Nicola Cornick - La viuda caprichosa

Visitas: 3513

Crítica realizada por mc2

Indomable e inolvidable…era la viuda más famosa de la ciudad. Lady Juliana Myfleet sabía que lo único que salvaría su reputación y su mala situación económica era lo que menos deseaba en el mundo: volver a casarse.
Martin Davencourt sabía que Juliana era algo más que lo que se rumoreaba de ella: pero tendría que enfrentarse al escándalo si quería salvar a su amiga de la infancia de sí misma. Si Juliana no era la dulce inocente que él recordaba, al relacionarse con una mujer de tan dudosa reputación, Martin perdería todo lo que más quería. Pero ya había pagado muy caro el dejarla escapar en otro tiempo y no estaba dispuesto a cometer el mismo error.

Tercer libro de la serie Tallant.

Lady Juliana Tallant, hija del marqués de Tallant, había creciendo entre reproches de su propio padre que la auguraba un futuro tan poco prometedor como era ser igual que su madre. Una mujer lasciva que abandonó a sus hijos y a la que achacaban un sinfín de amantes. Sólo una persona le permitió ser feliz y amada durante escasos quince días cuando era poco más que una niña. La misma persona que le hizo una seria promesa: si ambos seguían solteros a los treinta años se casaría con ella.

Emma Wren era famosa por sus fiestas. Pero no había imaginado que en la fiesta de despedida del novio de su prima iban a ofrecer un entretenimiento de tan mal gusto. Un postre de lo más singular: Lady Juliana Myfleet, en bandeja de plata, completamente desnuda, y cubierta de joyas, frutas y nata estratégicamente colocadas. Asqueado, y terriblemente enojado por la imagen provocativa y escandalosa de su amiga de la infancia, decide regresar a una casa donde los problemas no parecen sino perseguirle. Tras la muerte de su padre se ha convertido en el cabeza de familia de siete hermanastros que no dudan en ponerle las cosas difíciles con continuos desplantes y adiciones cuya finalidad no son capaces de revelar a su hermano mayor.

Temiendo una actuación encaminada a fastidiar la boda de su prima, Martin no duda en secuestrar a una Juliana reticente decidida a dar la peor imagen posible de sí misma. Una nueva broma llevará a Juliana a una situación desesperada. ¿No podía haberse dado cuenta antes de que sus bajas acciones podían llevarla a ser odiada por el hombre más íntegro de toda la sociedad? Irremediablemente enamorada de Martin no podrá evitar empezar a sentir cariño por la familia Davencourt decidida a pedir consejos y a solicitar su ayuda mientras la joven intenta negar lo que de verdad siente por lord Davencourt.

No he podido evitar leer esta novela de un tirón. Los diálogos entre los protagonistas son chispeantes y cargados de tal pasión, que desembocará en instantes cargados de gran tensión sexual cuando, con ayudita incluida, se reúnan en un escenario hasta cierto punto idóneo para la seducción y el acercamiento.

Juliana es en realidad una viuda joven solitaria y aburrida que usaba su provocación y conducta escandalosa como una manera de ocupar su triste vida. Prefería ocultarse tras una máscara de libertinaje y lujuria para ocupar su soledad, que revelar sus verdaderos sentimientos perdiendo el poco orgullo que creía conservar. Poco a poco se empezará a dar cuenta que Martin no es un hombre como los demás y todavía pondrá más ahínco en demostrarle que no es digna de él. Al principio me resultaba una mujer que iba demasiado lejos con sus bromas, a pesar de su aburrimiento y moral. Tras estar a punto de ser pillada en fragante delito la empecé a ver de diferente manera, dándome hasta cierto punto pena por lo que quería demostrar.

Martin es un hombre honesto y demasiado formal. Nunca ha prestado interés por las fiestas, los bailes y otros placeres de la alta sociedad. Y ahora, siendo el cabeza de familia de siete hermanastros, su seriedad es todavía mayor. Le cuesta saber porqué Clara no presta atención a sus pretendientes, porqué Kitty es una jugadora empedernida, porqué Brandon ha dejado sus estudios universitarios. E incluso porqué no consigue terminar con los terrores y las pesadillas de la pequeña Daisy. Y, pese a la conducta escandalosa de Juliana, no siente otra cosa por ella que la de protegerla continuamente. Su personalidad no me ha resultado empalagosa ni aburrida, sino que estaba deseando ver si llegaba a darse cuenta de cómo era la verdadera Juliana. Si era capaz de darle un motivo para que volviera a ser feliz y abandonara su falsa vida de capricho y excesos.

Entre los secundarios nos volvemos a encontrar a Joss y Amy de Un golpe de suerte, Adam y Annis de Atrapada en sus redes y a Richard, hermano de la protagonista de la novela anterior que estaba decidido a dar respetabilidad a Juliana y que aquí encontrará una mujer con la que compartir su futuro. También hay que destacar el papel de la tía Beatrix, decidida a dar a su sobrina el empujoncito necesario para aceptar lo que su corazón quiere evitar.

En fin, una novela que he disfrutado enormemente y que recomiendo con fervor.

La puntúo con un 4.5/5.

-------------------------

Crítica realizada por Mailo

Argumento de Regencia, donde los escándalos estaban mal vistos y una mujer no podía saltarse ciertas normas a la torera. En este caso, Juliana es una de esas mujeres cuya reputación ha salido mal parada. No es para menos, puesto que se ha rodeado de amigos de nada buena catadura. La protagonista es lo que se podía llamar una viva la Virgen, a la que las normas estrictas le importan bastante poco y hasta es capaz de presentase medio desnuda en una despedida de soltero.

Es una mujer que se ha rebelado contra todo, contra su propio padre y contra la sociedad. Las causas son simples: nunca tuvo el amor de su progenitor y su madre les abandonó.

Sin embargo, cuando se encuentra frente a frente con un hombre que la observa con atención, algo se remueve en su interior  empieza a pensar si su modo de actuar es el más lógico, si no está equivocada.

Martin Davencourt, el protagonista de la novela, conoce a Juliana desde hace tiempo. Martin se había sentido atraído hacia esa mujer, aparentemente casquivana, cuando era un adolescente. Y la había dejado escapar. Después, ella se había casado y enviudado y ahora, cuando vuelve a encontrarla, se ha convertido en la comidilla de la sociedad.

Sólo hay una cosa que puede salvar a Juliana de cara al resto del mundo: volver a casarse y convertirse en una mujer que abandone sus dilatadas costumbres. Martin lo sabe y Juliana también.

Particularmente, me enganché de inmediato al personaje de Juliana porque es una mujer que ha sufrido en su infancia, que ha deseado el amor paterno sin conseguirlo, que se ha visto defraudada por su madre. No es extraño su carácter díscolo y poco convencional. Nunca ha creído en el amor porque nunca se lo demostraron. Ni su familia ni sus esposos, muertos los dos.

La narrativa tiene poesía, se trata de un romance precioso y cercano, con un héroe creíble y encantador y una buena descripción de la época.

La autora ha tenido el buen acierto de ir dejándonos ver las causas del comportamiento de la heroína, para que entendamos el motivo de su forma de actuar y después, cómo va cambiando, como el amor permuta su recelo por la confianza. Es un personaje, sin duda lleva el peso de la novela, bastante problemático, con muchas dudas, pero que se hace querer apenas asoma a las páginas del libro.

Si a todo eso se le une la forma estupenda de narrar de Nicola Cornick, estamos ante una novela interesante, entretenida, de las que hacen pasar un buen rato y nos dan una muestra de hasta dónde puede cambiar una persona teniendo a su lado a alguien que la ama.

Para mí es un libro muy recomendable.

 

Últimos libros añadidos

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras