toda prisa sin considerar siquiera los comentarios de aquella chica. Como no confiaba nada en su gusto, tan pronto llegara echaría un vistazo y si no le gustaba lo que veía... Según sabía, ese lindo pueblecito en invierno constaba de unas cincos mil personas y en verano era inundada por los típicos turistas. Gracias al cielo que el verano acababa de terminar y eso le aseguraba una cama. ¿Cómo podía ser que no hubiera ningún hotel?
Pronto, vio un cartelito que anunciaba la pensión y antes de entrar al pueblo giró a la derecha, encontrándose un camino de gravilla que la condujo hasta una enorme casa victoriana desde donde se veía el mar. Detuvo el automóvil, apagó el GPS y sacó todas sus cosas. Aquello parecía prometedor.
No tardó en instalarse en una bonita habitación del primer piso, con una ventada con vistas al mar. No era una estancia muy grande, pero todo estaba muy limpio y decorado con buen gusto. El papel de la pared era de un rosa suave con pequeñas flores y todos los muebles, incluso la cama de hierro, estaban pintados de color blanco. La chica de la tienda no debía saber nada de decoración para pensar que eso era recargado, pero en fin. Sacó la poca ropa que llevaba y la colgó en el armario, se desnudó y fue a darse una ducha rápida. La cena la servirían dentro de dos horas, por lo que le daba tiempo de buscar el puerto o lo que fuera.
Siguiendo las indicaciones de la dueña de la pensión, aparcó delante del ayuntamiento y fue andando calle abajo hasta llegar a un pequeño mirador. A su derecha, estaba la playa con gente paseando y a su izquierda, y un poca más allá, un pequeño puerto, con algunas barcas. No había ningún barco grande. Arrugó la frente. Sabía que aquello podía suceder, pero tenía la esperanza de acabar rápido. Miró al horizonte, pero no había nada de lo que buscaba.
—¿Necesita alguna cosa, señorita? —Peyton se dio la vuelta y se fijó en un hombre mayor sentado en una silla que parecía estar cosiendo una red. Ni siquiera había reparado en él.
—Yo...eh...estoy buscando un barco llamado Liberty.
—¿Es de alguna compañía de seguros?
—¿Cómo? —en seguida se dio cuenta que su forma de vestir no encajaba mucho en el lugar, aunque iba mucho más informal que en la oficina. Se había decidido por unos pantalones blancos, una camisa sin mangas azul marino, una chaquetita del mismo color y unas sandalias con cuña. El pelo, se lo había dejado suelto y bien peinado y apenas se había maquillado—. No, no, no soy de ninguna compañía de seguros.
—Entonces, ¿para qué lo busca? —le chocó la aplastante franqueza.
—Disculpe señor, pero es un asunto privado.
—Es usted de ciudad, ¿cierto?
—De Nueva York. ¿Hay algo malo en eso? —se puso a la defensiva.
—No, pero en los pueblos pequeños funcionamos de manera distinta. Nos protegemos los unos de los otros.
—No vengo a dañar a nadie —se excusó.
—Lo sé, lo veo en sus ojos. Es una buena persona. El Liberty volverá esta noche o mañana.
—¿Está seguro?
—Ay joven, llevo muchos años por aquí. Usted ni había nacido. Todos los años y por estas fechas se lleva a cabo el carenado.
—¿Qué significa eso?
—Hay que sacar el barco del agua, reparar el casco y pintarlo.
—¿De verdad? —si eso era así, tenía suerte, porque el barco no se iría a ningún sitio. Su suerte empezaba a cambiar—. Entonces, mañana, los marineros... pescadores, estarán por aquí.
—Sí señora, primero hay que limpiar bien la cubierta.
—Es todo lo que necesito saber, ha sido usted muy amable.
—A su servicio —se quitó la boina a modo de despedida y se la volvió a colocar.
Más animada, Peyton regresó a la pensión y como todavía tenía tiempo, llamó a la oficina para saber cómo iba todo y después empezó a trabajar con el ordenador portátil, a la vez que volvía a repasar el expediente. Nada podía salir mal, un simple compromiso y a casa, pero esta vez llegaría con un ascenso, un ascenso que se merecía.
***********
Después de días en alta mar agradecía estar de vuelta. Por fin tendrían días de descanso, pero primero debían limpiar bien la cubierta y los contenedores para el pescado. Después, Matt Grovensor, el capitán, les daría sus merecidas vacaciones.
Hacía ya unas cuantas horas desde su llegada a puerto y prácticamente estaba todo listo. Eran casi las once y habían estado limpiando desde las seis para dejarlo todo bien. Lo que más le apetecía ahora era tomarse una cerveza fría y rápida en La Langosta Dorada y encerrarse en casa, pero antes tenía que comprar algo de provisiones, pues su despensa y nevera estaban vacías después de tantos días en alta mar.
—Scott —le llamó Billy Simmons, otro pescador —ya puedes pasar por la oficina a cobrar —puso sus pies en tierra y echó a andar. Fue entonces cuando la vio.
Evidentemente llamaba la atención, sobre todo entre tanta suciedad y hombres trabajando. Era hermosa, sofisticada y elegante, justo el tipo de mujer que aborrecía. Había atrapado a Billy y charlaba con él. Éste parecía encantado por sus atenciones e incluso desde la distancia se dio cuenta que no paraba de sonreír. Dio un rodeo para llegar a la oficina y así no tener que pasar por su lado.
Cuando llegó golpeó la puerta hasta que oyó un "adelante". El capitán estaba sentado tras una mesa enorme incolora mientras Marge, su mujer, estaba sentada a su lado revisando papeles.
—¡Duncan! —exclamó ella encantada mientras se levantaba a saludarlo—. Te he echado de menos —le dio un abrazo rápido porque sabía lo poco que le gustaba que le tocaran. Marge, por su naturaleza bondadosa era una de los poquísimas personas a las que permitía acercarse tanto—, y... —sacó una fiambrera de una bolsa— te he traído un poco de ese estofado que hago que tanto te gusta.
—Gracias Marge, pero no tenías por qué hacerlo —a esas alturas todavía le incomodaba y avergonzaba las muestras de cariño y aprecio de esa mujer, pues no había hecho nada especial para merecerlas.
—No, no tení —intervino Matt, el esposo—. Al parecer a esta mujer mía le encanta cuidar de todos menos a su espléndido marido —se quejó con falta de sinceridad.
—No le hagas caso —desdeñó a su marido con una sonrisa—. En casa tiene más comida de la que es capaz de comer. ¿Cómo ha ido el viaje? ¿Cansado?
—Un poco sí.
—Pues siéntate mientras encuentro tu cheque y Matt lo firma.
Los Grovensor eran un matrimonio muy bien avenido, tanto que ambos llevaban el negocio. Ella la oficina y él, el barco. Estaban días sin verse, pero eso no parecía ser problema, pues ella se ocupaba con multitud de quehaceres.
—Aquí está —le pasó el cheque a su marido y se lo entregó.
Duncan lo miró.
—Aquí hay más de lo habitual.
—Está añadido el plus de vacaciones y algo más. Este último cargamento es de excelente calidad y se sacará bastante.
Su cara de desconfianza no los amilanó.
—Es lo justo —dijo Marge—. Además, ha sido para todos lo mismo.
Eso lo relajó. No quería pensar que tenía un trato preferente. Además, aunque el resto pudiera pensar que iba justo de dinero era todo lo contrario. No es que fuera rico, ni mucho menos, pero cuando llegó a Collensburg tenía un buen pellizco en el banco, sumado a lo que ganaba como pescador y lo poco que gastaba, podía vivir con comodidad.
—Está bien, gracias —llamaron a la puerta y se despidió de ellos.
Salió al exterior con una sensación de cansancio ya reconocida en absoluto debido al trabajo, era algo interior y del que pocas veces podía desprenderse.
Su camioneta estaba en el mismo lugar que la había dejado. Compraría lo necesario e iría a por la cerveza.
—¿Señor Scott?
La belleza que había visto antes salió de la nada, pero él la ignoró y giró de dirección. Ahora necesitaba más que nunca la cerveza.

Estuvo en La Langosta Dorada más de la cuenta, y aunque no se terminó la segunda cerveza, el parloteo exagerado de los pescadores le ayudó a relajarse. Parecía extraño que pudiera hacerlo con tanto alboroto a su alrededor, pero le ayudaba a no pensar en viejos fantasmas. Al salir a la calle se dio cuenta de que había pasado demasiado tiempo dentro y que todavía necesitaba comida. Como aún llevaba el estofado encima, fue a dejarlo en la furgoneta.
—Señor Scott —dijo una voz femenina a sus espaldas. La reconoció—. Soy Peyton Vaughn y necesito hablar con usted.
De nuevo, la ignoró por completo y pasó por su lado fingiendo que no estaba ahí y dirigiéndose a la tienda.
—Sé que es Duncan Scott —gritó ella a sus espaldas— e ignorarme no hará que desaparezca.
Pero era lo que intentaba con todas sus fuerzas.
Que una mujer, evidentemente de ciudad, llegara a Collensburg y supiera con exactitud su nombre le provocaba escalofríos en la espalda. Quería lo que tenía ahora, tranquilidad y paz, y estaba seguro que esa señora o señorita no traía más que problemas.
Compró sin saber muy bien lo que hacía, hasta que la mirada de un adolescente a su carro y más concretamente a las cuchillas de depilación femenina lo sacaron del trance. Duncan prestaba poca atención a las personas del pueblo, pero como era forastero ellos sí lo conocían a él, al menos lo evidente, y todos sabían que vivía sólo y así quería seguir estando.
Devolvió el producto a la estantería y las cambió por cuchillas de afeitar para hombre. Se forzó a prestar atención y regresó a la calle, cauteloso, asegurándose de no tropezar con ella. Pensó que tal vez había captado la indirecta y había renunciado y se sintió mejor por ello.
No quería hablar con nadie y menos con una mujer que se parecía a Sophie. Bueno, quizás no físicamente, pero la vestimenta y todo eso se la recordó. Si sabía lo que le convenía a esa Peyton no sé qué cogería su coche de vuelta al sitio del que había venido y se mantendría lejos de él. Sí, seguro que eso haría.
Encendió el coche y la radio. Por el momento no había ni rastro. Ya más tranquilo salió a la carretera y se dirigió a su casa, a tomarse un merecido descanso.

Payton no lo podía creer. Ni siquiera la había mirado. Todas las veces la había ignorado, como si no estuviera allí. Se sentía humillada y furiosa allí sentada en la cama de la pensión. ¿Cómo había podido ignorarla tan descaradamente? Nunca le había sucedido algo asíapenas había tenido tiempo de presentarse. Pero no iba a admitir su fracaso. Debía pensar en una nueva estrategia, algo que le hiciera acercarse.
Estuvo pensando unos minutos y al final se decidió por un pastel. ¿A quién no le gustaba un pastel? No era una gran idea, pero el dulce presente le indicaría que podía confiar en ella.
—Tonterías —se reprochó en voz alta. ¿Cómo podía pensar que aquello funcionaría? ¿Es que sus años de experiencia no le servían ahora? Debía hacer las cosas como siempre: sería directa y clara. Tomó la determinación de ir hasta su casa y enfrentarse directamente. ¿Qué podía hacer él, cerrarle la puerta en las narices? No sería capaz. Una cosa era evitarla en la calle y la otra sería semejante desplante, aunque casi sentía ganas que lo hiciera, pues así podría descartarlo al instante y volver a casa de inmediato. Nadie le echaría la culpa, porque en Danbury Sites Inc. no querían gente así trabajando con ellos.
Se miró los arrugados pantalones beige y decidió cambiárselos por los blancos, los únicos que había traído en la bolsa. Debía pedir que se los lavaran y plancharan. Se desabrochó la camisa blanca y la lanzó en la cama, mientras intentaba elegir qué ponerse, la camisa azul marino, la camiseta rosa o la de rayas blancas y negras. Se decidió por ésta última. Antes de salir, se echó un último vistazo al espejo para asegurarse que todo estuviese en su sitio. Una buena imagen era fundamental.
Encontrar el lugar donde vivía Duncan Scott no fue difícil gracias al GPS. Se dio cuenta que era la misma carretera que había recorrido el día anterior, pero ahora en sentido contrario. Separaba Jonesport de Collensburg. Esperó que no pasara ningún coche y giró a la izquierda encontrándose en un descampado que terminaba en tres caminitos. No supo cual elegir, pues no había ningún tipo de indicación y además eran muy estrechos, así que se dispuso a continuar a pie, decidiéndose por el de la derecha. No tuvo que caminar mucho pues llegó hasta una bonita casa de madera, pero con las puertas y ventanas cerradas. Aquello no era el hogar del escurridizo pescador, así que tendría que retroceder, pero antes, se asomó a la terraza para contemplar las vistas. Le gustaba aquello, era tranquilo y parecía estar en el mismo bosque, rodeada de pinos y abetos, pero bajando unas escaleras de piedra se podía acceder a una calita de piedras. El mar estaba en calma. Pudo distinguir otras dos casas, así que supuso que cada caminito era el acceso a una propiedad. La más cercana apenas se divisaba, pues los árboles la tapaban, sin embargo, la otra estaba rodeada de vegetación baja y pudo distinguir claramente las ventanas abiertas. Empezaría por allí.
No se equivocó, pues al acercarse, distinguió la camioneta en la que había visto subirse al señor Scott después de salir del bar. Era de madera y piedra, no demasiado grande y con un amplio porche. Subió los tres escalones, llamó a la puerta y esperó.
—¿Qué hace aquí? —le espetó éste nada más abrir la puerta. Peyton se quedó muda. Todavía llevaba la espesa barba tan poco favorecedora, pero sólo iba vestido con unos anchos vaqueros. Tragó saliva. Vaya, le parecía atractivo. Su torso apenas tenía vello y estaba en buena forma. Un poco tosco para su gusto, pero aun así atractivo. Intentó decir algo, pero él se le adelantó—. ¡Lárguese! —le gritó mientras cerraba la puerta.
Se quedó unos instantes allí parada, sin reaccionar y poco a poco retrocedió, andando despacio en busca de su coche. Se paró de golpe.
—Peyton, ¿qué diablos estás haciendo? No puedes achicarte —se recriminó en voz alta. Ese hombre era de lo más...lo más... abominable. No se iba a dar por vencida. La había cogido con la guardia baja, pero no iba a poder con ella. No sabía a quién se enfrentaba.
Regresó y volvió a llamar a la puerta. Nada. Esperó un minuto, incluso lo contó y volvió a llamar. Nada.
—Señor Scott, me llamo Peyton Vaughn —gritó con todas sus fuerzas para que él la oyera. —Necesito hablar con usted. Serán cinco minutos, sólo cinco minutos.
—¡Lárguese! —escuchó a través de la puerta.
—No voy a irme, ¿me oye? Me quedaré aquí hasta que me conceda cinco minutos.
—¡Maldita idiota, haga lo que quiera!
Peyton estaba desesperada; nada parecía funcionar y ahora estaba segura que dejaría que los buitres se la comieran antes que abrirle la puerta y concederle cinco minutos. Tampoco sabía a ciencia cierta cuando saldría, así que podía quedarse allí toda la noche. Tomó una determinación y aunque no le gustaba admitir la derrota, no tenía más remedio. Sacó el móvil de su bolso y llamó a su asistente.
—Loren, necesito que me comuniques con el Director General. Es urgente.
—Un momento, la comunico enseguida —esperó muy poco—. Le paso.—Buenas tardes, señorita Vaughn —era Martin Elroy—. ¿Ya tiene lo que le pedí? -se le hizo un nudo en el estómago.
—Lo siento, pero no —decidió ser franca y poner las mínimas excusas.
—Creía que a estas horas ya lo habría conseguido. ¿Le ha sucedido algún contratiempo?
—El señor Scott es el contratiempo. No quiere escucharme, ni siquiera he podido ofrecerle el trabajo. Creo sinceramente que no está cualificado para el puesto. Es...
—Señorita Vaughn —la cortó impaciente— es imprescindible que el señor Duncan Scott se incorpore a la empresa, ¿entiende?
—Sí —contestó débilmente.
—Haga lo que sea necesario, tómese el tiempo que necesite, pero no vuelva sin la firma, ¿comprende? Eso es todo, buenas tardes —colgó.
Se sentía demasiado desmoralizada para reaccionar, pero como había dicho su jefe, tenía que hacer lo que fuera necesario, así que volvió al coche y se dirigió de nuevo a Collensburg. Una vez allí, sacó sin ningún pudor la tarjeta de crédito del trabajo y compró lo necesario para asegurarse un cara a cara con el señor Scott. De nuevo, volvió a la casa y, todo lo silenciosa que fue capaz montó una tienda de campaña preparando un saco de dormir. Como ese sujeto maleducado no tenía que volver al trabajo podía salir de en cualquier momento o tardar una eternidad, pero ella estaría allí delante cuando se decidiera a hacerlo.
Tomó los emparedados que también había comprado y ajustó los nuevos pantalones cortos a su cadera. No era la ropa que solía usar, pero los problemas desesperados exigían medidas desesperadas. Se puso cómoda y repasó, de nuevo el informe que tenía sobre Duncan Scott,
Sospechaba que no estaba completo y se maldijo de nuevo por no haber pensado en traerse el portátil. Tenía la seguridad que no era originario de la zona y que probablemente era de Dallas, ya que los documentos adjuntados eran de un título de económicas y un máster en administración de empresas hechos allí. Sólo entonces cayó en la cuenta que su jefe también era de allí. ¿Cómo podía haberlo pasado por alto? Antes de entrar a formar parte de la empresa, hacía ya seis meses, tuvo la ocasión de ojear su impresionante currículum como profesor emérito de economía en la universidad de Dallas y ahora pensaba que quizás se conocían de ahí; a lo mejor como profesor y alumno, aunque no podía confirmarlo.
El informe sólo mencionaba su brillante carrera y lo que más la angustiaba, su encarcelamiento por asesinato, aunque sin especificar a quién. Sí, ponía que seis meses después fue liberado porque se descubrió al verdadero culpable, pero ese tiempo dentro de prisión tendría que haberlo cambiado en muchos aspectos. ¿A quién no lo marcaría? Por eso le sorprendía la vehemencia de Martin Elroy en querer contratarlo. Sí, sus notas eran estupendas, pero ¿tenía experiencia en el mundo de las finanzas? Porque éste podía llegar a ser despiadado y en el mercado laboral había muchos hombres como él con sus mismas notas, pero con muchísima experiencia. Además, había comprobado por experiencia propia que el señor Scott no era muy sociable que dijéramos y sinceramente no lo entendía, ¿era por ser mujer?, ¿porque era de ciudad? No lo entendía para nada y todo el asunto en sí la intrigaba muchísimo.
Miró por un hueco de la puerta de la tienda la fachada de la casa.
- ¿Quién eres Duncan Scott? - se preguntó, no por primera vez.

Después de una buena ducha se afeitó a conciencia. Ya era más de media tarde y sentía hambre, así que bajó al salón y encendió la televisión. Le gustaba cocinar con el ruido de fondo. Al llegar a casa se había tomado el estofado de Marge casi sin calentar y de pie en la cocina, pero ahora ya había acondicionado la casa y se sentía más tranquilo. El episodio con esa mujer lo había alterado de nuevo y necesitó de toda su autodisciplina para no salir de la casa y usar la violencia. Esperaba de corazón que esta vez sí hubiera comprendido que no quería hablar con ella, pero ahora todo había pasado y se sentía bien.
Puso el arroz a cocer mientras sacaba las verduras frescas que había comprado para saltearlas. Mientras se sirvió un zumo de tomate y lo aderezó con aceite de oliva y pimienta negra, tal como le gustaba.
Mientras cocinaba pensaba con lo agradable que era vivir en esa casa, solo y rodeado de naturaleza. Además, le encantaba la playa que veía por la ventana de la cocina. Todavía hacía buen tiempo y los turistas ya no molestaban.
"Quizás mañana salga a nadar —pensó".
Las luces que iluminaban la parte trasera de la casa se encendieron automáticamente iluminando la ya oscurecida playa. Cogió un mantel individual y cubiertos y entró de nuevo en el salón para montar la mesa delante de la tele. Cambió de canal y puso deportes y el aroma de la cena le llegó incluso allí y su estómago rugió fuertemente.
Al pasar por delante de las ventanas le pareció ver un haz de luz.
—¿Qué demonios...?
Se acercó a ellas y apartó ligeramente las cortinas. Incrédulo contempló una tienda de campaña en el inicio de su propiedad.
Sin pararse a reflexionar salió hecho una furia.
—¡Eh, oiga, usted, el de la acampada! —antes de llegar vio asomarse una cara que lastimosamente le resultaba familiar. La maldita y entrometida mujer.
—Salgo enseguida —oyó desde adentro.
—Lo que quiero es que se largue de mi propiedad.
Vio como ella salía con un poco de dificultad.
—Se me ha dormido una pierna —dijo ella.
Esta vez iba vestida de forma completamente diferente a las veces anteriores. Llevaba el pelo recogido en una coleta, el maquillaje había desaparecido y en lugar de ropa sofisticada vestía un jersey fino de manga larga que se ajustaba a su cuerpo como un guante complementado con unos pantaloncitos color camel que dejaban ver sus largas y bien torneadas piernas. Si no fuera porque ya sabía qué tipo de mujer era se hubiera sentido muy atraído por ella. Era verdaderamente bonita.
—Creí habérselo dejado claro hace unas horas. No me interesa usted ni nada de lo que tenga que decirme.
—¿Ni siquiera si llega de parte de Martin Elroy? —preguntó ella asertivamente.
El nombre de su estimado y antiguo profesor de la facultad le sorprendió tanto que se quedó sin habla. ¿De dónde había sacado el nombre esa mujer? ¿Estaba intentando manipularlo?
—Mire señora....
—Señorita Vaughn —le rectificó ella descaradamente.
—No me importa lo que sea —dijo con hosquedad —. No sé qué juego se trae entre manos ni que es lo que quiere, pero si no se larga de mi propiedad en menos de cinco minutos llamaré a las autoridades.
—Si me concede cinco minutos le expondré qué quiero y así podré cumplir gustosamente su deseo.
—¡Pero yo no quiero escucharla! —exclamó furioso.
—Será cabezota. ¿No tiene un mínimo de curiosidad por lo que quiere el señor Elroy?
A pesar de que una parte de él sí la tenía, la otra y más importante se negaba en redondo a dejarse engatusar por ella, así que lo ignoró.
—Si no se marcha de inmediato, llamaré al sheriff.
—Entonces, espero que la casa sea de su propiedad.
—¿Qué quiere decir con eso?
—Pues si es alquilada, no le valdrá de nada llamar al sheriff, pues usted no es el dueño. Habría que ponerse en contacto con él, poner una denuncia, abogados de por medio... en fin, no creo que le valga la pena por sólo cinco minutos de su tiempo. Además, puedo mover la tienda de campaña hasta el límite de la propiedad donde usted no podrá hacer nada y seguiré siendo igual de molesta —dijo Peyton sin perder la sonrisa. Todo había sido pura invención, otro farol, pero parecía funcionar pues la expresión del señor Scott se había vuelto más dura, si se podía. Estaba apretando la mandíbula.
— ¿Cree de verdad que va a aguantar aquí hasta que me convenza? —le preguntó duramente
—Por supuesto —intentó parecer convencida.
—No le doy ni esta noche —sentenció y le lanzó una feroz sonrisa.
—Que sepa que cuando era pequeña todos los veranos iba con mis padres al bosque de acampada. Esto no será nada para mí —volvió a mentir. En su vida había acampado. Pero era una chica con recursos y saldría bien parada.
—¿De verdad? —se mostró escéptico—. ¿No se le habrá olvidado entre tanto maquillaje y tacón?
—Soy como un camaleón, me adapto a todo. ¿Quiere apostar? —dijo sin pensar—. Si mañana todavía sigo aquí, usted me concederá los cinco minutos —él pareció pensárselo.
—No hay trato —se dio media vuelta y se marchó a la casa.

Dios, como le dolía el cuerpo, había sido la peor noche de su vida. Le había costado muchísimo dormirse y aunque el sonido del mar era muy relajante, el de los animales del bosque no tanto. A las dos de la mañana había pensado seriamente en volver a la pensión, pero cambió de opinión. Ella era una mujer fuerte, con coraje y más que nada, no quería hacer el ridículo después de presumir sobre su experiencia con la acampada. Tenía los músculos engarrotados y a pesar del saco de dormir sentía como las piedras del suelo se le clavaban en la piel. Además estaba hambrienta y se sentía sucia. Se levantó con cuidado y al abrir la cremallera de la puerta, se golpeó la cabeza con la dura lona
—¡Ay, maldita sea! —masculló.
—Buenos días —oyó decir. Acabó de incorporarse y reparó en el maldito Duncan Scott sentado en las escaleras del porche con una taza humeante de café. Podía olerlo—. ¿Ha pasado una buena noche?
—Por supuesto.
—Pues no lo parece. No tiene muy buen aspecto y parece haber perdido el sentido del humor.
—Siempre me pasa por la mañana —mintió—. No soy yo misma hasta que me he tomado un café bien cargado.
—¿Uno como éste?
—Sí —contestó rápidamente. Su cabeza todavía no funcionaba bien y no se dio cuenta de la trampa.
Él dio un gran sorbo
-—Siento que se me haya acabado, seguro que una taza le habría ido bien.
—Oh, no se preocupe tengo un termo y creo que todavía me alcanza para el desayuno.
—Entonces, que tenga un buen día —dijo yéndose hasta la parte trasera de la casa.
Peyton se apresuró a entrar en la tienda y abrió el paquete de galletas. No había traído ni una gota de café, pero eso no tenía por qué saberlo en señor Scott.
—Siento que se me haya acabado —lo imitó con rintintín. Imbécil. En cuanto hubiese firmado el contrato, le iba a hacer pagar cada una de sus humillaciones.
Comió unas cuantas y bebió un poco de zumo. Después se arregló la ropa y el pelo y salió a fuera a lavarse los dientes, enjuagándose con un poco de agua de botella. No traía muchas provisiones consigo y debería ir a por más, pero sólo de pensar en pasar más noches como aquella se ponía a temblar. Debía ser realista, aquello iba para largo. No había podido ofrecerle el empleo y aunque pudiera hacerlo nadie le garantizaba que él lo aceptara. Si bien las condiciones del contrato eran extremadamente favorables y cualquiera lo firmaría, empezaba a pensar que no era un hombre como los otros. Maldijo su mala suerte. Debía ser paciente y esperar que la viera con mejores ojos, pero eso no era fácil con tanta incomodidad. Ya podía ocurrírsele algo mejor.
*************

Después de dos horas montando la estantería, decidió descansar un rato e ir a por un vaso de agua. Antes, se asomó disimuladamente a la ventana para espiar a la mujer. Podía ver que su fuerza de voluntad flaqueaba y no tardaría en marcharse, aunque había de reconocer que había aguantado más de lo que él esperaba. Le había dicho que tenía experiencia acampando, pero no se lo creyó; una mujer tan bonita y elegante nunca pisaba el campo, el bosque o la montaña, no entraban en su zona de acción. No apreció ningún movimiento y eso le intrigó. ¿Se habría marchado ya? Pero las cosas seguían ahí. Salió a investigar.
Fingiendo, estiró los músculos e hizo algo de gimnasia por si ella lo escuchaba y decidía contraatacar. Nada. ¿Se habría quedado dormida? Aunque era bien entrada la mañana, sospechaba que durante la noche no habría dormido mucho, al igual que él, pero por razones distintas. Duncan se había mantenido despierto durante horas y horas a causa de su sexy vecina. Se sentía mal por hacerla dormir afuera, pero por otro lado ella se lo había buscado. Además, había nombrado a Martin Elroy, un antiguo profesor. ¿Qué tendría que ver con ella? Sentía una gran curiosidad. ¿Qué le costaba hablar con ella? Sólo eran cinco minutos. Pero, ¿y si era otra periodista? Eso ya se lo sabía, empezaban siendo amables y terminaban acusándolo, buscando carroña. No podía darse el lujo de hablar con ella, por muy guapa y valiente que fuera.
Decidió entonces que lo mejor sería coger el toro por los cuernos y echarla directamente, sin miramientos.
—Ya me he cansado de este jueguecito —abrió la puerta de la tienda—. así que.... —y comprobó estupefacto que dentro no había nadie—. ¿Dónde estará? —anduvo hasta el principio del camino pero no había ni rastro de su coche. ¿Había renunciado? ¿Así, tan fácilmente? Era demasiado bueno para creerlo, pero las evidencias hablaban por sí mismas. De repente, se sintió muy orgulloso y pagado de sí mismo, había conseguido ahuyentarla.
Pasó el resto del día limpiando el polvo y comprobando las pocas facturas que recibía, pero entrada ya la tarde se había cansado de estar encerrado en casa, así que decidió salir a correr un poco por la playa.
Se sorprendió de veras cuando divisó luz en la casa que tenía más cerca. Se paró indeciso, pero al final se acercó por el camino, más que nada para estar seguro de que todo andaba bien, pues la casa sólo se ocupaba en verano, con los turistas, pero estaba seguro de que este año no había ocurrido así, llevando cerrada más de un año. Se aseguraría de que no hubiera ladrones y hablaría con Betsy, la dueña de una de las pensiones del pueblo, que era la encargada de alquilarla para los dueños, que, por lo que sabía vivían en Europa.
Las luces del porche trasero estaban encendidas, pues como la de su casa, era automática cuando había gente dentro. Además, media casa estaba iluminada y se oía, de lejos, música. Dudaba mucho que se tratara de ladrones, pues estos no solían resultar tan evidentes. Estaba por volver a la playa cuando oyó una voz.
—¿Quién anda ahí? —y una sombra se recortó en la puerta de la cocina.
Duncan esperaba realmente haber oído mal, pero le pareció reconocer ese acento en particular.
—Lo siento, sólo soy el vecino —se acercó a la puerta—. Sólo quería cerciorarme de que todo iba bien.
—¿Es usted, señor Scott? —la puerta se abrió y apareció la señorita Vaughn, esta vez con los mismos pantalones cortos que llevaba esa mañana, pero complementada con una gran camiseta de Los Red Bulls y los pies descalzos con unas uñas pintadas de oscuro, pero no podía distinguir con exactitud el color.
—¿Qué demonios hace usted aquí? —preguntó a su vez, con agresividad.
—Yo también me alegro de verle —respondió ella con falsa dulzura—, pero como soy más educada que usted le diré que estoy en mi nueva casa.
Duncan casi se atraganta.
—¿La ha alquilado?
—Efectivamente —respondió petulante.
—No conseguirá nada con eso —le gustaría estrangularla.
—No entiendo lo que quiere decir. Sólo estoy de vacaciones y como anoche no dormí muy bien me las he arreglado para estar tan cómoda como pueda el tiempo que haga falta.
—¿Es eso un amenaza? Porque a mí me lo parece.
—Piense lo que quiera —estaba a punto de volver a entrar en la casa.
—Esas no son formas de hacer las cosas —afirmó con lo que le pareció una nota de desesperación. Empezaba a pensar en la implacabilidad de esa mujer, pero ella se limitó a mirarle fijamente y no pudo evitar pensar en lo guapa que le parecía. La luna ya empezaba a aparecer y la hacía parecer misteriosa y sensual y casi estuvo a punto de ceder y decirle que le concedía los cinco minutos; casi, hasta que recordó lo mucho que se parecía a Sophie el primer día y que en realidad no sabía nada de ella, sólo que poseía más recursos de los que él hubiera imaginado. Tenía que mantenerse alerta. Por ahora estaba derrotado, pero ella no podía quedarse allí toda su vida. En un par de semanas el barco estaría de nuevo en condiciones y volvería a alta mar. Sólo tenía que aguantar hasta entonces y ella volvería a su verdadera casa con el rabo entre las piernas—. ¿Piensas que eres muy lista, verdad? Te lo concedo, hoy te has marcado un tanto — ni se dio cuenta que había empezado a tutearla—, pero recuerda que una guerra es mucho más que una simple batalla.
Se giró para bajar por el camino de nuevo a la playa e irse a su casa, pero cuando casi había alcanzado la arena la oyó.
—Buenas noches... vecino.

Más tarde, cuando estaba lavando los platos tras cenar un espectacular salmón al horno su victoria le parecía algo agridulce. No estaba segura de hasta dónde quería llegar con ese asunto, pero no podía olvidar sus ojos atormentados y su determinación. Quizás estaba jugando con fuego, pero era lo único que podía hacer.
Casi se había quedado sin respiración cuando lo vio de nuevo. Ya había comprobado lo bueno que estaba afeitado, pero con el pelo revuelto y un chándal humedecido por el sudor estaba sencillamente para comérselo.
Apagó las luces de la cocina y comprobó las puertas. La casa era encantadora, ideal para una familia. Pensó en todos sus deseos no realizados, pero hasta que no lograse la gerencia de Recursos Humanos y su nómina fuera más elevada, no podría abandonar ese pisito alquilado en Nueva York y comprarse una modesta casita con porche y jardín en las afueras, quizás en Jersey. También tenía ganas de tener más tiempo para ella, cosa de la que ahora carecía al tener que viajar tan a menudo. Quizás así podría salir un poco más y conocer algún hombre agradable que quisiese lo mismo que ella y poder casarse al fin. Su madre no había perdido la esperanza y ella tampoco, sobre todo ahora que estaba a punto de conseguir alcanzar su primer objetivo.
Eso la hizo pensar de nuevo en Duncan Scott. Sentía mucha curiosidad por él y, por qué no decirlo un poco de aprensión, así que se sentó en la enorme cama de matrimonio del segundo piso con el portátil delante. Si había estado en prisión tenía que haber una notica, aunque fuera mínima del suceso. Probaría con Dallas, y si no salía nada, improvisaría.
Estuvo casi una hora navegando sin obtener ningún resultado, pero cuando estaba a punto de dejarlo lo encontró. Era una noticia de hacía dos años y medio. Era escueto, pero lo suficientemente esclarecedor. En él se hablaba de la liberación carcelaria del señor Scott que, después de pasar seis meses en prisión, un policía llamado Tom Brady había conseguido las pruebas necesarias para exculparlo y encontrar al verdadero culpable de la muerte de Sophie Deveraux, que había sido su esposa. ¡Esposa! Eso sí era una sorpresa, pues no se lo imaginaba casado. Miró de cerca la fotografía que habían puesto de ella. Era muy guapa, pero parecía fría, toda una dama de la alta sociedad. La noticia no decía nada más, y en vez de despejar sus dudas sólo creaba más. Debía ser muy duro ser acusado de matar a tu mujer, sobre todo si la amabas, y era evidente que lo hacía si se había casado con ella, pero en el proceso lo había perdido todo; su esposa, su nivel social y suponía, su dignidad, sólo para acabar escondido en un pueblecito pesquero a miles de quilómetros, porque era evidente que se escondía. Pero, ¿quién podía culparlo?
Quizás por eso no le interesaba hablar con ella, por su aspecto del primer momento. Tal vez le recordó el mundo en el que vivió y perdió.
Todo era muy triste y hasta cierto punto sentía pena por él, pero eso no debía impedir realizar con éxito su trabajo, pues sus sueños dependían de ello, y estaba segura de que éste respondería a sus ataques con una ferocidad que no había visto hasta ahora. Ya cansada, decidió ir a dormir, pero ya en la cama no paró de dar vueltas mientras repasaba lo sucedido durante el día después de la insatisfacción de la noche anterior. Al volver a la pensión para ducharse antes de salir a buscar una agencia inmobiliaria que le alquilara cualquiera de las casas de la cala encontró en Betsy, la enérgica propietaria de la pensión, una solución.
—¿Te refieres a la cala Parson? —le preguntó extrañada. Peyton recordó el nombre de la dirección de Duncan Scott.
—Sí. Ayer la encontré por casualidad y me encantó, así que me encantaría alquilar cualquiera de las casitas.
—Creía que venía por negocios.
—Bueno, es algo que ya he solucionado y como tengo días libres... ¿Sabe si las casas son de alguna agencia?
—No, son de particulares. Una está alquilada a un pescador, la otra, que es la más grande y moderna no se alquila nunca y en cuanto a la otra... —ensanchó su sonrisa— , está de suerte, porque yo estoy al cargo y seguro que nos ponemos de acuerdo.
Al final, decidió arrendar la casita por dos semanas, sobre todo por seguridad y si le hiciera falta más, ya hablarían. Cerró la cuenta de su habitación y la pagó con la tarjeta de la empresa, tanto lo que se debía como el alquiler. A su jefe le iba a salir caro todo aquello. Declinó la oferta de Betsy de acompañarla y ya con las llaves en el bolso, cargó todo en el coche y se marchó a comprar lo que necesitaba.
Harta de ver pasar las horas en el reloj y a pesar de estar cansada se levantó y se puso a cocinar. Haría un bizcocho y magdalenas. Sacó la mantequilla, la harina, los huevos, el azúcar y el limón, mientras examinaba todos los armarios de la cocina en busca de los recipientes que necesitaba. No tardó en familiarizarse con aquella cocina, que aunque no era demasiado moderna, sí era funcional. Cocinar se le daba bien, gracias a su madre, pero no solía hacerlo, más que nada por el tiempo, o la falta de él. Era mucho más sencillo comer en un restaurante o llevarse algo rápido al trabajo. Aun así, cocinar le ayudaba a distraerse.

Duncan se pasó por la ferretería a comprar clavos y cola blanca, pero antes de subir a su camioneta se encontró con Andrew Jefferson, compañero de trabajo.
—Hey Duncan, ¿has decidido honrarnos con tu presencia? Voy a La Langosta Dorada a tomar unas cervezas, ¿por qué no te vienes? Habrá unos cuantos compañeros.
—Yo no... —intentó inventarse una excusa.
—Venga, ¿hay algo más importante? —se lo pensó e iba a rechazar la propuesta, pero normalmente no se reunía con ellos y no quería darles más motivos para que pensasen que era raro.
—Está bien, una cerveza sería perfecto. Sube, yo te llevo.
El ambiente del bar era de lo más corriente, con mesas viejas y desgastados bancos acolchados, una mesa de billar, una diana de dardos y una barra abarrotada. El humo era espeso, pero Andrew no tardó en localizar a los compañeros. Saludó a todos y le pasaron una jarra de cerveza.
—¿Cómo os van las vacaciones? —preguntó al rato.
—Una mierda —dijo Cameron Smith con una sonora carcajada que dejaba ver su maltrecha dentadura. Los demás rieron con él—. Estoy deseando volver a embarcar.
—Yo igual —le secundó Bruce Marshall—. Tienes suerte de no tener mujer —tomó un gran trago de cerveza—, porque son como un grano en el culo —Duncan mantuvo su cara de póker, porque por lo que él sabía, nadie sospechaba de su pasado—. Desde que he vuelto, Jessica no deja de jorobarme con "Bruce, arregla esto; Bruce, juega con los niños; Bruce, debemos visitar a mis padres..." —se mofó —. Como si me importaran mis suegros. Un carajo. Si tantas ganas tienen de verme, que vengan ellos, ¿no? Por Dios, estoy de vacaciones.
—La mía hace igual; incluso me escribió una lista con mis tareas. ¿Sabéis lo que hice con ella? —rio —. La pasé por la trituradora.
Todos reaccionaron con sonoras carcajadas, mientras Duncan se revolvía incómodo en su silla. Esos tipos eran unos estúpidos y aunque compadecía a cada una de sus esposas, decidió no meterse. Al fin y al cabo trabajaban juntos y no quería que por culpa de unas cervezas de más su relación con ellos se volviera tensa. Mejor hacer oídos sordos. Siguieron dándole vueltas al mismo tema, pero dejó de escucharlos des de hacía bastante mientras recorría la vista por el local sin posarla en ningún sitio en particular, hasta que cierto revuelo llamó su atención. Algunos marineros se apiñaron mientras lanzaban silbidos y hasta lo que podía escuchar, piropos obscenos. ¿Qué demonios...?
—Ey, mirad —Andrew también se había fijado—. Parece que tenemos una tía buena a bordo.
—Yo quiero verla —dijo Cameron levantándose. Pero no hizo falta que se moviera, porque en un abrir y cerrar de ojos, la señorita Peyton Vaughn lo localizó y se acercó, rodeada por una decena de hombres. Iba vestida con unos estrechos vaqueros, una camiseta negra y una chaqueta de piel. Estaba arrebatadora y por un segundo se quedó sin respiración.
—Hola vecino.
—¿La conoces? —preguntó uno de ellos. Todas las miradas fueron a él.
—Te lo tenías bien guardado —dijo otro con algo de envidia.
—¿Por qué no vienes conmigo? —le ofreció uno de los hombres que la rodeaban—. Te haré pasar un buen rato —ella hizo caso omiso.
—¿No vas a presentarnos? —sugirió sensualmente. Estaba jugando con fuego y no se daba cuenta del efecto que causaba entre tantas hormonas.
—Sí, Duncan, ¿por qué no nos la presentas? —Bruce no dejaba de mirarla, embobado.
-—Andrew, Bruce, Cameron y demás, os presento a Peyton Vaughn —hizo las presentaciones a regañadientes, pero alerta al peligro, porque una mujer así estaba corriendo peligro.
—Su vecina —añadió por él. Pero en ese momento intentaron tirar de ella y dio un pequeño chillido. Duncan se levantó para enfrentarse al tipo.
—Suéltala —ordenó.
—Yo la he visto primero —el hombre era bastante corpulento y calculó que si llegaban a las manos, si se peleaban, estaría difícil tumbarle.
—Viene conmigo —añadió fiero.
—Sí, sí, voy con él —Peyton parecía haber perdido la compostura y empezaba a asustarse. Después de un momento, la soltó y se marchó junto con los demás hombres. Suspiró de alivio.
Duncan sacó veinte dólares de su cartera, los dejó en la mesa y sin ni siquiera despedirse, la arrastró por todo el bar hasta la salida. Esperó su estallido y llegó, vaya que si llegó.
—¿Se ha vuelto loca o es rematadamente idiota? —soltó con furia.
—Yo...
—¡No! No quiero ni escucharla —estaba fuera de sí—. De todas las estupideces posibles ésta se lleva la palma. Entrar vestida así en un bar repleto de hombres...
—¿Cómo podía pensar que sucediera alguna cosa así? En Nueva York...
—Esto no es Nueva York, maldita sea, no lo es. ¿No se ha parado a pensar que aquí dentro hay hombres que se han pasado meses en alta mar?
Por su cara podía asegurar que ni se le había pasado por la cabeza.
—Yo sólo quería...
—Ya sé lo que quería —la cortó él furioso—. Pero por una vez piense con la cabeza, porqué la próxima vez no estaré allí para sacarla del atolladero. No me pareció muy estúpida cuando la conocí; muchas otras cosas sí, pero no eso, pero al parecer siempre me equivoco con las mujeres.
—¡Eh, oiga! —exclamó ella, al parecer harta de sus insultos—. Al fin y al cabo esto es un lugar apartado pero civilizado. Cuando les hubiera hecho comprender...
—Nada —bramó sin poder controlar su ira—. En menos de lo que piensa se encontraría sentada en sus rodillas y con la lengua en su garganta.
—Ellos no...
—Ellos sí —afirmó. Su furia combinada con su dulce cercanía le estaba afectando también, así que reaccionó por instinto. La cogió por los antebrazos acercándola a él con rudeza y estampó sus labios en los de ella.
Notó su sobresalto y disminuyó su agresividad. Para su sorpresa, ella abrió ligeramente sus labios para permitir su acceso y Duncan no se lo pensó dos veces. El beso que compartían no era tranquilo. Ambos enlazaron sus lenguas en un baile para el cual ninguno estaba preparado. La necesidad de más lo abrumó de tal manera que la separó con brusquedad, para mantener las distancias. Intentó regular su respiración mientras la veía recomponerse. Toda ella le afectaba demasiado, así que intentó hacerla sentir mal, más que nada para distanciarse.
—Eso es una muestra de lo que hubiera tenido allí dentro en lugar de quedarse en casa —hizo una mueca—, pero a lo mejor es lo que buscaba: excitar a los hombres y conseguir precisamente eso —sabía que estaba siendo cruel, pero a lo mejor así conseguía ofenderla lo suficiente para que hiciera las maletas y se marchara.
El bofetón que recibió no fue totalmente inesperado, pero sí lo agradecía, pues eso lo ponía en su lugar.
—Es un malnacido —y se marchó de allí.
Con un suspiro se dispuso a ir a coger la camioneta y regresar a casa. Volver a entrar en el bar ya no era una opción.
El resto de la tarde se dedicó a arreglar algún que otro desperfecto de la casa, pero los remordimientos no lo dejaban en paz. Había sido demasiado duro con ella y no sólo porque había entrado en el bar, si no por lo que ella despertaba en él.
Hacía más de dos años que no frecuentaba mujeres, pues con una vez salió demasiado escaldado. No es que en Collensburg no las hubiera, pero no eran muchas y la mayoría querían casarse. Eso ya no era para él.
Quizás, si la hubiera escuchado desde un principio el asunto hubiera quedado zanjado con su respuesta y él no estaría metido en este embrollo, pero como sabía por experiencia, la vida tenía un camino designado para cada uno, tanto si te gustaba como si no y lo mejor que se podía hacer era pasarlo con las mínimas cicatrices posibles.
Decidió dejar esos pensamientos porqué sabía perfectamente dónde conducían, así que se puso el chándal y salió a correr por la playa, dado que normalmente era un ejercicio que acababa por relajarlo. Sólo cuando estaba ya cerca de la casita alquilada vio una figura sentada cerca del agua. Se negó a admitir que la había visto casi des del principio, y que si de verdad quería evitar otro encontronazo con Peyton debería haber dado media vuelta, pero disminuyó el paso y se acercó a ella. No sabía cómo abordarla, pero que no se hubiera levantado y entrado en la casa era un buen síntoma, teniendo en cuenta que sabía que él se acercaba sólo con observar la rigidez de su postura.
—¿Puedo sentarme? —preguntó sin animosidad.
—No —bien, su negativa era contundente, pero prefirió hacer caso omiso y se sentó de todas formas.
—Quisiera... —dijo sin saber muy bien qué decir— ...comenzar por disculparme —eso le valió una mirada de sorpresa por su parte, comprendiendo así que ella lo incluía todo—, aunque no por el beso —porqué muy a su pesar le había encantado hacerlo. Evitó mirarla directamente a la cara para no caer de nuevo en la tentación—. Pero es cierto que podría haber utilizado un tono menos...
—Brusco, violento... —lo ayudó Peyton.
—Lo que sea. Sólo digo que me excedí, así que no merecía todo lo que te dije.
—Bueno —Peyton relajó las piernas después de un prolongado silencio en el que ninguno de los dos dijo nada—. Creo que aceptaré sus disculpas y, a riesgo de romper esta engañosa calma, le preguntaré si ahora está dispuesto a darme cinco minutos para explicar mi presencia.
Duncan se puso tenso sólo de pensarlo, pero razonó que si era la periodista que creía haría que la echaran de allí, definitivamente.
Peyton esperaba nerviosa su respuesta.
—Adelante - dijo él un poco tirante -. Los tienes.
Que él decidiera tutearla la convenció de su sinceridad, por lo que dejó escapar el aire que había retenido. Por fin podría decírselo. Esperaba que estuviera receptivo, pero la rigidez de su mandíbula indicaba lo contrario.
Intentó por todos los medios no fijarse en su piel bronceada y su fuerte cuerpo. Todavía podía sentir en las palmas la increíble sensación de tocar su fuerte torso y de sentir su boca sobre la suya mientras su lengua exigente la devoraba sin que ella ofreciera la mínima resistencia. Acababa de decir que no sentía lo del beso ¿Quería eso decir que le había gustado? ¿Qué quizás deseara más? Intentó no pensar en ello demasiado, pero desde esa mañana no había podido evitar hacerlo. Sacudió la cabeza en un vano intento de centrarse en su trabajo. Eso era lo más importante.
—Trabajo para la empresa Dambury Sites Inc., en la sede central de Nueva York. No sé si has oído hablar de nosotros, pero somos una de las compañías dedicadas a la energía renovable más importantes de todo el país, con gran experiencia en el sector. Mi puesto está en Recursos Humanos y suelo encargarme de tareas... ¿cómo lo diría...? un poco excepcionales, ¿comprendes?
—Pues no. Recursos Humanos se encarga de seleccionar y contratar el personal, no sé qué tiene eso de excepcional.
—También formamos, nos encargamos de los análisis del puesto de trabajo y otras cosas —le informó—, pero éste no es mi cometido. Hay algunos puestos claves, muy importantes, de la empresa que hay que cubrir y soy la encargada de hacerlo. No me ciño sólo a entrevistar candidatos; la mayoría de veces voy a buscarlos en grandes corporaciones, en universidades o incluso si trabajan para proyectos del gobierno. Me fijo en sus cualidades, en cómo se relaciona con los demás, su familia,...
—Entiendo, pero, ¿qué tiene que ver eso conmigo?
—Bueno —Peyton puso una de sus mejores sonrisas—. Vengo a ofrecerte un empleo.
—¿Un empleo? —dijo sorprendido—. Yo ya tengo un empleo.
—¿Pescando? —sus cejas alcanzaron una altura considerable debido a la incredulidad —. ¿De verdad?
—Me gusta lo que hago —se excusó malhumorado.
—He visto tus calificaciones de la universidad, he leído tus recomendaciones. Además, has trabajado durante años en la misma empresa. Eso dice mucho de tu trabajo —Duncan estaba comenzando a sentirse incómodo con Peyton. No le gustaba hacia donde se dirigía. Intentó escabullirse.
—No dudo que seas muy buena en tu trabajo, pero como ya he dicho, no estoy interesado.
—¿Por qué? No logro entenderlo. Te estoy ofreciendo la gerencia administrativa, mucho más de lo que tienes o has tenido en tu vida. Mira, quizás la vida —carraspeó, buscando una forma amable de explicarse— te ha empujado hasta aquí —extendió los brazos para abarcarlo todo—, pero es un bache, nada más. Yo te ofrezco una oportunidad, una salida.
—Pareces saberlo todo, señorita de Recursos Humanos, pero resulta que no necesito una "salida". Me gusta como vivo y lo que tengo. Realmente no necesito que nadie venga a criticar la forma en la que vivo. Agradezco que hayas pensado en mí, pero rehúso tu oferta —se levantó—. Has tenido tus cinco minutos, ahora puedes regresar a Nueva York.
—Espera —corrió tras él—. No pretendía meterme con tu estilo de vida, sólo pensaba que tú... bueno, eso da igual. Cuando te he hablado sobre mi trabajo, no me he explicado bien y creo que deberías saberlo todo – —te el silencio de él, decidió continuar—. A pesar de todo lo que te he contado sobre mi trabajo, yo no te he elegido. Lo ha hecho Martin Elroy.

—¿Martin Elroy? —repitió.
—¿No te acuerdas de él? Fue tu profesor, en la universidad.
—Sé quién es Martin, pero no sé por qué lo metes en esto.
—Yo también me lo pregunto, pero... ¡sorpresa! Es mi jefe.
—¿Cómo? No puede ser.
—¿Crees que me lo invento?
—No he dicho eso, sólo que recuerdo que al profesor Elroy le gustaba mucho la docencia, ¿por qué pasarse a la empresa privada?
—No me lo ha dicho, me pregunto por qué... ¡Ah! será porque es mi jefe y no tiene por qué darme explicaciones. Aunque se rumorea que es por sus hijas. Han empezado en la universidad de Columbia y así está más cerca de ellas.
—No hace falta ponerse sarcástica. Y ahora por favor, explícate bien.
—No hay mucho que contar —se encogió de hombros—–. Martin Elroy es el Director General de Dambury Sites Inc. desde hace seis meses y como el gerente administrativo está a punto de jubilarse, ha pensado en ti para el puesto. Así que me pidió, no —rectificó—, me ordenó, que viniera hasta este pintoresco lugar y te convenciera para aceptar, sin importarle que yo tuviera elegidos a mis candidatos. Y aquí estoy, fin del asunto —Peyton prefirió no decirle que la premiarían con un ascenso. Duncan no tenía muy buena opinión de ella y no quería empeorarlo.
—Así que crees que no me merezco el puesto.
La pregunta la pilló totalmente desprevenida.
—Yo no he dicho eso —contestó sin tener que admitir la verdad.
—Pero se nota. Estás resentida con tu jefe.
—Así es el trabajo. ¡Qué importa! —intentó restarle importancia—. Ahora, vamos a centrarnos en lo verdaderamente importante. Te estoy ofreciendo un empleo clave en la empresa y de gran prestigio...
Empezó a relatar las condiciones del contrato, como horarios, sueldo y bonificaciones, pero Duncan no se sintió impresionado. El dinero no le atraía y el poder, menos. Si algún día aceptara un puesto así, sería como un reto personal o por la experiencia, por nada más. Pero ni en un millón de años volvería a aquella vida, nunca más. Ese capítulo de su vida estaba cerrado y aunque a Peyton le pareciera una gran oportunidad para un tipo como él, no iba a aceptar. Sonrió mientras ella seguía hablando y hablando, esa mujer nunca perdía el coraje, a pesar de no considerarlo válido. No lo había dicho, no con esas palabras, pero lo había dejado entrever. Sólo estaba allí porque se lo habían mandado y aunque no debería importarle, le dolió un poco. ¿Por qué? No lo sabía, nunca había sido vanidoso, todo lo contrario. Había sido un pelele y un estúpido, lo reconocía. Lo habían manejado como un títere y él se dejó llevar por un poco de aprobación. Una aprobación y respeto fingidos, porque en el momento de la verdad, su suegro no dudó en pisotearlo como una cucaracha. Años y años viviendo sólo para el trabajo, esforzándose, dando lo más de sí, no habían valido para nada, sólo para llamarlo asesino. Esa herida era muy profunda, de las que se llevan toda la vida y por eso no quería volver a la ciuda: Dallas, Nueva York o la que fuera, le iba mucho mejor en Collensburg.
—Peyton —intentó interrumpir su perorata acerca de las maravillosas oportunidades que tendría si aceptaba el empleo — Peyton —exclamó casi gritando, cosa que la hizo detenerse—. Entiendo lo que me ofreces, de verdad —dijo con suavidad para no ofenderla—, pero he dicho que no, y es mi última palabra —lo dijo sabiendo que eso haría que ella empacara su equipaje y se fuera, lo que hizo que sintiera un poco de pena por ello.
Ella asintió y se sintió también un poco decepcionado. No es que quisiera que siguiera insistiendo, en absoluto, pero la verdad, últimamente se entendía bastante poco, sobre todo en lo referido a ella. Al menos no había resultado una periodista, lo que constituía un gran alivio, porqué a pesar de todo le caía bien.
—Bueno, como dijo una gran persona, además de savia... realmente, "mañana será otro día".
—¿Estás citando a Scarlata O'Hara?
—Ajá —repuso sonriendo—. ¿Acaso no crees que sea una gran persona?
—Es un personaje de libro —comentó a modo de respuesta.
—Y de cine, no lo olvides.
—No lo hago, pero de todos modos resulta un personaje de ficción.
—¿Y qué importancia tiene eso? Dijo unas frases memorables.
La conversación empezaba a llegar a un punto vagamente surrealista.
—Lo que quiero decir es que parece que tu intención es seguir insistiendo.
—¡Bingo!
—Eres una cabezota —dijo solamente, ignorando el ramalazo de placer involuntario que sintió.
—Puede. O sólo que me tomo mi trabajo muy en serio.
—No estamos llegando a ningún sitio —dijo frustrado, mientras se sacudía la arena de los pantalones—. Lo mejor será dejarte para que reflexiones sobre lo conveniente de seguir insistiendo —aunque en realidad se encontraba extrañamente contento de que lo hiciera.
—Como quieras.
Se alejó del lugar, dio media vuelta y regresó a su casa, pues aunque había salido para correr, ya estaba anocheciendo. Intentó despejar un poco su mente, pero no dejó de pensar en Peyton Vaughn.

****************

Tres días más tarde todavía reflexionaba sobre estas cuestiones. Se habían visto en multitud de ocasiones. Cabía decir que era la persona con quien mantenía más contacto. Además estaba el espíritu tenaz de Peyton, que muy a su pesar, había llegado a admirar. No sólo no había renunciado a la idea de que podía llegar a convencerlo, sino que demostraba ser una mujer con mucha imaginación y recursos. No se trataba de acoso, pero aprovechaba cada una de las ocasiones en las que se encontraban para intentar inclinar la balanza a su favor.
Él, por su parte, no se alejaba de ella con suficiente convicción. Sólo podía decir que le gustaba y mucho. A pesar de las veces que se lo recriminara le gustaba su compañía y frescura. Incluso hoy había llegado a sentir tal imperiosa necesidad de verla que había desmontado la tienda de campaña que había permanecido enfrente de su casa, y se había presentado en la de ella. Era una excusa, lo reconocía, pero no se atrevía a invitarla a su casa, pues no estaba seguro de querer atravesar esa línea. En realidad estaba asustado de sí mismo.
Volvió a llamar por segunda vez al timbre, pero dudaba que ella escuchara nada con el volumen de la música. Incluso él oía a la perfección la letra de "It's my life" de Bon Jovi. Probó y la puerta de entrada se abrió sin dificultades.
—¡Hola! —gritó desde el marco—. ¡Peyton!
No se esperaba esa visión apareciendo de repente. Ella, con el pelo suelto, mojado y levemente desordenado llevando un vestido de tirantes por encima de la rodilla que parecía muy ligero acompañado de una rebeca roja y sin nada en los pies aparte de las uñas pintadas, de color rojo fuerte en esa ocasión.
—¡Duncan, que sorpresa! — sin dejar de bailar, se acercó a la mesa para coger un bote extra grande de helado ya abierto, metió la cuchara en él y se lo llevó a la boca de un modo que le hizo tragar saliva compulsivamente.
—Ehhhh —carraspeó—, venía... —si tan solo se acordara.
—¿Qué es eso que llevas? —preguntó sin, al parecer, percatarse de su estado de embobamiento. Dejó el helado en una repisa, bajó el volumen de la música y se acercó a él con curiosidad. Al parecer no encontraba extraño que apareciera de repente por su casa.
—La tienda... Sí, la tienda de campaña que te dejaste —se sintió orgulloso de haber podido pronunciar correctamente las palabras y se lo enseñó por si dudaba—. He pensado que la querrías de vuelta.
—Eres muy amable. Ya ni me acordaba de ella —la cogió y la tiró encima de un sofá como si no le importara—. No habrás pensado mejor lo de aceptar mi oferta ¿verdad? —su cara de esperanza le dieron ganas de besarla hasta darse un atracón de ella.
—No, Peyton.
—Argggg —exclamó ella contrariada—. Tienes la cabeza más dura que una piedra.
—Tienes un guardarropa interesante —soltó él, en cambio, a bocajarro. Sólo por lo inapropiado del comentario se hubiera dado cabezazos contra la pared, pero no había podido evitarlo; esa mujer le fascinaba... Y lo excitaba como nadie, ni siquiera su difunta esposa.
—¿Estos trapitos? —preguntó sonriendo—. Si supieras que solo puse un par de trajes carísimos en mi maleta y nada apropiado para este lugar te quedarías de piedra, pero en Jonesport hay una pequeña tienda que tiene cositas tan monas que me ha sido imposible no comprarlas. Por cierto —dijo—, ya que estás aquí, ¿por qué no te quedas a cenar? Tenía previsto hacer lasaña de verduras, pero siempre hago de más y, o termino comiendo demasiado o tirándola a la basura.
—Yo...eh... —no estaba seguro de aceptar. Cenar con ella sería toda una tentación.
—Venga, vamos, no seas así. Además, tú también cenarás solo. ¿No es preferible en compañía?
—¿Eres buena cocinera? —la pregunta era un mero pretexto. En realidad ya había capitulado.
—Pues claro, sólo espera y verás. Se te caerá la baba y te lamerás todos los dedos.
Duncan no estaba pensando precisamente en lamer sólo eso.
—Pues bien, dame un delantal que te ayudaré a que sea memorable —la exuberante sonrisa de ella le llegó directamente a una parte de su anatomía que esperaba no lo pusiera en evidencia. Iba a ser una cena muy larga.

Peyton se encontraba tan cómoda que temía que todo terminara en el despertar de un sueño. La cena había ido estupendamente y la compañía había sido inmejorable. Duncan Scott era un hombre divertido, entretenido, muy inteligente y tremendamente sexy.
Ahora mismo estaba sentado en su sofá, estirándose perezosamente, como un felino. Había conseguido que se relajara en su compañía, pero aun así notaba como de vez en cuando se tensaba. No le gustaba hablar de su vida, así que lo respetó y lo entretuvo con numerosas anécdotas de sus viajes, consiguiendo arrancarle unas cuantas sonrisas. Debía confesarse a sí misma que se sentía atraída por el tozudo pescador. Le había dejado entrever una parte de él que parecía escondida y cuanto más lo conocía más le gustaba. El comportamiento hacia ella había sido brusco, pues la consideraba una intrusa molesta, pero ahora notaba sus buenos modales. Además, la había ayudado en la cocina y parecía haberla escuchado con atención. Era de agradecer, pues aunque reconocía que hablaba mucho, muchas de sus citas fracasaban por eso.
—Has hablado mucho sobre tu trabajo...
—¿Eso es malo? —le interrumpió alerta. Quizás al final sí que fuera como los demás hombres.
—No, pero eso me dice que eres una adicta al trabajo.
—Mi madre suele acusarme del mismo, pero es que me ha costado mucho llegar a donde estoy.
—Tu madre —murmuró pensativo—. Has hablado muy poco de tu familia.
—Porque no quería aburrirte —sonrió.
—No lo harías. Sabes, ahora me ha picado la curiosidad.
—¿De verdad? Pues no hay mucho que contar. Soy una chica de Jersey, de Cape May, donde están las mejores playas del país. ¿Has estado nunca?
—No, nunca. Me sorprende que no seas de ciudad, porque realmente lo pareces.
—¿Lo dices por cómo voy vestida? Eso es parte del trabajo. Es importante causar buena impresión y todo eso... pero en privado suelo usar ropas muy cómodas. Deberías verme cuando voy a casa de mis padres, no me reconocerías. En verano, por ejemplo, siempre voy con bikini, pantalones cortos y mis chanclas —Duncan se la imaginó un instante, con un minúsculo bikini y se excitó. Tenía un cuerpo perfecto.
—¿Vas muy a menudo a ver a tus padres? —intentó eliminar esa imagen de su cabeza.
—No demasiado, la verdad. Quizás es lo que más me molesta de mi trabajo, pero intento escaparme de tanto en tanto. Es un lugar estupendo para relajarse. Con el tiempo, quiero comprarme una casita, no muy grande, frente de la playa. Las vistas son espectaculares.
—Bueno, aquí también estás frente al mar.
—Pero es diferente. Por ejemplo, aquí apenas hay arena. En Cape Maye las playas están repletas de finísima y blanca arena. Puedes tomar el sol, pasear, jugar y por las noches hacer fogatas. Me encanta esa parte.
—¿Por qué decidiste irte a Nueva York si te gusta tanto tu hogar?
—Porque hay más oportunidades y en parte, soy una urbanita. Supongo que quiero tener un poco de cada. Mis padres, en cambio, son diferentes. Ellos son felices allí y nunca irían a vivir a la ciudad. Les cuesta hasta venir a visitarme.
—¿A qué se dedican?
—Mi padre es abogado —hizo una mueca—, pero ya no ejerce, al menos, activamente. Su trabajo le producía mucho estrés, así que lo dejó. Ahora se dedica a ayudar a mamá en su empresa de catering y colabora con una organización dedicada a proteger la costa. Ya sabes, que no se construya demasiado, que se respete la fauna y la flora y cosas así.
—¿Y no tienes hermanos o hermanas?
—Dos hermanos: Dylan y Joe. Son mellizos. Ahora están en Delawere, en la universidad.
—No debes tener mucho contacto con ellos —supuso.
—Te equivocas. Creo que hablo más con ellos que con papá y mamá. Con la webcam es muy fácil y ellos siempre están conectados. A veces me pregunto si estudian de verdad o se pasan las horas hablando con sus amigos. Pero son buenos chicos.
—Tu madre debe extrañarlos.
—Por supuesto, pero también está encantada con tener la casa para ella y papá. Por fin están solos —Duncan asintió, comprendiendo—-. ¿Y qué me dices de ti? ¿Tienes familia? —Peyton supo que se adentraba en un terreno peligroso, pero quería saber más de él.
—No —dijo simplemente.
—¿No tienes a nadie?
—Mi padre murió cuando yo tenía diez años.
—Lo siento —murmuró apenada.
—No pasa nada, eso ocurrió hace mucho. Por suerte, mi madre tenía un buen empleo y eso le permitió criarme sin demasiadas dificultades. Era secretaria en una gran empresa y aunque pasaba muchas horas trabajando, muchas veces me iba con ella y por lo menos estábamos juntos.
—¿Y qué pasó? —preguntó con toda la delicadeza posible.
—Murió hace unos años —respondió emocionado. Siempre se emocionaba cuando la recordaba: su dulce y luchadora madre, la única persona que lo había querido por lo que era, no por lo que se esperaba de él. Por lo menos no había sido testigo de su desastroso matrimonio ni de los trágicos sucesos que vinieron después, porque si entonces hubiera estado con vida, habría sufrido lo inimaginable.
—Lo siento —volvió a repetirle Peyton viendo como reaccionaba—. No sabía...
—No te preocupes —le quitó importancia—, pero creo que debería irme.
—¿Ya?
—Es un poco tarde —lanzó una mirada a su reloj de pulsera. Ella lo acompañó hasta la puerta—. De todas formas, te agradezco la invitación; reconozco que sabes cocinar muy bien.
—¿Sólo te ha gustado la cena? —preguntó melosa e incapaz de resistir el jugar con fuego. Se preguntaba si la encontraba tan atractiva como ella a él y si sería capaz de besarla.
—No —se fijó en sus labios carnosos—. También la compañía.
—¿No te he resultado aburrida? —susurró, más cerca.
—Para nada.
Ambos se miraron intensamente. Peyton sujetaba la puerta abierta, pero Duncan no hizo ningún intento por marcharse y ella tampoco quería que lo hiciese. Enrojeció.
—¿Vas a besarme? —se le escapó torpemente. Él no le quitó la mirada de encima.
—¿Quieres que te bese?
—¿Y tú, quieres besarme? —preguntó a su vez, ansiosa.
—¡Demonios, sí! —contestó apasionadamente, lanzándose hasta sus labios.
Peyton soltó la puerta y se aferró a Duncan.
Esta vez el beso tenía un cariz completamente distinto. Ya no resultaba agresivo, sino hambriento y posesivo, haciendo que se excitara aún más. Se acercó a su cuerpo todo lo que pudo, mostrando su entusiasmo, pues bastaba con un beso suyo para llevarla a sitios completamente desconocidos, aunque él parecía afectado de igual manera.
Participó tanto que temió asustarlo, así que intentó relajarse y mantenerse un poco alejada, pero sus potentes manos le aferraron la nuca y la espalda con firmeza y, entendiendo que él sentía la misma fuerza arrolladora, dejó de pensar y se dejó llevar.
Gimió cuando Duncan la levantó mientras la apoyaba en la pared. Peyton enroscó sus piernas alrededor de su cintura y apartó su boca para poder morderle suavemente en el cuello.
—¡Santo Dios! —exclamó él al sentir sus dientes presionando y la lengua jugueteando.
Peyton se estremeció cuando tocó uno de sus pechos. Se arqueó lo que pudo para permitirle mejor acceso y así incrementar el placer, pero al cabo de unos minutos, tan de repente como había comenzado sintió como se quedaba quieto mientras suspiraba. Éste empezó a apartarse y la dejó en el suelo, mientras ella intentaba no protestar para evitar hacer más el ridículo, pero ¿en qué estaba pensando?
Se bajó el vestido para evitar enseñar más, pero las bragas se veían perfectamente. Ahora, de repente se sentía muy incómoda.
—Yo, esto, creo que...
—Peyton —la interrumpió Duncan. Le alzó la cara—. Necesitábamos detenernos —dijo a modo de explicación— o hubiéramos terminado haciendo el amor aquí, en el suelo.
Eso ya lo sabía, aunque la hubiera reconfortado más si hubiera sido ella quien hubiera dado el primer paso.
—Lo entiendo...
—No, no lo entiendes. Hace mucho tiempo que no estoy con una mujer, y lo que podría llegar a ser algo hermoso se hubiera convertido en algo apresurado y sin valor. Quizás no nos conocemos mucho, pero sé que los dos merecemos algo diferente.
—Sí, tienes razón. Me he dejado llevar —admitió a regañadientes.
—Los dos lo hemos hecho, porque no creas que no deseaba esto. Lo hacía, y mucho.
—Gracias por decírmelo —sonrió tenuemente y él se la devolvió.
—Ahora sí me marcharé —le dio un suave beso en la frente y salió.
—¿Te acompaño en coche? —se apresuró a salir y preguntar. Una parte de sí misma no quería dejarlo marchar—. Ya es de noche.
—No te preocupes por mí, conozco el camino. Además el trayecto hasta mi casa no es largo. Buenas noches Peyton —y desapareció por el camino.
—Buenas noches —susurró y entró en casa.

Duncan agradeció el aire fresco de la noche. Mientras caminaba hacia su casa no dejaba de pensar en lo que había ocurrido.
Aunque fue ella quien preguntó si quería besarla reconocía que era él quien había provocado la situación. Lo primero hubiera sido no ir a su casa con un tonto pretexto y lo segundo quedarse a cenar con ella y compartir una muy agradable sobremesa.
Todavía ahora podía sentir la excitación recorriendo su cuerpo. Era cierto que hacía mucho tiempo que no había mantenido relaciones sexuales, exactamente el día que decidió dejar de ser un pelele en manos de su mujer y pedirle el divorcio, pero eso no era excusa. Sabía perfectamente que lo que Peyton le hacía sentir nada tenía que ver con ello y tendría que haber sido más precavido, eso teniendo en cuenta que ella se marcharía tarde o temprano y él se quedaría aquí, viviendo una vida de pescador.
Pero aunque encontraba Peyton adorable seguía sintiendo que no se podía acabar confiando en las mujeres, que siempre terminaban traicionándote. Él lo había vivido en carne propia y había resultado una lección tan dolorosa que sentía que no valía la pena volver a enredarse con una mujer. Había estado a punto de hacerlo, pero en el momento en el que se vio a si mismo desprendiendo el botón de su pantalones recobró el poco juicio que le quedaba.
Por su bienestar emocional tendría que evitar encontrársela lo máximo que pudiera. No quería ofenderla, pero no le quedaba más remedio.

CAPÍTULO 3

Se estaba volviendo loca. Su mente era un torbellino y le invadía un desasosiego que no era capaz de controlar. Llevaba dos días encerrada en la casa, dando vueltas a lo sucedido esa noche y no podía evitar pensar en "eso". Prácticamente se había olvidado de por qué estaba allí y ni siquiera llamaba a la empresa, aunque fuera solamente para que supiesen que seguía con vida. Además, tenía cinco llamadas perdidas de su madre, pero no le apetecía nada hablar con ella, porque seguro notaría que no todo marchaba como debiera. Por muy bien que fingiera, su madre siempre notaba cuando algo andaba mal y no quería tener que contarle que se había lanzado en brazos de un hombre que apenas conocía que además había estado en la cárcel acusado del asesinato de su esposa. Aquello no le agradaría nada y no estaba de humor para una regañina. Pero necesitaba hablar con alguien y nadie la comprendería mejor que Julie, su mejor amiga, pero sólo eran las nueve de la mañana y no solía estar levantada tan temprano.
Julie era traductora de ruso y aunque trabajaba en su casa, acostumbraba a hacerlo de noche, acostándose casi de madrugada. Abrió su portátil y probó con una video llamada. No tardó en ver su cara sonriente, llena de pecas.
—Buenos días preciosa —saludó.
—Ah, por fin te acuerdas de mí. Llevas días sin ponerte en contacto y ya creía que te habían abducido —su voz era ligera y suave—. ¿Todavía sigues en Maine?
—No me queda más remedio —declaró—. ¿Cómo es que ya estás levantada?
—Anoche me acosté temprano. No era capaz de traducir ni dos palabras seguidas. El libro es una verdadera pesadez. Además, hace un día maravilloso y Max me ha invitado a desayunar.
—¿Has quedado con tu ex? Dime que no he escuchado bien.
—No podía resistirme a unos gofres cubiertos de chocolate. Ha llamado hace diez minutos y por cierto, se ha sorprendido tanto como tú al saber que ya estaba levantada —esbozó una sonrisa.
—¿Entonces, por qué ha llamado?
- Eso mismo me pregunto yo; por qué me llamáis si pensáis que estoy durmiendo. ¿Es que queréis fastidiarme? —le lanzó una pícara sonrisa.
—¿Qué quiere ahora? —preguntó ignorando el último comentario.
—Pues verme, simplemente con mi presencia ya le animo el día.
—Estoy hablando en serio...
- Algo de una traducción —contestó al ver la expresión ceñuda de Peyton.
—¿Y para qué necesita el FBI una traductora de ruso?
—No ha querido decirlo por teléfono —se encogió de hombros. Ya sabes lo prudente que es con su trabajo. Y ahora, ¿quieres contarme por qué has llamado?
—No lo sé, quería saber cómo estabas.
—¿Seguro que no tiene que ver con el pescador ese? ¿Sigue sin escucharte? No sé cómo lo soportas —parecía preocupada—. Deberías buscarte otro empleo, no tienes por qué aguantar tanta testosterona.
—Sabes que me encanta mi trabajo. Sólo se trata de un pequeño bache.
—Pero estoy segura que lo lograrás. Peyton Vaughn puede con todo —dijo tratando de animarla.
—Por lo menos he podido explicarle la propuesta, aunque la ha rechazado.
—Es un cerdo, un patán, la forma en que te trata...
—Duncan no es así. Bueno, quizás al principio, pero no me conocía. Era una auténtica desconocida. ¿Te imaginas que alguien se instale en una tienda de campaña delante de mi apartamento? Yo hubiera reaccionado mucho peor.
—Ummmm.
—Además, el otro día recogió todas las cosas que dejé tiradas y muy amablemente vino a traérmelas.
—¿Por qué estás defendiéndole?
—No lo hago.
—Oh, sí. ¿Me he perdido algo?
—No, yo...
—¡Cielo Santo, has enrojecido! Puedo verlo desde aquí —exclamó— ¿Por qué has enrojecido?
—No lo he hecho —trató de excusarse.
—Sé sincera. Te está gustando el tipo. Por favor, por favor, cuéntamelo todo.
—El otro día vi su camioneta delante de un bar, así que entré, pero enseguida me vi rodeada de un montón de hombres algo desesperados y patéticos, debo añadir. Bueno, eso da igual, a Duncan le sentó fatal y me sacó de allí. No me gustó nada la forma en que me trató, pero luego se disculpó. Cuando salimos de allí, él...él...umm... me besó y...
—Caramba, eso sí que no me lo esperaba. Ahora entiendo porque tardas tanto en volver.
—No digas estupideces. En fin, como decía, me besó, pero quedó ahí, hasta la otra noche, cuando vino a devolverme la tienda de campaña. Le invité a cenar y estuvimos conversando muy relajadamente, hasta que fue la hora de marcharse, que volvió a besarme. Oh, Julie, fue un beso maravilloso...
—¿Y después?
—Después nada. Interrumpió el beso y dijo que no podía, que le gustaba mucho y eso, pero que no era así como debería ser.
—Estás decepcionada, ¿cierto?
—Un poco.
—Pues ve a por él.
—No sé...
—Peyton, en cuestión de hombres siempre actúas con mucha prudencia. ¿Por qué no vivir una pequeña aventurilla?
—No es tan fácil como crees. Es viudo y asesinaron a su esposa hace más o menos tres años.
—Oh, pobre hombre. ¿Te lo ha contado?
-—No, lo he buscado en internet. Pero es no es todo, al principio fue acusado de su muerte y pasó seis meses en la cárcel.
—¡Qué horror! —logró articular—. ¿Estás segura qué es inocente? Deberías tener mucho cuidado con él.
—Un policía probó su inocencia —aseguró.
—Aun así, deberías alejarte de él. A veces los policías se equivocan.
—Deberías otorgarle la presunción de inocencia. No lo creo capaz de algo así; incluso me confesó que no había estado con ninguna mujer desde entonces. Además, encontraron al culpable.
—¿Te gusta mucho, eh? Pero lo mejor que puedes hacer es alejarte. Un hombre así estará dañado y no quiero que vayas a sufrir.
—Una parte de mí también piensa eso, pero otra... como has dicho, siempre he sido muy prudente, pero no creo haber sentido nunca nada igual. Todo es muy precipitado, soy consciente, pero no puedo quitármelo de la cabeza. ¿Sabes las veces que he estado a punto de ir a buscarlo?
—Te entiendo, créeme, te entiendo. Sé lo que es que tu cabeza te diga que te alejes y tu corazón se oponga. Ni siquiera sé qué decirte.
—No tienes que hacer ni decir nada, simplemente con escucharme es suficiente. He estado pensando también en volver.
—¿Qué quieres decir?
—Si te soy sincera, no creo que vaya a conseguir la firma de Duncan y lo único que consigo es enredarlo todo más. Así que quizás sea mejor darme por vencida.
—Pero tu empleo... —sabía lo que Julie quería decirle, pero todavía no estaba preparada para enfrentarse a esa parte de la historia.
—Ya veremos —la evasiva fue recibida por su amiga que, para su alivio, no dijo nada más.
—Pues bien, hablando de otra cosa importante... tu próximo cumpleaños.
—Ah, no, no —protestó, aunque por el tono enérgico y autoritario que Julie había puesto no tenía nada que hacer.
—Calla y no seas aguafiestas. Siempre preparas las tuyas y la de los demás, así que va siendo hora que se le dé la vuelta a la tortilla. Además, el año pasado ya te avisé.
Era cierto, pero como todavía faltaba tanto no se la había tomado en serio.
—No la harás en mi casa, pues —y eso era a lo máximo que podría permitirse exigir. Sólo de pensar en su amiga revolviendo sus cosas para una fiesta se le erizaba el vello de la nuca. Era como un huracán.
—Vale —accedió tan rápido que le pareció sospechar que ya había contado con eso—. ¿Dónde quieres que la haga, entonces?
—Creo querida que tú eres la organizadora, decide tú. Yo sólo me limitaré a ser la estrella de la fiesta.
—Con eso contaba. Tú sólo aparece radiante y espectacular que yo me encargo del resto.
—Y nada de citas a ciegas en mi cumpleaños —advirtió.
—Pero yo no te puedo asegurar que no aparezcan hombres súper monos que puedan sentirse interesados por ti, ¿verdad?
—Ju-lie —trató de amenazarla, pero ella ni se inmutó.
—Oh, oh, si sigo hablando contigo llegaré tarde a mi cita. Besos y llámame cuando llegues, ¿ok? —y colgó.
Se preparó una ducha mientras pensaba en lo que había dicho, en renunciar y marcharse. Su futuro soñado dependía de su éxito actual, pero si era realista comprendería que Duncan Scott no tenía intención alguna de volver al tipo de sociedad con la que antes se relacionaba, y si eso significaba que no lo había conseguido pues así sería. Llevaba demasiado tiempo en ese pueblo y era hora de volver a su normalidad.

—Espero que tu estancia en Collensburg te haya sentado bien —en lo que Betsy estaba realmente interesada era en saber si volvería por allí.
—Todo ha sido maravilloso —dijo—: el pueblo, la gente —aunque no la del bar—. La casa y la cala Parson en general... Pero no creo que pueda volver, está demasiado lejos.
—Es una lástima. Pareces una chica sensata —y eso era lo más parecido a lo que ella podría llamar caerle bien.
—Gracias. Hoy lo recogeré todo y mañana a primera hora pasaré a darle las llaves.
—No hay prisa querida. Sólo quiero que no olvides cerrar bien la puerta que da a la playa.
—Lo recordaré —pasó la tarjeta de la empresa de nuevo para cubrir todos los gastos y salió para comprar cuatro cosas.
Como era el último día decidió que no le apetecía demasiado cocinar y compró pan de molde y embutido para esa noche hacerse unos sándwiches, tomates y queso para comer a mediodía.
—¿Sólo eso? - preguntó una voz a sus espaldas. Se giró para ver a Duncan, que acababa de entrar.
—Hoy pienso comer algo ligero —contestarle de forma natural no le resultaba tan violento como se había temido, pero las imágenes del segundo beso volvieron a aparecer.
—No parece muy propio de ti dado lo bien que cocinas.
Peyton no supo qué contestarle así que se encogió de hombros.
—¿Sabes? -—dijo él después de un breve silencio—. Creo que te devolveré la invitación a cenar, pero yo cocinaré pescado fresco y te encantará.
—No sé si...—protestó. No tenía muy claro que pretendía.
—Sin excusas —bajo el tono de voz—. A las siete en mi casa. Y trae ese vino blanco —señaló al que ella había comprado para celebrar su despedida— muy frío —se apartó para coger una cesta y se despidió con la mano sin darle tiempo a negarse con firmeza.
Ya en el coche suspiró profundamente y apoyó su frente en el volante frío. Había hecho mal, muy mal, pero la intrigaba más la actitud de él por insistir ¿Sería por culpabilidad?
Arrancó para ir a la casa. Tenía trabajo hacer, pues en menos de veinticuatro horas desaparecería de ahí.

******************

Después de una ducha que no había hecho nada por calmar sus nervios Duncan miró con desagrado su fondo de armario. No tenía nada apropiado que ponerse y eso lo ponía más nervioso aún.
—No es una cita —repitió en voz alta por enésima vez.
Todavía no podía creer que lo hubiera hecho, pero la invitación salió de sus labios de forma natural en cuanto la vio. Era arriesgado, muy arriesgado teniendo en cuenta que todavía la deseaba y que se pasaba las horas muertas imaginando multitud de ocasiones en que podrán acabar haciendo el amor. Lo que más le asustaba era que no le costaba nada; en cualquier momento, de cualquier forma; y eso estaba haciéndole sudar.
Al final fue su mirada través del espejo lo que le recordó ese otro tiempo en que también consiguió una cita con Sophie y estuvo toda la noche anterior desesperado por encontrar alguna prenda que le sentara bien y que ella admirara.
Eso evaporó todo deseo y se maldijo por haberla invitado.
Se puso los primeros pantalones y camisa que encontró. No estaba dispuesto a pasar de nuevo por ese patético ser que era antes y jamás volvería a desear con ferocidad que una mujer se quedara deslumbrada ante su visión y se enamorara de él, queriéndole para siempre.
Lo ordenó todo en un vano intento de olvidar y cuando entró en el baño para afeitarse comprobó que el pulso de su mano no era el adecuado para semejante tarea. Bueno, sólo era una cena informal con una conocida. Si no estaba perfectamente afeitado no pasaba nada.
Bajó a la cocina y encendió el horno. Todavía faltaba una hora, pero necesitaba tener las manos ocupadas.
Sacó el pescado de la nevera y lo aderezó para darle un aroma característico. Dejaría las patatas y cebolla para el final.
Se concentró tanto que dio un bote cuando oyó que llamaban a la puerta delantera. Miró el reloj y se sorprendió al ver la hora: las siete y cuarto.
Le abrió la puerta mientras se secaba las manos con un paño.
—Hola, me he retrasado un poquito.
Su sola presencia le puso de nuevo fuego en el cuerpo, pero también se sintió extrañamente tranquilo, como si ese fuera el lugar donde Peyton debía estar, con él.
—Tranquila, la cena no está todavía —aceptó la botella de vino frío y la invitó a pasar.
—Vaya —dijo ella mirando a su alrededor—, qué bonito lo tienes todo.
—Pareces sorprendida —su tono lo divirtió.
—No pero... bueno, sí, un poco —admitió con un ademán avergonzado—. Quizás los tópicos.
—¿Perdón?
—Ya sabes; hombre pescador que no está mucho en casa y esas cosas. Pero está todo muy mono y ordenado. Hasta huelo a limpio.
—Haré ver que no he oído eso.
—No pretendía... —dijo al darse cuenta de lo que implicaba—. Sé que no todos los hombres sois iguales, pero tienes que admitir que la mayoría no se preocupa demasiado por la limpieza, o al menos si viven solos.
Duncan no quería amargar el momento pensando en lo que tuvo que limpiar cuando estuvo en prisión, así que no hizo ningún comentario y la invitó a la cocina.
Peyton lo siguió entre nerviosa e impaciente, sin saber muy bien que esperar de aquella cena. Tampoco sabía cómo decirle que se marchaba ni cuando sería el momento oportuno. ¿Antes o después de cenar?
—¿Quieres un poco de vino? —ella lo miró confusa—. Vino —levantó la botella para mostrársela, pero ni siquiera la miró. Contempló sus fuertes manos, sus ojos oscuros, sus labios... Quería besar esos labios. Duncan fue consciente de su escrutinio y tuvo que tragar saliva. Lo deseaba, podía verlo, sentirlo, pero aquello se les estaba escapando de las manos. Su intención no era ir tan rápido—. Lo dejaremos para la cena —dijo para sí mismo, pues Peyton no parecía escucharlo. Se acercó a la nevera y guardó la botella, dejando un poco de espacio entre ellos—. La cena estará en unos minutos —sonrió.
—Estupendo —fue lo único que pudo decir.
A los pocos minutos, éste apagó el horno y sacó el pescado, que dejo un sabroso aroma en el ambiente. Peyton se aproximó para olerlo mejor, pero estaba tan cerca de Duncan que su pulso se aceleró. Ya sólo lo veía a él. Sus cuerpos se tocaban...
Sintió el dulce aliento de ella en la nuca, la cual cosa aumentó su estado de excitación. Cerró los ojos, respirando lentamente, mientras disfrutaba de las sensaciones que le estaban invadiendo. Peyton tardó un poco en reaccionar. Quería retirarse un poco para rebajar su agitación, pero cuando iba a hacerlo, cambió de idea y acercó sus labios al cuello de Duncan, depositando un suave y sensual beso. Lo sintió temblar y eso le hizo sonreír, coqueta y atrevida. Volvió a besarle, pero esta vez no se conformó con solo uno y mientras recorría la piel con sus labios, él se giró de golpe e inclinó la cabeza, besándola con ardor.
Ambos se dejaron llevar, fogosos, besándose, acariciándose, perdiéndose el uno en el otro. La cogió en brazos, sin separarse de ella, hasta llevarla a la otra parte de la casa, donde estaba su habitación. La depositó en la cama y se quitó rápidamente la camisa, tirándola al suelo sin miramientos. Peyton clavó sus ojos en el torso desnudo y bien esculpido, con un poco de vello. Se mordió los labios, encantada con la vista.
—Ahora es tu turno —susurró ronco.
—Por supuesto —sonrió traviesamente. Se arrodilló sobre la colcha y empezó a desabrocharse su camisa, lentamente, tentándole. Duncan no le quitaba la vista de encima y sus ojos se habían oscurecido más, si eso era posible. Primero enseñó su hombro derecho, luego el izquierdo—. ¿Quieres que me la quite? –éste sólo pudo asentir—. ¿Seguro? —se desprendió de la camisa, pero debajo llevaba una sexi camiseta de tirantes. Duncan suspiró, decepcionado—. ¿Quieres ver más?
—Ajá.
Bajó de la cama, moviéndose despacio mientras se quitaba la prenda, dejando al descubierto un sujetador rosado. Movió sensualmente sus caderas y le lanzó la camiseta. Duncan la atrapó sin problemas.
Le encantaba sentir la mirada de él sobre su cuerpo, devorándola con los ojos, así que continuó con el juego.
—¿Más? —murmuró provocativa. Fue acercando las manos al botón de los vaqueros, bajando la cremallera, pero sacárselos no fue tan fácil y sensual como había imaginado, aunque a él no parecía importarle. Se quedó en ropa interior—. Ups...
Duncan silbó e hizo que Peyton enrojeciera. Era preciosa. Sus pechos eran perfectos y tentadores y se transparentaban a través del sujetador. Su vientre, sus largas piernas... Todo le encantaba.
—Perfecta —murmuró acercándose, pero ella le impidió tocarle. Puso un dedo en su pecho.
—Ahora te toca a ti.
No perdió un segundo y se quitó los pantalones sin ningún tipo de miramiento.
—Eso no se vale —se quejó.
—Y esto, ¿se vale? —preguntó sin darle tiempo a responder, pues la estrechó en sus brazos, besándola con decisión y deslizando la lengua en su interior. El deseo lo inundó por completo y deslizó las manos hacia su espalda, buscando desesperadamente el cierre del sujetador. Lo desabrochó y dejó que cayera al suelo. Fue entonces cuando pudo admirar sus pechos sin ningún obstáculo. Mientras seguía besándola, le acarició uno. Peyton se estremeció. Abandonó sus labios y con la punta de la lengua rozó un pezón, para luego tomarlo con la boca. Gimió de placer. Se sentía tan viva... además, podía notar una suave presión sobre sus muslos.
Duncan terminó de desnudarla, depositando suaves besos en su estómago. Él también se despojó de sus bóxers y la guio hasta la cama, tumbándose sobre ella. Sus manos recorrieron todo su cuerpo y se detuvieron es sus muslos. Abrió las piernas, disfrutando de la sensación, consumiéndose. Luego, fue el turno de ella y centró toda su atención en su miembro, recorriéndolo en todo su ser. Estaban preparados.
Mirándose fijamente a los ojos, Peyton lo guio hacia su interior, entrando despacio. Se agarró a sus caderas y los movimientos fueron acelerándose, aumentando el ritmo. Lo sintió gemir y lo besó, recorriendo su espalda con las manos, para agarrarse a sus hombros, mientras subía sus piernas hasta casi su cintura, para sentirlo en todo su esplendor.
El sonido de su respiración era acelerado y estaba a punto de llegar a la cima cuando Duncan aceleró más los movimientos, hasta que perdió el control y su cuerpo estalló es espasmos cuando finalmente alcanzaron juntos el éxtasis.
—¿Te encuentras bien? —le preguntó más tarde, una vez recuperado el habla. Estaban recostados sobre los cojines y Peyton le acariciaba el torso. Asintió y le dio un suave beso—. ¿Y por qué pareces triste? ¿He hecho algo que...?
—No, todo ha sido maravilloso. No podría haber sido mejor.
—¿Entonces? ¿Es por la cena? Vaya anfitrión he resultado ser.
—No es tu culpa que estuviera más interesada en ti que en el pescado.
—Ni siquiera me has dejado servirlo —bromeó.
—¿Tienes alguna queja?
—Ninguna. Aunque debo admitir que nunca se me habían lanzado así, con tanto ímpetu.
—Alguien debía dar el primer paso.
—Entonces, la próxima vez seré yo el temerario, sólo por igualar.
—¿La próxima vez? —parpadeó por la sorpresa.
—No quería insinuar... —carraspeó para aclararse la garganta—. Pensé que ahora... nosotros...Quizás me he adelantado demasiado. Puede que no quieras repetirlo y yo...
—Duncan —sonrió con tristeza—. No sé trata de eso. Hay algo que quiero contarte, que debería haberte dicho antes, pero con todo esto...
—¿De qué se trata? —musitó alarmado.
Peyton decidió ser directa.
—Me voy.
—¿A dónde? —pareció confuso.
—A Nueva York —le aclaró. Duncan guardó silencio—. ¿Entiendes lo que significa?
—Regresas a casa.
—Sí. Ya no tiene sentido que me quede más tiempo. Vine para convencerte, pero ambos sabemos que no estás interesado. Sé cuándo debo retirarme y es el momento.
El estómago de Duncan se contrajo. Aquello no se lo esperaba y se sintió abandonado. Se marchaba, para siempre. Se conocían desde hacía muy poco, pero con el pasar de los días se había acostumbrado a ella, a su compañía, a su testarudez y a su valentía. Cuando se marchara, volvería a quedarse solo, con su rutina y si antes su vida le parecía placentera, ahora se le antojaba triste. Era la segunda vez que lo abandonaban, pero lo de Sophie había sido el final de una etapa, mientras que ahora era una promesa de futuro. Quizás se había hecho demasiadas ilusiones, al fin y al cabo, sabía que Peyton estaba allí por trabajo.
—¿Cuándo te vas?
Ella tragó saliva.
—Mañana por la mañana.
Duncan intentó encajarlo con madurez. Aquello había sido una especie de aventura y aunque no tenía experiencia en ese sentido, sabía que debía quedarse con todo lo positivo y nada más, como un agradable recuerdo.
—Lo entiendo —se irguió—. Deberíamos ir a cenar. Si calentamos el pescado...
—Duncan —lo detuvo—. Siento que esto sea inesperado, pero cuando vine esta noche no sabía que nosotros...ya sabes.
—No te preocupes, esto suele suceder.
—No a mí, ¿de acuerdo? Yo no voy por ahí acostándome con todos. Para mí esto es especial. Quiero que lo sepas. Quizás para ti he sido una de tantas, pero —Duncan hizo un gesto para que no continuara.
—Es gracioso que digas eso, porque es justo lo contrario, pues no había estado con ninguna otra mujer desde que murió mi esposa.
—Eso es mucho tiempo.
—¿Cómo lo sabes? –—entonces comprendió—. Supongo que tienes un archivo con mi historia.
—Más o menos. No quería inmiscuirme en tu vida, pero necesito información de la gente que voy a entrevistar.
—Por lo tanto sabes que acabas de acostarte con un asesino —soltó con rabia contenida.
—¡Tú no matarte a tu esposa!
—¿Estás segura de eso? Apenas me conoces, e ignoras tanto de mí...
—Sé lo suficiente. Además, siento dentro de mí que eres una buena persona.
—Entonces eres más temeraria de lo que creía. Mucha gente creía conocerme y no confiaron en mí. Todo lo contrario, no dudaron en hundirme.
Peyton notó su sufrimiento, pero no sabía cómo aliviarlo. Le dolía su dolor.
—¿Por eso llegaste a Collensburg? Debe ser duro empezar de cero.
—No fue por eso. Cuando salí de la cárcel pude haber seguido en Dallas. No con mi suegro, eso ya no era posible, pero no me habría costado encontrar otro empleo o incluso fundar mi propia empresa. No era el dinero lo que me frenaba.
—¿Entonces?
—Estaba asqueado. Pasé seis meses en la cárcel, esperando que alguien creyera en mi inocencia, mientras la prensa se cebaba conmigo, como buitres buscando carroña. Mis amigos desaparecieron y a mis antiguos clientes ya no les parecía tan bueno. Eso sin contar con la campaña de desprestigio que dirigió mi suegro. Hizo todo lo posible para hundirme. Recuerdo que un día, al principio, vino a visitarme a la cárcel. Yo, inocente de mí, creía que estaría de mi parte, pero me escupió y me aseguró que no descansaría hasta verme muerto.
—¡Santo cielo! —exclamó sobrecogida.
—Así que cuando finalmente todo acabó, ya no me quedaba nada en Dallas.
—¿Pero cómo terminaste siendo pescador?
—No quería nada que me recordara a mi antigua vida, así que cargué unas cuantas cosas en mi coche y simplemente conduje. Eso es todo.
—¿Sabes? Cuando me enviaron aquí creía que no tenía mucho sentido, ¿para qué necesitábamos un pescador por muy buen currículum que tuviera? Creí que quizás te hubiesen despedido y no habías encontrado otro empleo, pero te juzgué sin conocerte siquiera y ahora lo entiendo. Para ti Collensburg ha sido una liberación.
—Aquí nadie me juzga.
—Lo siento. Siento que tuvieras que pasar por una cosa así. Ni siquiera logro imaginarlo – dijo con lágrimas en los ojos, mientras lo abrazaba. Estuvieron un momento así, hasta que Duncan le levantó la cabeza y capturó sus labios. Se aferró a ella con desesperación y volvió a hacerle el amor, lentamente, saboreándola, pues sabía que sería su última vez.

Pasaban diez minutos de las seis de la mañana cuando Peyton despertó, en brazos de Duncan. Se acurrucó más, mientras oía su rítmica respiración. Se sentía tan protegida... no quería separarse de él, era demasiado pronto, pero ya había tomado una decisión y no podía dar marcha atrás. Tenía todo arreglado y el avión reservado.
Despacio y reticente para no despertarlo, se separó de él, bajó de la cama y con cuidado, pues la habitación estaba a oscuras, llegó hasta la puerta abierta. Salió al corredor y palpó la pared en busca del interruptor. Finalmente, lo encontró y la luz se encendió. Buscó rápidamente su ropa esparcida por la habitación y se vistió. Sin hacer mucho ruido, pera que Duncan no se despertara. La despedida le resultaría demasiado dura, pero al coger su pantalón vaquero, las llaves y el teléfono resbalaron. Peyton se quedó inmóvil, esperando alguna reacción desde la cama, el sonido no lo había despertado. Terminó de vestirse y con cautela recogió lo que le había caído. Era hora de marcharse.
Permaneció unos segundos en el marco de la puerta, mirando como Duncan dormía. Le costaba dar el paso, pero se armó de valor y dio media vuelta, marchándose con lágrimas resbalando por sus mejillas.

CAPÍTULO 4

Un despertador conocido la despertó de un sueño inquieto. Abrió un ojo y se sintió desconcertada, pues de repente, no conocía la habitación en la que se encontraba. Sólo cuando sintió el ruido de un aspirador en el piso de abajo recordó que se encontraba en su piso de Nueva York.
Llegó la pasada noche, ya tarde, pues el vuelo se retrasó. Se encontraba tan cansada que ni siquiera abrió las luces del apartamento, sólo se desvistió camino de su habitación y se acostó.
Apagó el insistente despertador de un manotazo y se levantó. Al correr las cortinas no observó con tanta claridad como le hubiera gustado, si el cielo lucía radiante o vagamente encapotado. Sólo después de una ducha y un café cargado se sintió de nuevo ella misma.
Era temprano, como siempre, así que todavía tenía tiempo de sacar sus cosas de la maleta y ponerlas en su sitio. Una vez vestida con un apropiado traje revisó su portafolio con la certeza de que la fatalidad caería ese mismo día sobre sus planes de futuro. Tendría que admitir ante su jefe que no había conseguido su objetivo y olvidarse del ascenso. Además, tendría que olvidar un pueblecito que al final, le resultó encantador por su tranquilidad y sencillez y un hombre que le había alborotado un pedacito de su corazón.
Antes de salir para el trabajo revisó el contestador y borró todos los mensajes, incluidos los de su madre. Esa misma noche la llamaría.
El ajetreo de la calle le agradó y disgustó al mismo tiempo. Se había acostumbrado a la paz de Collensburg, pero una vez en el metro se sintió de nuevo en el centro de la emoción, como le gustaba llamarlo y se sintió de nuevo en casa.
A la llegada a su oficina intentó no pensar en Duncan y concentrarse en el trabajo que se le retrasaba cuando hacía esos viajes, pero hacía poco más de veinte cuatro horas que lo había dejado y lo echaba de menos.
—Buenos días Loren —saludó a su asistente.
—¡Señorita Vaughn! Me alegro de que esté de vuelta.
—Y yo de estarlo. ¿Ha habido novedades?
—Ninguna. Tiene los mensajes encima de su escritorio y el trabajo pendiente en el auxiliar.
—Perfecto —se dirigió hacia su oficina.
—Ah, por cierto —la llamó Loren—, el gerente general pidió que se le informara tan pronto regresara.
"Adiós a un pequeño respiro" —pensó un tanto pesimista.
—Pues hazlo. Si me necesita ya sabes dónde encontrarme.
Pasó la mañana tratando de ponerse al día y saltando de su silla cada vez que sonaba el intercomunicador. Incluso pudo salir a comer con algunas compañeras y seguía sin saber nada de Martin Elroy. Ya cuando había llegado la hora de marcharse la temible espera llegó a su fin.
—El señor Elroy la espera en su despacho —informó eficientemente su asistente.
Peyton no se molestó en responder. Recogió su chaqueta y bolso y se dirigió al ascensor. Una vez allí marcó el piso superior, en el que se encontraba los despachos de la directiva. Por un instante se permitió imaginar que si hubiera conseguido su cometido, Duncan Scott trabajaría en la misma planta que ella, lo que le habría permitido verlo a diario.
El piso de dirección, a diferencia del de donde venía, que todavía bullía de actividad, se encontraba en silencio. Se dirigió hacia la guapísima secretaria que estaba sentada en un escritorio que dominaba todo el vestíbulo de la planta. Aunque en los últimos tiempos había subido con asiduidad, todavía no sabía su nombre, pero su frialdad no le permitía mostrarse más amigable.
—El gerente general la espera en su despacho —dijo esta sin ni siquiera darle tiempo a decir hola. Así que se dirigió allí.
La puerta estaba abierta y Martin Elroy estaba de pie mirando por los inmensos ventanales de su despacho.
—¿Puedo pasar? - preguntó.
- Adelante señorita Vaughn —éste se giró y le ofreció asiento con un gesto de la mano.
Para tener más de cincuenta años Martin Elroy se conservaba notablemente bien. Su pelo, algo canoso, estaba peinado de lado con un poco de fijador. Imaginaba que de joven habría roto muchos corazones, porqué su porte indicaban inteligencia y elegancia, una combinación que todavía ahora lo hacían parecer interesante.
Tuvo que morderse la lengua para evitar comenzar disculpándose por su estrepitoso fracaso, pero, aunque ya imaginaba lo que le iba a decir, esperó a que fuera él el que dijera las primeras palabras.
—Espero que haya tenido buen viaje de vuelta.
Peyton no se esperaba ese tipo de comienzo. Quizás era una técnica para dulcificar las cosas.
—Errrr, sí, gracias.
—Bueno, espero no ofenderla cuando le digo que estoy sumamente sorprendido por el resultado de éste último viaje.
—Pues...—no supo que decir. Evidentemente había creído que lo conseguiría; como hasta ahora.
—En realidad Peyton, ¿me permite tutearla?
—Por supuesto —qué más daba después de todo. Sólo esperaba conservar su puesto de trabajo. No tenían motivos para dudar de que ese caso sólo hubiera sido una piedra en el camino, pero que podía seguir siendo tan eficiente como hasta hacía poco.
—Verás Peyton —se sentó en el mullido sofá de su derecha en lugar de detrás de su escritorio, así que ella giró su silla en su dirección—. Sabía que tus logros eran muy buenos. También tenía presente tu aspiración a la gerencia de Recursos Humanos, pero para serte sincero no estaba muy seguro de que fueras capaz de asumirla.
"Otro mazazo para mi autoestima laboral" —pensó con sarcasmo.
—Con todas mis dudas... —siguió éste—, y habrás de perdonarme por tenerlas, quise ponerte a prueba. Por eso te envié a Collensburg. He de confesarte que no estaba seguro de conseguirlo ni yo mismo, y eso que hubo un tiempo en que entre el señor Scott y yo hubo una gran amistad.
"¿Entonces por qué me envió a una misión imposible, para tener una excusa para poder despedirme? —pensó con rencor.
—El puesto al que aspiras es clave para la empresa y es un enlace con la dirección, así que tenías que demostrar que podías hacerlo. Era consciente de que si no lo lograbas no ascenderías, sino que permanecerías en el lugar que ahora ocupas. Reconozco que me equivoqué contigo...
—¿Me echará a la calle sólo por qué no logré traer a ese estúpido e irritante hombre? —preguntó con resentimiento.
—... mis felicitaciones.
—¿Perdón? —se había perdido parte de la charla y las últimas palabras no concordaban.
—He dicho que me alegra poder decir que me equivoqué contigo y que has logrado más de lo que yo creía.
Peyton estaba confusa. ¿Lo había conseguido?
—A primera hora del día de hoy Duncan Scott se ha comunicado conmigo para decirme que, aunque no está muy seguro de aceptar, tus argumentos le han hecho pensar, así que, en unos días viajará a Nueva york para hablar conmigo cara a cara y conocer la empresa.
Peyton no supo que contestar. Si le hubieran intentado sacar sangre no hubiera salido ni una sola gota.
—Así que eso dijo.
—Exacto. Quizás no es una aceptación en toda regla, pero de eso ya me encargaré yo. De todos modos —se levantó y la tomó de la mano— estoy sumamente impresionado. He hablado hace poco con el vicepresidente y está de acuerdo conmigo en nombrarla gerente de Recursos Humanos en la junta de accionistas de la próxima semana.
—Madre de Dios —murmuró por lo bajo.
—Como ya sabes, eso supondrá mucha más responsabilidad, un cambio sustancial de tu despacho y de tu salario; además de ofrecerte un coche de la empresa con su respectivo estacionamiento —la miró con curiosidad—. Espero que ese mutismo no dure demasiado.
—¡Oh no! —salió de su estupor—. Estoy muy contenta. Dé por seguro que no le defraudaré.
—Me alegro de oírlo —se levantó haciendo que ella le imitara—. Y ahora, quiero que vayas a casa y lo celebres como se merece. En unos días habrá cambios. Annabelle se pondrá en contacto contigo para informarte.
—¿Annabelle?
—La secretaria de dirección —aclaró como si no entendiera muy bien qué le estaba preguntando.
—Ah, por supuesto —por fin sabía su nombre—. Así pues me marcho y no le molesto más. Buenas noches.
—Buenas noches.
A la salida no vio a la secretaria por ningún lado. Salió directamente del edificio y cuando el fresco de la noche bañó su rostro fue plenamente consciente de que lo había conseguido.
—Me van a nombrar gerente —dijo maravillada.
El camino de regreso resultó borroso, y cuando abría la puerta de su piso el teléfono empezó a sonar.
—¿Diga? —dijo descolgando al segundo timbrazo.
—Qué tarde has llegado —la voz de Julie la alegró.
—A la salida del trabajo el Director General quiso hablar conmigo.
Su amiga entendió inmediatamente la implicación de sus palabras.
—¿No te habrá despedido?
—En absoluto —dejó pasar unos segundos de silencio—. Me ha ascendido.
—¿Pero cómo?
—Pues ya sabes, lo típico. Ofreciéndome más dinero, coche...
—Cállate tonta —la interrumpió impaciente—. Me refiero a que cómo te lo ha dado si no lo conseguiste. Porque no lo hiciste ¿verdad?
—Eso creía yo, pero al parecer Duncan cambió de parecer.
—Es interesante la forma en que lo tuteas. No pasaría algo más ¿verdad?
—¿Eres de la Gestapo o qué? —preguntó a su vez, evasiva.
—¿No te habrás acostado con él?
—¿Por qué dices eso?
—No me contestes de nuevo con otra pregunta. ¿Lo hiciste?
—Puede.
—¡O Santo Dios, lo hiciste! —se lamentó—. ¿Cómo estuvo?
Típico de Julie lamentarse y preguntar curiosa al segundo siguiente.
—Una mujer no cuenta ese tipo de detalles —argumentó con falsa modestia.
—Así que fue genial ¿Verdad? Qué envidia. Y ¿qué pasará ahora?
—¿Qué quieres decir?
—Vendrá a trabajar ¿no?
—No estoy segura...
—Y lo verás todos los días —siguió diciendo sin hacerle caso—. Has debido hacerlo francamente bien para que se decidiera en el último minuto.
—Bueno... Me fui sin decirle adiós.
—Oh, oh.
—Pero la noche anterior ya le había informado que me marchaba.
—¿Te marchaste después de estar en su cama sin decir adiós? —preguntó escandalizada.
—Estaba durmiendo —se defendió—. No quería despertarle.
—Oh chica, vaticino que vuestro próximo encuentro no será muy feliz que digamos.
—Bueno, él ha accedido a venir, ¿no?
—A lo mejor lo hace para matarte con más facilidad —bromeó—-. ¿Cuándo viene? —dijo.
—No lo sé, supongo que en menos de una semana.
—¿Cómo resistirás los nervios?
—Julie, amiga, tendré tanto trabajo que ni siquiera me acordaré de él.
Cinco días después se había mordido todas las uñas de las manos y bebido docenas de cafés. Si hubiera podido, habría seguido con las de los pies y probado nuevas clases de bebidas excitantes, pero durante ese tiempo no lo vio aparecer, y mucho se temía que seguiría en ese estado de nerviosismo hasta que lo viera de nuevo.

Hablar con Martin había sido mucho más cómodo de lo que había temido. Llevaban años sin verse y aunque fue el mejor profesor que tuvo en la universidad, con el tiempo fueron perdiendo el contacto, por eso le había extrañado que pensara en él para el puesto, pero en cuanto le llamó se dio cuenta que la vieja amistad todavía existía y aunque para él era un aliciente, temía defraudarle. Por eso había insistido en visitar la empresa: para asegurarse del paso que iba a dar.
Y allí estaba, sentado en el despacho de su antiguo profesor, sintiendo nostalgia por aquellos tiempos en que su vida no era tan complicada. Aunque ambos habían envejecido, para Duncan tenía el mismo aspecto que entonces y su seguridad le daba confianza.
—Realmente no puedo creer que dejaras la docencia.
—Créeme, yo tampoco. Pero Mary se empeñó en vivir cerca de las niñas. Tú la conoces, sabes lo testaruda que es —Duncan sonrió ante eso.
—Entonces, si les ofrecen algún trabajo en París, ¿también te mudarás?
—Santo Cielo, espero que eso no ocurra, ya que con mi esposa nunca se sabe...
—¿Por qué dejar de enseñar? Estoy seguro que cualquiera de las universidades de aquí te hubieran ofrecido una plaza —sintió curiosidad.
—Y lo hicieron. Pero cuando lo estaba pensando, me llegó esto —abarcó la habitación con las manos—. y me entusiasmé con el proyecto, sobre todo por lo que podía llegar a hacer. A veces, es necesario el cambio— musitó con pesar. Aquello iba dirigido a él—. No puedes esconderte toda la vida.
—Pues durante mucho tiempo pensé que sí —declaró—. Es ahora cuando me estoy dando cuenta que debo encauzar mi vida hacia algo que me satisfaga plenamente.
—¿Sabes lo que me costó encontrarte? —Duncan se encogió de hombros como si no interesara.
—¿Por qué, por qué pensaste es mí? – su expresión se volvió reservada. Realmente estaba interesado en saberlo.
—Pues porque los cien primeros de mi lista rechazaron el puesto —bromeó—. No, en serio. Ya en tiempos de la universidad creí que serías capaz de lo que te propusieras, pues tienes una gran visión empresarial. Además, una parte de mí se siente culpable.
—¿Culpable? ¿Por qué?
—Siempre supe que tú no la habías asesinado —expuso con cautela. Suponía que todavía no había asimilado el pasado—. Siento decirte esto, pero Sophie era una frívola. Aun así, sé que tú no serías capaz.
—Su padre no pensó lo mismo.
—¡Ah, Charles Deveraux! Lo conozco bastante. Nunca entendí como te fuiste a trabajar con él. Habrías podido elegir cualquier empresa del país y sin embardo decidiste quedarte en Dallas, con el hombre más egoísta y calculador de la ciudad.
—Por aquel entonces creí que me trataba bien. Fue más tarde cuando me di cuenta que me utilizaba.
—Más bien tus cualidades administrativas y financieras.
—Además, mi madre llevaba tanto tiempo trabajando para él... —suspiró—. Siempre lo consideró un buen hombre.
—Entonces, no lo conocía en absoluto.
—Supongo que no —se produjo un momento de silencio.
—Cuando todo pasó te busqué para darte mi apoyo, pero ya era demasiado tarde, pues te habías marchado. Supongo que debí hacerlo antes y de eso me arrepiento, ya que pensé que mi ayuda no te serviría de nada —se disculpó.
—¿Así que me ofreces un empleo para disculparte? —preguntó ofendido.
—No voy a mentirte, una parte de mí siente que está en deuda contigo...
—Martin, no me debes nada —le aseguró. Siempre se había portado bien con él y no quería recriminarle nada, sobre todo si quería empezar de cero.
—No me has dejado terminar. Iba a decir, que a pesar que me siento mal por lo sucedido, eso no ha influido en mi elección. En primer lugar, pensé en ti porque necesito a alguien de confianza en el puesto y nadie mejor que tú para eso. Recuerda que te tuve bajo mi protección y nunca me defraudaste; es más, siempre superaste mis expectativas. Eres trabajador, incansable, creativo, buen gestor y creo recordar que sabías tratar muy bien a tus compañeros. Eres lo que necesito.
—¿De verdad crees que estoy cualificado? No sé, gerente administrativo...
—¿No crees que suena bien? Al fin y al cabo en Dallas ya ocupabas un cargo importante.
—¡Pero era una empresa de maquinaria agrícola!
—Si yo confío en ti, ¿por qué no ibas a hacerlo tú? Mírate, ya no eres el mismo joven al que enseñaba. Piensa que tus experiencias te han transformado en alguien mejor, más capaz, más fuerte. Incluso has hecho de pescador, ¡quién lo hubiera imaginado! ¿Acaso estabas preparado para ello? le preguntó.
—No.
—Ves, aun así lo hiciste. Puedes hacer más de lo que piensas. Además, contamos con un magnífico equipo con el que te podrás apoyar. Sólo tienes que volver a Maine, recoger tus cosas y cambiar de atuendo —bromeó otra vez mirando sus vaqueros—. Espero que tengas algo mejor que ponerte —arqueó las cejas.
—Ni pienses que guardé algún traje. Los dejé todos en Dallas y no pienso ir a buscarlos.
—Supongo que deberás ir de compras, pero no malgastes mucho tiempo en eso. Necesito que te incorpores cuanto antes. Y además, para facilitarte las cosas, ya tienes un piso amueblado a tu disposición.
—No he aceptado todavía.
—Tú lo has dicho, todavía. Y ahora dime de una vez, ¿Estás preparado para el cambio?
—Sí —aseguró, aunque por dentro una duda lo carcomía: una duda con nombre y apellidos.
—Entonces, deja que te muestre la empresa.

*******************

Duncan chocó con un transeúnte al ir a cruzar la calle
—Perdón —pero éste ni siquiera se dignó a responderle. Eso era algo que había olvidado de su vida anterior en Dallas, pues se había acostumbrado a los saludos de Collensburg. Había cogido el metro y la experiencia no acababa de gustarle, pero Martin le había asegurado que pronto tendría un coche para uso propio. Entró en Dambury Sites Inc. y pasó por el escáner. Se sentía un estafador vestido con un traje negro y un portafolios de cuero nuevecito.
Cuando las puertas del ascensor iban a cerrarse se oyó una voz.
—¡Espere!
Una mano se metió entre la puerta para detener el mecanismo y se encontró cara a cara con la mujer con la que no había podido dejar de pensar.
—¡Uf! Por los pelos.
—Hola Peyton —la saludó mientras ella se quedaba quieta mirándolo con la boca abierta.
—Estás aquí —exclamó aturdida.
—Exacto —mantuvo una actitud tranquila, como si la escena no fuera con él—. ¿A qué piso vas?
—Eh... al doce.
—Entonces estamos en el mismo —pulsó el botón sin dejar de mirarla. Estaba tan guapa como recordaba, aunque demasiado formal, como la primera vez que la vio.
—Entonces... ¿trabajas aquí?
—Sí. En cierta manera me convenciste.
—Ya —no pudo decir nada más porqué el ascensor paró y las puertas se abrieron—. Supongo que vas al sector administrativo —dijo señalando el pasillo de su derecha.
—Sí —no sabía muy bien que decirle.
—¿Tienes mucho trabajo ahora?
—Voy haciendo. No tengo nada urgente.
—¿Te parece bien si en unos minutos me paso por tu despacho?
Asintió.
—Pues en unos minutos estoy allí —la vio desaparecer tras un recodo marcado tacones en la moqueta.
Entró en el sector administrativo, saludó a su secretaria y se encerró en su despacho. Éste tenía unos grandes ventanales que aligeraban su sensación de estar encerrado.
—La señorita Vaughn pide verle —la voz de su secretaria a través del interfono lo sobresaltó. Pues sí que se había dado prisa. No puso evitar sonreír.
—Hágala pasar —se sentó en su silla mientras Peyton entraba y cerraba la puerta—. Siéntate.
—Gracias —lo hizo y la falda que llevaba subió unos centímetros, enseñando sus magníficas piernas que recordaba enroscadas a él. Carraspeó—. Te veo bien.
—Y yo a ti, aunque me sorprende verte —levantó una ceja ante una declaración tan directa—. Me refiero al hecho que pensé que no te había convencido. ¿Qué te hizo cambiar de opinión?
—En cierta medida fue tu marcha. Volví a quedarme solo y pensé que tal vez sería bueno dejar de esconderme. ¿Y a ti que tal te va?
—Tienes enfrente a la gerente de Recursos Humanos —se señaló a sí misma con orgullo.
—Un ascenso, me alegro por ti.
—Gracias. Pero cuéntame de ti. ¿Cómo te estas adaptando a la ciudad?
—Me cuesta un poco, la verdad, pero terminaré acostumbrándome. Además, Martin ha sido muy amable y ya tenía un piso amueblado para mí.
—Entonces, has dejado definitivamente Collensburg.
—No oficialmente. Sólo me despedí de mi trabajo. El último camión con mis cosas personales no debe tardar, pero me he resistido a dejar la casa y de momento seguiré pagando el alquiler. Puede ser un lugar maravilloso para pasar las vacaciones y desconectarme de la ciudad. Quizás a la larga acabe comprándola.
—Eso sería maravilloso —exclamó—. Pienso que ese rinconcito de Maine es delicioso y sería una pena desprenderse de la casa.
—¿Le cogiste cariño al lugar verdad?
—No puedo negarlo. Si no fuera porque mis planes son otros yo también tendría algo así.
—¿Y cuáles son?
—Oh —se puso roja—. Ya sabes, ahorrar para comprarme una casita en las afueras de la ciudad, crear una familia y todo eso.
—Valla blanca, perro, marido e hijos ¿cierto?
—No hace falta burlarse.
—¿Lo hago? No era mi intención. Es una opción perfectamente válida, aunque no para todos —él ya había pasado por eso y había salido muy herido.
—Ya, claro, tu matrimonio y todo eso —él asintió, y en cierto modo Peyton se quedó un poco decepcionada—. Bueno —se levantó—, no te entretengo más. Los dos tenemos trabajo y supongo que nos iremos viendo.
—Claro. Y cualquier cosa que necesites ya sabes dónde encontrarme.
—Lo mismo digo. Cuídate —se marchó dejando en el despacho un ligero perfume que tan bien le recordaba a ella.
Duncan pensó en lo educado que había estado. Su primer encuentro había sido frío, soso y completamente superficial, como si fueran dos conocidos que coinciden en un bar. Había logrado no mostrar lo molesto que estaba por su marcha de su casa sin decir adiós. Cierto que ya se lo había dicho la noche antes, pero uno espera cierta cortesía cuando se ha acostado con alguien ¿no? Quizás no había superado la anticuada forma de pensar de antaño, pero se sintió decepcionado cuando se levantó esa mañana y encontró las sábanas frías a su lado. Aunque quizás había sido lo mejor, pues, a pesar de las evidencias, no había superado el encaprichamiento que había sentido por ella. El trabajar cerca podría llegar a ser un problema, pero intentaría mantenerse lo más firme e impersonal teniendo en cuenta sus planes futuros, no le fuera a dar una idea equivocada.
**************

A media mañana decidió darse un descanso, pues llevaba sentada en su oficina desde antes de las siete. Necesitaba estirar las piernas, pero sobretodo necesitaba desconectar unos minutos. Decidió bajar hasta la cafetería por las escaleras, pues sólo eran tres pisos. Como se esperaba, no se cruzó con nadie, ya que todos preferían el ascensor.
Llevaba muchos días levantándose a las seis para ir a trabajar temprano. Esa mañana no había sido diferente y como acostumbraba paró para comprar un café cargado y un bollo, que se tomó antes de llegar a su oficina. Ahora no tenía demasiada hambre, pero bajar a la cafetería era una forma de despejarse, aunque fuera por diez minutos. Eligió una botella de agua y macedonia de frutas.
No había escogido mesa para sentarse cuando al fondo vio a Emily y Kate, compañeras con las que había coincidido más veces. Las tres llevaban trabajando años en la empresa y aunque eran de la sección de marketing, tenían una relación bastante estrecha. Eran más o menos de su misma edad y estaban solteras. No eran sus mejores amigas, pero se tenían aprecio y de vez en cuando quedaban para ir a cenar o al teatro.
Se acercó a ellas.
—Hola chicas —saludó mientras se sentaba.
—¡Peyton! Qué difícil eres de ver ahora que te han ascendido.
—Sí, ahora ya nunca te reúnes con nosotras.
—Lo sé, pero estoy tan ocupada... Todo son informes, informes y más informes.
—Por lo menos tienes lo que querías.
—Sí, ojalá yo fuera mi propio jefe —apuntó Emily.
—Yo también tengo jefe —replicó.
—Pero es diferente. No lo tienes todo el día pegado a ti, controlando lo que haces o no haces.
—Eso es cierto.
Tanto Emily como Kate empezaron a comparar sus respectivas ocupaciones, contando todas sus experiencias negativas con su superior, que era un idiota. En ese sentido, ella siempre había tenido suerte. Estaba escuchándolas cuando se fijó en alguien que acababa de llegar a la cafetería. Duncan. Levantó el rostro y echó un vistazo a la sala, topándose con su mirada y saludándola con un gesto de cabeza. Vio que se pidió un café y un sándwich y eligió un rincón para sentarse, mientras empezaba a revisar unos papeles.
Se sintió dolida por su reacción, pues pensaba que después de lo sucedido en Maine entre ellos habría por lo menos más complicidad, pero desde que empezó a trabajar en la empresa apenas se habían visto. Al principio, ella intentó un acercamiento, sin embargo, se dio cuenta con pesar, que Duncan la evitaba y cuando ambos se encontraban era correcto, escueto y algo frío. Así que ella le había dejado espacio y no había vuelto a molestarlo. Hasta ahora.
Sus dos compañeras seguían charlando animadamente, pero ella había perdido interés por la conversación. Tenía la mirada fija en Duncan. ¿Por qué se comportaba así? No lo entendía.
—Debemos irnos, nuestro descanso ya dura demasiado. A ver si otro día quedamos y nos cuentas todo con más calma —añadió Kate de repente.
—La próxima vez que bajéis me avisáis, ¿de acuerdo?
—Hecho.
Ambas se marcharon y Peyton quedó sola, mientras seguía sin apartar la mirada de Duncan. Una parte de ella quería ir y hablar con él, pero algo en su interior se lo impedía. Al final, decidió acercarse a su mesa antes que se levantara.

Duncan agradeció haber salido de casa con tiempo más que suficiente, pues para ser un sábado por la tarde el tráfico era prácticamente el mismo que en hora punta de un día laboral. No había conseguido ni un semáforo en verde y llevaba ya más de cinco minutos parado.
Había quedado en recoger a Peyton sobre las ocho y estaba más nervioso que unos días antes, cuando ella lo invitó al cine y una cena ligera.
La invitación no lo cogió por sorpresa. Además, estaba organizada para después de la salida del trabajo y eso lo hizo sentir más cómodo. Nada de "¿qué me voy a poner?" o "¿a dónde iremos?", sino que surgió de forma natural.
Esa vez sólo supo que los multicines estaban relativamente cerca del trabajo y al final no recordaba demasiado el argumento de la película. Lo que sí rememoraba y tenía grabado eran las risas de ella, sus acertados comentarios sobre cualquier cosa de la que hablaban, el compartir bebida y palomitas dulces con ella, la cual incluyó sorpresa cuando ambos se dieron cuenta de que preferían esas a las saladas. También disfrutó de caminar a su lado mientras buscaban algo para cenar en plan informal mientras ella le escuchaba hablar de su adaptación al trabajo, apartamento y la ciudad en sí.
Ahora, cuando dejó atrás la mayor parte del tráfico dirigiéndose al piso de Peyton se le hizo un nudo en la garganta. Una cosa era una salida casual con ella, como si fueran amigos. Esta vez la iba a buscar porque se dirigían a su fiesta de cumpleaños. Ese acto los hacía parecer una especie de pareja. No es que se quejara, pues ella le encantaba, pero no podía dejar de pensar en su difunta esposa, su pasado y todas las cosas que podían salir mal.
Intentó ser más positivo, pues como se había repetido cientos de veces, Peyton no era Sophie. Para empezar, con la que un día fue su mujer no habían sido una pareja normal. Ni habían ido al cine, ni a pasear como enamorados... Ahora lo veía con claridad. Él fue una diversión, un capricho, algo nuevo que probar. Y ¿qué hizo él? Nada. En ese tiempo era un idiota enamorado sin personalidad ni voluntad. Ni siquiera se dio cuenta de lo extraño que fue que Sophie pasara de ignorarle a afirmar que estaba muy interesada en él. Sólo se sintió embobado y la siguió a todas partes como un perro bien amaestrado, porque eso es lo que fue.
Ahora, con el tiempo y la suficiente sangre fría podía ver que no tenía escapatoria. Aunque hubiera querido las cosas no hubieran pasado de forma diferente. Sólo el hecho de despertar de una pesadilla y ver que ella no le amaba fue algo que Sophie no previno y todavía menos que le pidiera el divorcio. Ella siempre había tenido el control en esa relación, haciendo y deshaciendo como se le antojaba, pues su maridito nunca decía nada.
Qué diferente hubiera sido su vida si en lugar de enamorarse de ella lo hubiera de hecho de alguien como Peyton...
El claxon de un coche le hizo darse cuenta de que se había pasado una manzana. Maldijo por lo bajo y dio una larga vuelta para encontrar la calle en la que ella vivía. Consiguió aparcamiento casi enfrente, lo que le hizo pensar la suerte que había tenido.
Al salir dudó sobre si darle el regalo en casa o en la fiesta. Estaba en el maletero y sentía que en vez de eso llevaba explosivos. Eso lo volvía más inseguro, cosa que aborrecía, y con ganas de haberse tirado al río en lugar de aceptar acudir al evento.
Peyton se lo había pedido en una de sus salidas; en esa ocasión, mientras picoteaban una deliciosa ensalada César y devoraban sus respectivas hamburguesas completas.
—Duncan, me preguntaba... —la vio dudar mientras se limpiaba la boca con la servilleta—. Es que verás... Este sábado celebro mi cumpleaños y mi amiga Julie ha organizado una pequeña fiesta.
Se sintió sorprendido y no tenía por qué.
—Ella ya ha enviado las invitaciones, pero esto... ¿querrías venir?
—Emmm —en ese momento no supo que decir.
—No tienes que aceptar por compromiso —dijo ella algo apurada y con rapidez—. Yo sólo quería saber si te apetecería.
—Claro —respondió por inercia sin saber a ciencia cierta dónde se metía, pero al ver su cara de alegría pensó que ya lo lamentaría más tarde.
—¿De verdad? —y empezó a hacer planes. Lo único que no le hizo detenerla es que pudo decidir si acudir solo.
Al final decidió que lo mejor sería que pasara él a buscarla y juntos se dirigirían al lugar. Así que allí estaba, listo para pasar tiempo con ella en compañía de sus amigos.
Llamó.
—¿Sí? —una voz que reconocía le respondió.
—Peyton, soy Duncan —la puerta se abrió automáticamente y dedujo que quería que subiese.
En el ascensor manoseó torpemente el regalo y cuando una espectacular belleza le abrió se quedó sin palabras. Tragó saliva.
—Me alegro de que lo hayas encontrado —dijo Peyton dejándole pasar—. Has llegado incluso antes de la hora. Por suerte para ti estoy lista. ¿Llevas el bañador?
—Errrr sí —carraspeó. Ella lucía fantástica con un jersey de angora morado, más largo de lo normal, a modo de vestido, combinado con un fino cinturón negro a juego con unos altísimos zapatos de tacón, dejando a la vista sus espectaculares piernas—. Estás preciosa.
—¿De verdad? —le pareció que enrojecía de placer—. Pues gracias. Tú también estás fantástico.
No se lo creyó, pero agradeció el gesto. Él no era nada del otro mundo.
—Te he traído esto —le alcanzó el paquete que traía.
—¿Un regalo? —gorjeó complacida—. No tenías por qué hacerlo.
Cuando lo desenvolvió se quedó boquiabierta ante una preciosa muñeca de porcelana.
—Pensé que quedaría bien en la casa que planeas tener —dijo algo cohibido ante su silencio.
—Oh Duncan, es sencillamente maravillosa —la alzó estudiándola con minuciosidad—. No tenías por qué haberte molestado —le miró y le sonrió—, pero me alegro enormemente de que lo hicieras.
Intentó no mostrarse satisfecho por la alegría de Peyton, pero resultaba difícil. De repente, ella sacó una cámara digital y le hizo una foto al regalo antes de volver a guardarla cuidadosamente en la caja.
—¿Por qué has hecho eso?
—Para poder enseñarla a amigos y familiares. Así puedo mantenerla guardada hasta que la instale al sitio que le corresponda.
—Es sólo una muñeca...
—Es cierto —lo miró con los ojos peligrosamente brillantes—, pero eres el primero que ha pensado en mis planes de futuro y eso la conviertes en un regalo muy especial. Pero bueno —se enderezó y metió la caja en un armario—m si sigo así de sensiblera llegaremos tarde y estropearé la fiesta —cogió una bolsa y salieron al pasillo del edificio.

CAPÍTULO 5

El lugar donde se celebraba la fiesta resultó estar casi en la otra punta de la ciudad, pero consiguieron llegar a la hora acordada. Durante el trayecto hablaron con desenfado de todo tipo de temas. Ella parecía de un humor festivo y se lo contagió.
—Es ese edificio —señaló Peyton.
Cuando llegaron al último piso no se escuchaba ningún ruido y había una puerta semiabierta. Ella le indicó silencio con una sonrisa y él esperó a ver que hacía.
—Oh, Duncan, creo que éste no es el lugar que buscábamos, pues parece desierto —alzaba la voz mientras abría lentamente la puerta procurando no hacer ruido—. No habré entendido bien la dirección que me dio Julie. Volvamos al coche y la llamaré desde allí.
Pero cuando entraron para darles la sorpresa contemplaron estupefactos que el lugar estaba completamente vacío.
—¿Pero qué...?
—¿Estás segura de que era aquí? —le preguntó ante su cara de desconcierto.
—Pues sí —aunque su voz no sonaba tan despreocupada—. La mataré —dijo de repente en un tono asesino.
—¿Por q...?
—Mira —señaló por la ventana el edificio de enfrente—. Todos están ahí —había mucha gente bailando en la terraza del ático.
Volvieron a bajar y entraron en el edificio correcto. Cuando estuvieron delante de la puerta del ático del edificio correcto, una morena guapa y sonriente la abrió.
—¡Al fin! Creía que no te presentarías a tu propia fiesta.
—Eres muy graciosa —espetó Peyton.
—¿A que sí? —la otra no pareció entender el sarcasmo—. Todo fue planeado en el último momento. Alguien lo sugirió y nos pareció divertidísimo —se giró hacia el interior mientras arrastraba a Peyton al interior—. ¡Ey chicos, la homenajeada ya ha llegado!
Un montón de gente se acercó a saludarla y él se vio irremediablemente apartado de su lado.
—No te preocupes —la morena apareció a su lado de repente—; enseguida estará contigo de nuevo. Soy Julie, su mejor amiga.
—Duncan —no dio más explicaciones, pero le ofreció la mano. Ella en cambio le plantó dos besos en las mejillas y le quitó la bolsa que llevaba colgada.
—Ya me ocupo de ella. Tú sólo acércate al mostrador y sírvete algo. Peyton preferirá un cóctel suave—. le guiñó el ojo y desapareció entre la gente.
Como no sabía exactamente qué desearía le preparó un margarita mientras bebía una cerveza y picaba algo salado de un plato. Vio caras mirándole pero nadie se atrevía a acercársele. Por un momento se imaginó que sabían algo de su pasado y lo repudiaban, pero inmediatamente después de pensarlo lo descartó. Era absurdo ponerse paranoico, lo único que sucedía era que no conocía a nadie y se sentía solo.
—Tu cara me suena pero no sé de qué —un tipo rubio, atlético y que milagrosamente todavía conservaba restos del bronceado del verano apareció de pronto—. Soy Carlton —le estrechó la mano—. ¿Eres el novio de Peyton? —preguntó a bocajarro.
—Pues yo estoy seguro de que no te conozco —su tono de voz no fue demasiado amigable. No le apetecía responder una pregunta así ante nadie, y menos a alguien tan impertinente.
—Oye, lo siento, no quería parecer entrometido. La verdad es que estaba en ese grupo de allí —señaló a unas personas que fingían no mirarles— y como no sabíamos quién eres he sido designado el enviado especial para averiguarlo. No quería ofenderte, pero la verdad es que sí me resultas familiar. Yo soy compañero de trabajo de Peyton. De hecho, técnicamente ya no es así, porque desde su ascenso se ha convertido en mi jefa.
—El que debería disculparme sería yo. También trabajo en Dambury Sites. Acabo de ser nombrado gerente de administración.
—Por eso me has resultado conocido —dijo alegre—. Nos debemos haber cruzado por pasillos o ascensores.
—¿Animando la fiesta, Carlton? —Peyton apareció de repente.
—Sólo me estaba presentando —lo miró esperando que lo confirmara.
—Así es.
—Pero ahora que estás aquí os dejo. Felicidades cielo —le dio dos besos y se marchó.
—¿Te apetece un margarita? —le pasó la copa antes de darle tiempo a contestar.
—Gracias. Siento haberte dejado solo.
—No te preocupes. Entiendo que eres el centro de atención. ¿Se te ha pasado el enfado con Julie?
—Por supuesto —hizo una mueca—. Nunca puedo enfadarme demasiado con ella. Además, he de reconocer que ha sido divertido —le cogió de la mano—. Vamos, te presentaré a la gente.

La fiesta estaba en su máximo apogeo, y Peyton se lo estaba pasando en grande. Además le encantaba tener a Duncan a su lado.
Ciertamente era menos hablador que la mayoría de los invitados, pero su conversación atrajo a unos cuantos y realmente lo estaba pasando muy bien.
En varias ocasiones se lo imaginó como alguien permanente en su vida, pero su pasado, o lo que sabía de él, no lo hacían válido. No porque ella no quisiera, sino porque sus metas futuras no parecían ir en la misma dirección, y no estaba dispuesta a renunciar a eso por nadie.
En un momento concreto se dirigió al buffet a coger algo de comer. Éste se vaciaba con rapidez, pero todo estaba delicioso.
—¿Te diviertes? —Julie apareció a su lado con un palto vacío dispuesto a llenarse de nuevo.
—Sí, todo está saliendo perfecto. Esta vez te has superado.
—Lo sé. Espero lo mismo para mi fiesta —se metió un vol au vent relleno de marisco en la boca mientras ponía unos rollitos de arroz en el plato.
—De verdad que no sé dónde almacenas toda esa comida —miró el esbelto cuerpo de su amiga con envidia—. Con todo lo que tragas tendrías que estar enorme.
—Me lo has dicho centenares de veces. No soy yo, es cuestión de metabolismo. Además, no sé de qué te quejas, tú estás estupenda con ese cuerpo curvilíneo.
—Pero mi trabajo me cuesta mantenerlo.
—Bueno, en esta vida no se puede tener todo. Al menos no tengo que preocuparme por dietas y demás, pero tengo problemas que tú nunca has tenido.
—¿Cómo por ejemplo?
—Los hombres —dijo suspirando con fatalidad.
—Es cierto —confirmó—, pero los hombres también resultan un problema enorme para mí; al fin y al cabo no he salido con muchos —protestó.
—He ahí el punto. No ha sido así porque tú no quieres. Les gustas, admítelo. Muchos de los que se encuentran hoy aquí querrían que les dieras una oportunidad.
—Que exagerada...
—No lo soy. El problema es que como no encajan en tus planes de futuro los desechas al instante, sin pensar que si lo intentaras, esos a los que al principio sólo querían pasárselo bien contigo, al final buscarían establecer algo firme y duradero. En cambio yo, siempre siento que escojo a los tipos más inadecuados. ¡Y eso que no espero nada concreto de ellos! Sólo me dejo llevar, saliendo, como siempre, lastimada.
—No te preocupes, el hombre adecuado llegará —le apretó las manos.
—Bueno —se soltó y le dio un gran abrazo—, creo que nos estamos poniendo demasiado sentimentales, así que vamos a ver qué te ha traído esta gente —se quitó los tacones y se subió a una silla—. Chicos, chicas, prestadme atención. Ya va siendo hora de que le demos a nuestra Peyton los regalos de cumpleaños, así que id a buscarlos —bajó de nuevo—. Me muero de ganas de ver qué te regalará ese pedazo de hombre.
—Pues no lo verás.
—¿Cómo que no? ¿No trae nada? —preguntó claramente desilusionada, pero automáticamente su cara se transformó en una de pura picardía—. O a lo mejor su intención es dártelo después... en la intimidad.
—No seas tonta. Me lo ha dado en casa.
—Oh. ¿Y qué era?
—Te lo enseñaré cuando te pases a verme.
—Está bien —musitó.
Peyton estuvo más de media hora desenvolviendo regalos y una vez terminado le pidió a Duncan que la ayudara a bajarlos al coche.
—¿Ahora? Podemos hacerlo antes de irnos.
—Mejor no. Después de los regalos los invitados se cambian para la piscina y a partir de ahí todo se desmadrará. No quiero hacerlo después. Se hará tarde y estaremos demasiado cansados.
—Como quieras.
Hicieron más de tres viajes con bolsas llenas. Cuando subían por fin, Peyton recibió una llamada. Se pararon en el descansillo y ella le indicó que no hacía falta que se marchara.
—Hola mamá... Gracias... Dáselas también a él... Sí, he recibido el libro, me encanta... También he hablado con ellos. Me han dicho que esta semana no tendrán exámenes y que vendrán a casa... Sí, ojalá pudiera, pero el ascenso... ya sabes, es complicado... ¿La fiesta? Todavía estoy en ella, ya sabes cómo es Julie cuando se pone a organizar... Sí se los daré. Cuidaos mucho... Yo también os quiero. Te llamaré pronto —colgó—. Mi madre —dijo a modo de explicación.
—Lo imaginaba —se sentó en la escalera en la que ella se había sentado para hablar, pero no añadió nada más.
—¿Te lo estás pasando bien? —lo preguntó para llenar el vacío, pero en realidad descubrió que le interesaba.
—Sí. La mayoría de tus amigos son gente interesante.
—¿Quieres decir como bichos raros? —rió al preguntar.
—No. Me refiero al hecho que desde hace un tiempo, incluso con la gente de Collensburg y mis compañeros de trabajo me relacionaba más bien poco. Desde que te conozco he hecho todo lo contrario.
—Espero que eso no sea una crítica.
—Es un hecho.
—¿Eso se debe a cuando estuviste en la prisión? —tanteó el tema.
—En parte —dijo después de otro silencio—. La vida allí puede resultar muy dura y, o te unes a un grupo o estás solo.
—¿Estuviste solo todo el tiempo?
—Prácticamente. Al principio porqué me aislé. No asimilaba el hecho de estar encerrado a pesar de ser inocente. A los dos meses algunos grupos hicieron un tanteo, pero se veía a simple vista que no eran recomendables y que, a la larga me traerían más problemas de los que ya tenía. No sé si fue porqué estuve seis meses y era poco tiempo, pero me dejaron relativamente tranquilo. Me pusieron a trabajar en la cocina y sólo hablaba cuando era indispensable.
—¿Cómo fue salir?
—Creo que resultó más duro que entrar. Aunque se había demostrado mi inocencia la gente no lo creyó —soltó con amargura y rabia contenida—. Fuera a donde fuera me reconocían y el ambiente en Dallas se hizo irrespirable.
Peyton quiso abrazarle, pero sabía que ese gesto sería rechazado por considerarlo lástima.
—Por eso te fuiste a Collensburg —reflexionó en voz tenue—. Las personas podemos llegar a ser realmente crueles y abusar del que está en una posición más débil y vulnerable.
—Me lo dirás a mí —contestó con verdadera amargura—. Si supieras....
—¡Eh! Estáis aquí —la puerta del ático se había abierto y Carlton se asomaba por ella. Venga, adentro a poneros los bañadores. El agua está estupenda.
Frustrada por haberse visto interrumpidos en medio de una conversación que le interesaba muchísimo, lanzó un suspiro y se dispuso a pasar lo que quedaba de fiesta.

*********************

La última vez que miró el reloj eran más de las doce de la noche. Entró en el solárium buscando a Peyton. La divisó tomando algo rojo de un vaso largo mientras Carlton se arrimaba demasiado a ella haciéndola reír.
Durante el transcurso de la fiesta había conseguido disimular su malestar bastante bien cuando los hombres se dirigían a ella con tanta familiaridad, pero con ese tipo en concreto parecía tener problemas. Estaba claro que Peyton le interesaba, pero el mayor problema de todos era que a él también y mucho.
Se metió de nuevo en el agua y se sintió complacido cuando se giró hacia él en cuanto llegó a su lado. Al parecer Carlton captó el mensaje, esperaba que de forma definitiva y se alejó con una excusa.
—Creo que estoy más arrugada que una pasa. Debo parecer una vieja —se quejó, aunque no hizo ningún intento por salir. Al parecer, el agua caliente le gustaba más.
Duncan pensaba que estaba adorable. Más que eso, era la pura encarnación de sus deseos hechos carne. Ese biquini negro y discreto no hacía sino realzar sus curvas y su cercanía lo tenía completamente mareado.
—No estas arrugada. Estás... muy bien —no sabía que decir sin delatar su completo deseo por ella.
—Eso lo dirás por decir —refunfuñó—. Debo estar feísima.
Si buscaba un cumplido mucho se temía lo iba a recibir. Eso y más.
—Estás para comerte —se acercó lo máximo que pudo a ella y con una mano acarició su espalda.
Eso la dejó boquiabierta y un escalofrío la recorrió, pero ni corta ni perezosa se apretó más a él.
—Nos pueden ver —dijo él con la voz ronca.
—Tú has empezado, así que no te quejes —se hundió un poco más en el agua arrastrándolo y acariciando su estómago deteniéndose en el ombligo. Eso le puso la piel de gallina.
—Te deseo —confesó este con voz entrecortada.
—Bien, porqué yo también.
—¿Y qué hacemos para remediarlo? —Duncan miró la gente que se agolpaba en la piscina. Ahora que lo hacía con atención parecía como si hubiera menos. Muchos ya se habían marchado, pero seguía habiendo demasiado público para su gusto.
—Podemos irnos, ahora, a mi casa —dijo como si le hubiera leído la mente—. A esta hora llegaremos en quince minutos.
No tuvo que decir nada más. Salió de la piscina con ella cogida de la mano. Se cambiaron a la velocidad del rayo. No se despidieron de nadie. Sólo Julie les vio partir y les despidió con la mano y una sonrisa satisfecha desde la otra punta del ático.
Duncan voló por las calles de Nueva York, mientras Peyton pasaba sus manos por sus piernas muy cerca de su erección.
Una vez en su piso se desvistieron con prisas mientras dejaban la ropa esparcida por doquier. Primero hicieron el amor sin preliminares en el sofá ya más tarde se metieron en la cama y lo hicieron muy lentamente, saboreándose mutuamente.

—Duncan, vamos, despierta —murmuró cerca de su oído. Finalmente abrió los ojos y se dio la vuelta, ignorándola—. No seas perezoso, venga —le tocó el hombro.
—Es demasiado temprano, incluso para mí.
—¡Son las once de la mañana! Hace un día estupendo, el sol brilla, extraño en esta época, así que levántate, porque vamos a disfrutar del día.
—Apenas he dormido —se quejó—. Por favor, cierra las cortinas.
—Ni hablar —retiró de golpe la colcha y le acercó su ropa.
—¿Te has vuelto loca? —se incorporó, desnudo.
—Vístete. Nos vamos a tu casa, te duchas, te cambias y luego desayunaremos.
—Será tarde.
—Deja de protestar.
Finalmente Duncan se levantó aunque sin para de refunfuñar, así que Peyton cambió de táctica y se volvió mucho más dulce y comprensiva, aunque no iba a cambiar de planes. Se sentía muy feliz y quería compartir el día con él.
Llegaron a su casa para cambiarse, pero ella se negó a subir, pues temía que terminaran haciendo el amor en la ducha. No tardó más de diez minutos. Como Peyton se había puesto unos vaqueros y deportivas, decidió imitarla, pues no sabía lo que tenía preparado. Luego, se sentaron en una terraza y pidieron café y croissants.
—Deliciosos —murmuró ella con entusiasmo. No parecía nada afectada por la falta de sueño, al contrario de él, que necesitó tomarse un café bien cargado. Pero sus planes recién comenzaban porque se empeñó en ir a Central Park, donde alquilaron una barquita para pasear por el lago. La verdad era que estaba disfrutando. Verla reír le alegraba el corazón. En poco tiempo, su cansancio había desaparecido. Para él, todo aquello estaba resultando un delicioso descubrimiento y se estaba divirtiendo como nunca. No quería separarse de ella ni un instante y le era difícil dominar sus emociones.
Después de su paseo en barca, la aventura continuó y alquilaron un tándem. Hacía tanto tiempo que no montaba en bicicleta que temió hacer el ridículo, pero finalmente acoplaron el ritmo. Cuando ya no pudieron más, lo devolvieron y se sentaron a comer unos perritos calientes y patatas fritas. Ya agotados, decidieron regresar a casa, así que emprendieron el camino de regreso paseando tranquilamente y cogidos de la mano.
—Es extraño como nos conocimos, ¿cierto? Ni siquiera quería hacer ese trabajo, era todo tan precipitado...
—¿Y ahora, crees que ha valido la pena?
Peyton no tuvo que pensárselo mucho.
—Por supuesto —lo besó—. No sabes lo agradecida que le estoy a Martin Elroy...
—¿Por mí? —preguntó con voz ronca mientras se inclinaba para apartarle un mechón de pelo. Reclamó sus labios.
—Sí —pudo decir al separarse—. ¡Guau! —exclamó. Volvieron a reanudar la marcha—. ¿Qué estaba diciendo?
—Lo mucho que le agradeces a Martin...
—Ah sí, haberte conocido. Pero además, y gracias a eso conseguí un ascenso. ¿Puedo pedir más?
Duncan se detuvo de golpe.
—¿De qué hablas?
—Pues de mi ascenso —replicó.
—¿Pero qué tengo yo que ver con eso?
—¿Es que no lo sabes? —preguntó extrañada—. Creí que te lo había contado —él lo negó—. El señor Elroy me prometió un ascenso si conseguía que aceptaras el empleo.
—¿Qué quieres decir? —voceó con la mandíbula desencajada.
—¿Cómo? —lo miró confusa.
—¿Estás diciendo que todo el interés que tenías en mí era fingido? —dijo con indignación—. ¿Qué toda tu insistencia se debía a tu ambición?
—Si te refieres a todas las veces que te perseguí para que me escucharas, sí, era por trabajo. Yo no te conocía, tenía un encargo y debía cumplirlo.
—Por un ascenso.
—Por un ascenso, sí. Pero también hubieran podido despedirme. ¿Por qué te enfadas tanto?
—¿De verdad te sorprende que me enfade? ¿De verdad?
—Pues sí, ¿qué tiene que ver mi ascenso con nosotros?
—¿Es que no tienes límites, no tienes moral? —inquirió.
—¡Eh! alto ahí. Eso no te lo permito —empezó a mosquearse con su actitud.
—Te acostaste conmigo —la acusó.
—¿Hay algo de malo en eso? —no comprendía su comportamiento.
—Si lo utilizas para un ascenso, sí.
—¿Qué? ¿Crees que me acosté contigo por eso? Por Dios, ¿quién te crees que soy?
—Eso mismo me estoy preguntando ahora.
—Me estás ofendiendo y mucho —dijo elevando la voz. La gente que pasaba por su lado los miraba con curiosidad, pero no dejó que eso la afectase—. No te permito que me hables así. Realmente no creí que fueras tan estúpido. Que tonta fui. Escúchame bien, lo que sucedió entre tú y yo no tiene nada que ver, óyeme bien, nada, con mi trabajo. Me sentía atraída por ti, estúpida de mí. Sentí algo, no sé cómo explicarlo, un sentimiento muy fuerte, que me dominaba. Nunca he sentido nunca igual. Y no te atrevas a ensuciarlo ahora, porque no te lo permito— declaró dolida—. No eres lo que creí, ahora me arrepiento.
—Yo me arrepiento más —dijo marchándose por el camino y dejándola sola.
Peyton sintió una opresión en el pecho y se sentó en un banco mientras las lágrimas resbalaban por sus mejillas.
Duncan, en cambio continuó caminando. Necesitaba alejarse de ella. Sentía rabia, mucha rabia. Se había dejado engañar otra vez, siempre sería un estúpido. Su respiración era entrecortada, le costaba respirar y tuvo que detenerse. Se sujetó a una barandilla del puente que acababa de cruzar.
—¿Se encuentra bien? –le preguntó un hombre de unos cincuenta años que estaba corriendo—. ¿Necesita un médico? –le preguntó intranquilo.
—No, no, estoy bien.
—Pues no lo parece. Se ha quedado blanco.
—Me acaban de dar una mala noticia, eso es todo. No se preocupe —no parecía creerle—. Le aseguro que mi salud no corre peligro.
—Está bien, cuídese —se despidió.
Después de unos segundos ya se había calmado y podía pensar con un poco más de claridad. Peyton no había entendido su enfado; no creía haber hecho nada malo. ¿Y si era él, el que estaba magnificando las cosas? Quizás no lo hubiera utilizado, quizás ella tenía razón y una cosa no tenía que ver con la otra, simplemente que su anterior experiencia con Sophie le había dejado más huella de lo que quería reconocer. No todas las mujeres estaban cortadas por el mismo patrón. Decidió regresar a buscarla y aclarar el asunto.
La encontró sentada en un banco y era obvio que había estado llorando. Aunque no le caían lágrimas, en la mano llevaba un pañuelo de papel algo húmedo. Se sentó a su lado, pero ella ni siquiera lo miró.
—Lo siento —murmuró arrepentido.
—¿Qué es lo que sientes, haber insinuado que me acosté contigo por conseguir un ascenso? —dijo resentida.
—Sí.
—Eso es repulsivo.
—Lo sé, pero deja que te explique el porqué de mi comportamiento; y para eso he de remontarme tiempo atrás. Mi padre había muerto y mi madre trabajaba como secretaria para Charles Deveraux, un importante empresario de Dallas. Su situación, como puedes imaginar no era muy óptima, con un hijo a su cargo y eso, pero por suerte su jefe era muy considerado con ella. Siempre tuvo predilección conmigo. No sé por qué, pero así era. A los quince años, en verano, empecé a trabajar en la empresa, justo cuando las clases terminaban. Poco a poco fui conociendo la empresa y cuando entré en la universidad tenía claro que al graduarme volvería. Ese era mi deseo y también el suyo. Era como su protegido, pero a la vez me moldeó a su gusto. Todo lo que esperaba de mí, lo obtenía. He de decir que por aquel entonces era muy tímido y sumiso —suspiró—. Me daba miedo exponer mis propias ideas y jamás, jamás, contradije a Charles. Además estaba enamorado de Sophie, su hija. Era bellísima, pero a la vez mimada y consentida. Yo lo sabía, pero aun así la encontraba perfecta. Claro está, ella no reparaba en mí, era tan insignificante... Pero un día, no sé por qué, su actitud hacia mí cambió y terminé casándome con ella. Lo nuestro no fue una historia de amor ni nada por el estilo, pues ella era fría como el hielo, pero me tenía atrapado en sus redes. No supe lo mezquina y calculadora que era hasta entonces. Yo era un títere, que ella manejaba a su antojo. Mi madre ya había muerto y por lo menos no tuvo que presenciar lo mal que me trataba. Fui dándome cuenta de lo mezquina que era y poco a poco empecé a plantarle cara. Mi matrimonio era un infierno y cada vez que discutíamos lo exageraba más e iba en busca de su padre. No sólo tenía que vérmelas con ella, sino también con Charles, que intervenía en nuestra relación e incluso llegó a amenazarme. Me di cuenta que ambos eran igual de manipuladores y que lo que yo sentía no era sano. Estaba harto de ella y sus dramas —hizo una pausa para tomar aire.
—Dios mío – murmuró Peyton—, no imaginé que fuera así.
—Fue todavía peor de lo que puedas imaginar y es por eso que quiero que entiendas mi reacción anterior. No es una justificación, pero realmente me cuesta confiar en las personas y más en mujeres como tú, atractivas, triunfadoras y seguras de sí mismas. No quiero decir que seas como Sophie, pero el recuerdo, el daño que me causó, sigue ahí.
—Por eso eres tan desconfiado —supuso que no se creía merecedor de amar y ser correspondido. Aquello era muy triste, le rompía el corazón. ¿Cómo habían podido hacerle semejante daño a un hombre tan bueno?—. ¿Qué sucedió cuando le pediste el divorcio?
—Se rio de mí, me insultó y me humilló. No me creía capaz de hacerlo y fue cuando dudé. Quería dar el paso, pero nunca tuve la oportunidad, pues a los pocos días la encontraron muerta.
—Y todos te acusaron a ti.
—Sí; hasta que se descubrió que fue su amante quien lo hizo.
—¿Lo sabías?
—No y fue lo que más me dolió. Fui tan y tan estúpido...
—No es tu culpa —trató de reconfortarlo.
—Claro que lo es, si no hubiese sido tan débil...
—Pensaba que no volverías —acotó ella, en cambio.
—Por un momento también yo lo pensé, pero esto es la vida real, no un libro y temía no poder arreglarlo más tarde. Esto es importante para mí. Tú eres importante —confesó.
—¿Sigues queriéndola? —se atrevió a preguntar. Necesitaba estar segura de sus sentimientos.
—¡Por supuesto que no! Ahora me doy cuenta que en realidad nunca lo hice. No es lo mismo que siento por ti; esto es más real y lo siento tan dentro de mí que a veces siento que voy a explotar.
—¿Con eso estás intentando decirme que me quieres? —preguntó estupefacta. Esperaba una intensa atracción, no una confesión de amor. ¿Hasta dónde podía llegar la ceguera de las personas?
—Sí. Sé que todo es muy precipitado y que quizás tú no sientas lo mismo, pero...
Peyton rio sólo de pensarlo. Si supiera las veces que había fantaseado casada con él en su casa imaginaria no se mostraría tan inseguro.
—¡No hace falta reírte! —sonaba herido.
—Lo siento, pero es lo que suelo hacer cuando soy tremendamente feliz, reírme. Te quiero —se tiró encima de él y lo besó con ansia—. Te quiero Duncan.
—¿Qué has dicho?
—Que te quiero, te amo —una dulce y tonta sonrisa se estaba instalando en sus labios.
—¿Estás segura? No soy un caballero valeroso de brillante armadura.
—Hace tiempo que estoy segura de lo que siento. Además, yo tampoco soy una desvalida y hermosa princesa que espera un y vivieron felices para siempre. Sé que habrá momentos de dificultades y tremendas dudas, pero estoy dispuesta a arriesgarme, por ti, por nosotros —entendía el recelo que éste mostraba—. ¿Acaso tú tienes dudas?
—No —contestó rotundamente—. El amor vino a mí así, despacio, sin avisar, lo que me confirma que te amo con todas mis fuerzas y que nunca he querido ni querré a ninguna otra mujer que no seas tú. Me das fuerzas y ganas de luchar, de vivir.
—Todo lo que digas de ahora en adelante no podrá superar esas hermosas palabras —dijo con lágrimas de felicidad—. Y ahora —le rodeó el cuello—, demuéstrame cuánto me amas.
Y Duncan se lo demostró, vaya si se lo demostró... Aunque estuvieran en un lugar público y concurrido.

EPÍLOGO

Dieciocho meses después...

Aparcó frente a la casa de ladrillos rojos y saludó a un vecino que paseaba al perro. Llamó al timbre. Esperó unos segundos y lo volvió a intentar. Qué extraño, ¿dónde estarían? Probó de llamarla al móvil, pero tampoco recibió respuesta, estaba apagado. Solían tener una llave escondida bajo una maceta, pero ¿cuál? Probó con algunas del porche, pero no dio resultado. Fue entonces cuando sintió unas voces que venían de la parte de atrás, así que rodeó la casa y abrió la portezuela que daba al jardín. Estaban haciendo una barbacoa. Rob asaba mazorcas de maíz mientras Susan y Peyton aliñaban una ensalada. El olor era exquisito.
—Creo que se me ha abierto el apetito.
—¡Duncan, has vuelto! —dejó lo que estaba haciendo y corrió hacia él. Lo besó apasionadamente.
—Peyton —se quejó—. Tus padres nos están mirando.
—¿Y qué? Eres mi esposo y contigo puedo hacer lo que me apetezca.
—Está bien ver un poco de entusiasmo. Por aquí escasea un poco.
—¡Rob! —exclamó Susan—. Eres un celoso, eso es lo que pasa. ¿Tú también quieres un achuchón? —le preguntó. Se acercó para abrazarlo y le dio un sonoro beso en la mejilla.
—Así mejor.
—Papá, mamá, sois como niños pequeños —rio.
—Hablando de niños pequeños... ¿cuándo voy a tener un nieto?
—¡Mamá! —protestó Peyton—. No vuelvas con eso y tú —se dirigió a esposo—, deja de reírte.
—No quiero ser demasiado vieja y no poder disfrutar de mis nietos.
—Te lo he explicado un millón de veces. Primero queremos terminar con la casa.
A pesar de haberles explicado sus planes de futuro montones de veces, su madre no dejaba de recordarle que quería nietos. Ella también quería hijos, los deseaba, pero primero quería ver cumplido su sueño de la casa en la playa. Su relación con Duncan era cada día más fuerte, más sólida y desde el momento que ambos se confesaron que se amaban su vida había cambiado completamente. Dos meses después ya vivían juntos, luego se prometieron, buscaron un apartamento mucho más grande y finalmente se casaron. La boda había sido hermosa, en la playa, como ella había querido y muy íntima, ese era el deseo de Duncan. Sólo familia y amigos íntimos, aunque no faltó Martin, pues gracias a él se habían conocido. Luego una merecida luna de miel y finalmente decidieron comprar una casa en Cape May, pues aunque ambos tenían Collensburg en sus corazones, preferían estar cerca de la familia.
La casa estaba frente al mar, como ella siempre había soñado y, aunque no estaba en mal estado, querían remodelarla y hacerla a su gusto. Así que juntaron sus ahorros y la compraron. Ahora iban todos los fines de semana, se quedaban en casa de sus padres y la iban acondicionando poco a poco. Primero contrataron albañiles para tirar algunos tabiques y hacer algunas ampliaciones, luego fue el turno de los fontaneros y electricistas y ahora que la estructura estaba lista, ellos mismos se encargaban de pintarla. Era un trabajo que les encantaba. Y aunque tener niños entraba en sus planes, habían decidido esperar hasta que la casa estuviera terminada, pues eso ya les ocupaba una gran parte del tiempo. Aunque tenían un plan, lo cierto era que si fuera por Duncan ya tendrían un bebé, así que siempre se ponía de parte de su suegra, con la que congeniaba mucho.
—Sí lo sé, lo sé, pero ¿Cuándo vais a terminarla?
—Todavía hay que acabar de pintar. Por cierto, cielo, ¿Cómo ha ido con el comedor?
—Listo.
—¿De verdad? ¡Qué emoción, me muero de ganas por verlo! Podemos ir después.
Su madre los dejó con la conversación y fue a ayudar a su esposo con las hamburguesas.
—He estado pensando... —dijo serio.
—¿Qué sucede? —preguntó alarmada.
—Me gusta mucho eso de implicarnos con la casa... pero no sé... he de admitir que se me está haciendo largo... deberíamos contratar a los pintores y listo.
—Uy, pobrecito... hoy te he dejado solo, ¿cierto? —le acarició la cara y le dio un suave beso.
—Sabes que no es por eso.
—Lo sé —murmuró comprensiva—. Está bien, buscaremos unos pintores. Yo me encargo —se pegó a Duncan y rodeó el cuerpo con sus brazos—. Te quiero.
—Cielo, yo también te quiero. Me haces tan feliz... Nunca había podido imaginar algo así. Te amo, te amo, te amo —la besó dulcemente.
—Sabes, últimamente he estado dándole vueltas a la cabeza...
—Chicos, la carne está hecha. ¡A la mesa! —los interrumpió su madre.
—Ya vamos —contestó Duncan. Volvió a concentrarse en Peyton—. ¿Qué decías? —ella esbozó una sonrisa traviesa.
—Es un secreto —bajó la voz—. Coge una manta, esta tarde estrenaremos la casa.
—¿De verdad?
—De verdad —le susurró al oído—. Si queremos tener un bebé pronto, hay que practicar...

FIN

Comentarios (0)

Escribir un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

Últimos libros añadidos

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras