4.5/5 Rating (8 votos)
En la cama del Príncipe

Cómpralo en ebook

Cómpralo en papel

En la cama del Príncipe

Especificaciones

  • Autor: Sabrina Jeffries
  • Editorial: Terciopelo
  • Género: Romance histórico
  • Formato: Bolsillo, tapa dura
  • 1ª Edición: Mayo 2010
  • Visitas: 7301

Comprar en...

  

banner-amazon-2017

Sinopsis de la novela

Libro 1 de la Serie Hermandad Real de Bastardos

Katherine Merivale, una joven heredera de 19 años, debe contraer matrimonio para acceder a la fortuna que le dejó su abuelo. Está enamorada de su amigo Sir Sidney Lovelace desde que era niña, y su deseo más íntimo es casarse con él, pero Sydeny no se decide a dar el paso.

Entre tanto, Alexander Black, conde de Iversley, regresa a Inglaterra tras la muerte de su padre para hacerse cargo de los bienes familiares, pero lo que encuentra es una mansión desvencijada y un sinfín de deudas. Consciente de que su única oportunidad es casarse con una rica heredera, traza un frío y calculado plan para aportar a Katherine de su pretendiente.

La resistencia inicial de la joven supone un desafío para Alexander, que utiliza todas sus artes de seductor para conseguir el corazón de la joven. Pero las tornas cambian y, para su sorpresa, descubre que la rebeldía de Miss Merivale despierta en él una pasión irrefrenable. Ahora, su lucha consiste en evitar que Katherine averigüe que sólo buscaba su fortuna.

Críticas y reseñas

Crítica realizada por Awen

"En la cama del príncipe" es el primer libro de la trilogía Real Hermandad de los Bastardos. Su protagonista es Alexander, uno de los muchos hijos ilegítimos y no reconocidos del rey Jorge IV de Inglaterra. El viejo conde de Iversley aceptó a Alec como hijo legítimo para evitar que se difundiera la noticia de que su esposa había calentado el lecho del mismísimo monarca. Tras la muerte del viejo conde, Alec solicita la colaboración de sus hermanastros, otros dos bastardos del rey Jorge, para urdir un plan que le ayude a recuperar su estabilidad financiera. Su objetivo: casarse con una rica heredera. Para lograrlo, o más bien para intentarlo, necesita que sus hermanos le financien los gastos del cortejo, pues nunca podrá cautivar a una acaudalada joven si descubre que es más pobre que las ratas.

Sabrina Jeffries nos ofrece una historia divertida y entretenida. Con un estilo sencillo y una narración ágil y amena, la autora nos describe las aventuras y desventuras de un muchacho completamente arruinado que tiene que ganarse la confianza de una de las jovencitas más adineradas de la sociedad londinenses para afianzarse un generoso futuro. Llevará a cabo su plan sin miramientos, sin importarle lo más mínimo las tretas a las que deberá recurrir para desposarse con la joven elegida. Por recomendación, consideró a la señorita Katherine Merivale como una posible candidata. Y presto a llevar a cabo su misión, empieza a seducirla, sin haber tenido en cuenta que su corazón podría sucumbir ante los encantos de la bella Katherine.

Katherine Merivale es una jovencita que se ve en la necesidad de contraer matrimonio con premura para poder adquirir la herencia que le ha legado su abuelo. Cree que el marido perfecto sería Sydney Lovelace, su amigo de toda la vida, hasta que Alexander, un conde que tras su estancia en el extranjero ha adquirido la reputación de calavera, aparece en su mundo.

De esta manera, Sabrina Jeffries nos presenta a dos protagonistas masculinos completamente opuestos. Sydney es un muchacho afable, tranquilo, tímido y prudente; y Alec, sin embargo, es impulsivo, obstinado, decidido y seductor, muy seductor. Mientras que la pasión de Sydney es la poesía; la de Alec son los caballos. Y si la actitud de Sydney con Katherine es respetuosa y paciente; Alec no vacila en mostrarle a la joven una conducta de lo más apasionada.

Katherine quiere casarse con Sydney y nunca se le pasaría por la cabeza prometerse con un libertino como Alexander Black. Sin embargo, accede a pasar tiempo con el conde de Iversley con el único fin de conseguir una reacción celosa por parte de Sydney, el cual, apesar de asegurarle que quiere casarse con ella, no se decide a dar el paso. Es entonces cuando Alexander desplegará todas sus armas de seducción para conseguir que Katherine le elija como esposo. Sin embargo, esta misión no le va a costar demasiado esfuerzo puesto que la atracción que siente por la jovencita es más que palpable.

Así pues, Alec aprovecha cualquier encuentro con la inexperta joven para mostrarle la maravillosa y placentera sensación que se experimenta a través de unos apasionados besos y unas sensuales caricias. Katherine descubre con Alec el maravilloso mundo del placer y no podrá evitar sentirse atraída por ese hombre que parece desnudarla con la mirada cada vez que el "destino" decide encontrarlos.

"En la cama del príncipe" me ha proporcionado un rato muy agradable. Sabrina Jeffries nos deleita con una novela plagada de diálogos ocurrentes que entretienen de principio a fin. Divertidas situaciones se van sucediendo a lo largo de la historia y están protagonizadas por el mismísimo Alec o por la atolondrada madre de Katherine quien, deseosa de mostrar una cultura superior a la que en realidad posee, va a aportar los toques de humor a la novela. La historia va cogiendo ritmo según se avanza en la trama y cuando nos acercamos al final, no podemos parar de leer por saber cómo va a salir Alec del atolladero en el que se ha metido. Las escasas descripciones y la sencillez de la narración consiguen que la novela se lea de una sentada.

Mi valoración: 4/5

Críticas y reseñas

Crítica realizada por dougless

1º Real Hermandad de los Bastardos.

Katherine Merivale necesita casarse, su situación financiera es precaria debido a su padre, que se gasto la fortuna familiar. Encargada de todo lo relativo a la casa desde hace años, en parte se siente responsable de sus hermanos, cosa que su madre no para de repetirle. Cuando se case heredará una fortuna que le dejó su abuelo. Tiene la esperanza de que Sydney Lovelace., su amigo de toda la vida y del que cree que está enamorada le pida matrimonio. Pero Sydney no acaba de decidirse, su madre se opone a esa relación y el , un poeta reconocido, no se atreve a contrariarla.

Alexander Black, conde de Iversley, ha regresado a Inglaterra después de diez años por el continente. Una disputa con su "padre" le obligo a exiliarse, primero en Portugal con un familiar y luego por el resto de Europa. Llega a la alta sociedad como un libertino sin escrupulos, que se ha dedicado estos años a vivir la vida y nada más. Pero la realidad es que ha heredado el titulo y las tierras, las cuales están arruinadas. Acuciado por la necesidad decide pedir un poco de ayuda a Lord Draker y a Gavin Burne, sus hermanastros, naciendo así una asociación muy particular.

Gavin le recomienda que corteje a la señorita Merivale, pues aunque no es conocido que herdará hasta que se case, él es el propietario de una famosa casa de juegos y está al tanto de todo. Dradker le prestará su carroza y acuciado por la falta de liquidez se lanzará sobre su fututa prometida.

Mientras, Katherine , ve que Sydney no se decide a pedirle matrimonio. Desesperada decide aprovechar la ayuda que le ofrece Alec para ponerle celoso. Claro que por el camino los besos y las caricias de Alec la volverán loca, y es que está decidido a conseguirla como sea.

La madre de ella tiene algo de protagonismo, a veces he deseado estrangularla yo misma, menuda mujer más pesada. Sydney tampoco me ha caído muy bien, pero creo que puedo perdonarlo, no es fácil vivir en esa época siendo un poco diferente.

Al empiece de cada capítulo , se lee un extracto de un libro que Katherine encontró en el escritorio de su padre, se titula "Rake's Rhetorick" y es como un manual para ser un buen libertino. Esto causa algún que otro contratiempo a Katherine.

Está claro como acaba todo, pero el camino hasta el final ha sido divertido. Alec se mete en cada situación debido a su pasado, que te harán soltar alguna carcajada y entenderle un poco más. Los diálogos entre ellos son chispeantes y llenos de ingenio, la química es evidente , la trama sencilla y bien llevada, no te aburres para nada. Es un libro fácil de leer, que engancha y te deja deseando leer los siguientes.

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras